Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

La vida de los campamentos petroleros de Tierra del Fuego se exhibirá durante cuatro meses en Santiago

Por La Prensa Austral Lunes 12 de Diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
750
Visitas

Desde hace tres años, los investigadores Pía Acevedo y Carlos Rojas se encuentran trabajando en el rescate del patrimonio industrial de Tierra del Fuego. Recorrieron los principales campamentos que Enap estableció en la zona, se reunieron con ex trabajadores y sus familias, recopilaron todo tipo de materiales, lo que quedó registrado en un libro. Pero la puesta en valor de este patrimonio no quedó ahí, por lo que ambos están próximos a presentar dos iniciativas ligadas a esta investigación.
A través del Instituto de Estudios Patrimoniales están organizando para el miércoles 14 y jueves 15 de diciembre, en el Museo Histórico Nacional de Santiago el segundo Coloquio de Patrimonio Industrial, iniciativa que busca compartir iniciativas de patrimonio industrial en distintas regiones. Y tras el cierre del encuentro, el jueves, a las 19,30 horas se inaugurará la exposición temporal “Enapinos. Los campamentos petroleros del Fin del Mundo”, iniciativa promovida por el Instituto de Estudios Patrimoniales, que pone a disposición la investigación histórica, y que cuenta con el financiamiento del Museo Histórico Nacional en el diseño e implementación museográfica y de Enap en el traslado de objetos para la muestra, que estará abierta hasta marzo de 2017 en ese espacio, ubicado en Plaza de Armas 951.
“Uno de los aspectos importantes de esta exposición es que cuenta con cuatro grandes hitos, que no se relacionan solamente con lo productivo de Enap, sino que con lo cultural e identitario, asociada a esta industria, un poco lo que venimos haciendo en el libro; no solamente que el petróleo se relaciona sólo a la extracción de recursos naturales, sino que genera una sociedad y una comunidad en función de esa extracción. La muestra cuenta con cinco grandes hitos: el despliegue urbano y descubrimiento, así como la creación de Enap; el otro es deporte, cultura y vida cotidiana en los campamentos petroleros y otro hito que se llama ser niño enapino. El siguiente hito se refiere a los campamentos como patrimonio vivo y el último, los testimonios asociados a ex trabajadores de haber vivido en esos espacios; es una muestra muy identitaria y que surge de las personas. Alrededor del 40-50 por ciento del material (fotografías, boletines, revistas y objetos) y mucho de eso fue facilitado por familias”, explicó Pía Acevedo.
Pero, ¿no era mejor mostrar primero todo este trabajo en la región y después en Santiago? Ante ello, Acevedo respondió que “no fue al azar ni por comodidad montar primero en Santiago, sino que creemos que esta muestra merece salir de Magallanes para mostrarse en otros lugares, porque acá tiene una posición muy importante y consolidada, pero en el resto del país, hay una parte importante que incluso desconoce que en Chile hay petróleo. He mostrado libros a personas y nos preguntan, entonces decimos que 70 años del descubrimiento del recurso en el país, merece que tenga al menos una pasada por la capital”. Sin embargo, añadieron que como esta muestra tiene carácter itinerante, esperan presentarlo en Punta Arenas en 2017.
Proyecto con la Umag
Ligado siempre a este rescate patrimonial, los investigadores se vincularon al Nodo de Turismo de Tierra del Fuego, dirigido por Alejandro Núñez y Marcelo Noria en el Centro Umag Porvenir para llevar adelante el proyecto “Catastro de bienes patrimoniales en Tierra del Fuego para un EcoMuseo”, con financiamiento del gobierno regional a través del FNDR 6% Cultura. El objetivo central es articular de manera integral la puesta en valor del patrimonio cultural y natural hoy diseminado por Tierra del Fuego, promoviendo un turismo responsable y sostenible en el tiempo, catastro que en su primera parte incluirá las comunas de Primavera y Porvenir. “La propuesta general es ver la factibilidad de pensar el territorio de Tierra del Fuego, toda la provincia y sus bienes patrimoniales, bajo una estructura general de planificación, que en términos museológicos es un EcoMuseo, cuya característica principal es que no están cerrados, no son edificios, sino que el territorio es el edificio y las colecciones o muestras no son los objetos que están en vitrina, sino que son el patrimonio que está en la región. Este estudio está hecho en ese marco, fundamentalmente para después pensar de qué manera puede ser utilizado responsable y sustentablemente bajo la lógica del turismo, que es algo que se está potenciando harto en Tierra del Fuego. Entonces draga aurífera de Russfin, está aislado y no puesta en valor; Pingüino Rey patrimonio natural, pero también aislado; uno piensa en los campamentos petroleros, como Cerro Sombrero, que es patrimonio histórico, también aislado; pero qué pasa si hacemos un catastro, lo juntamos y lo pensamos de manera integral. Entonces Primavera puede tener un relato en torno al pasado petrolero y Porvenir algo vinculado a la ganadería. Y lo que está pasando ahora, como no hay un ente de gestión integrado, las comunas de Tierra del Fuego están ‘compitiendo’ con ese relato, y la idea es que esto sea colaborativo”, explicó Carlos Rojas.
A su vez, Pía Acevedo profundizó en esta visión que tienen, exponiendo que “en Chile está muy instalado el concepto de que el patrimonio está asociado a lo paisajístico, entonces en distintas instancias he escuchado que para qué vamos a ver el patrimonio cultural de Chile, eso se lo dejamos a Perú, Bolivia, Brasil, nosotros no, y eso es totalmente cuestionable. Lo mismo pasa en Magallanes ¿cuál es el atractivo? Torres del Paine. Efectivamente lo es, pero hay muchos que pueden ser visitados e integrados a la visita de cualquier turista, que también pueda conocer el desarrollo industrial, el desarrollo minero, el desarrollo cultural y aborigen, pero no hay mucha consciencia de ello”, manifestó.
Por lo mismo, concluyó Carlos Rojas, es importante que estén vinculados con la Umag en este proyecto, porque “la universidad como institución, la academia y gente que hace investigación, tiene ahí un desafío súper importante, y una responsabilidad de potenciar lo que hacen las comunidades locales, en este caso Porvenir y Primavera, que si bien a veces los gobiernos locales tienen las intenciones, muchas veces falta esta posibilidad de generar conocimiento serio y académico del tema”.