Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Las Tres Horas de Natales cobra la vida de destacado deportista de 22 años

Por La Prensa Austral Lunes 19 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
6.157
Visitas

Accidente se desató en el circuito de la tradicional prueba tuerca, cuando el coche que manejaba José Gatica González, quien llevaba de copiloto a su hijo, Eduardo, se despistó, colisionando con otro móvil.

El destacado joven deportista natalino, Eduardo Gatica Barrientos, de 22 años, dejó de existir este domingo producto de las graves lesiones sufridas al salir despedido del auto en el cual competía en la prueba automovilística Las 3 Horas de Puerto Natales. El coche donde viajaba como copiloto, se despistó, colisionando con otro coche en competencia.

La tragedia se desató alrededor de las 15,05 horas en la bajada del cerro Pancho, en el sector conocido como el segundo salto. En ese lugar el vehículo Renault Clio (de una categoría mayor) conducido por José Gatica González, quien llevaba como copiloto a su hijo Eduardo Gatica Barrientos, adelantó a uno de los coches en competencia de una categoría menor. Se trataba del auto en competencia Nº55, un Hyundai conducido por Andrés Melgarejo, quien llevaba como copiloto a Julio Mancilla.

Al realizar la maniobra de adelantamiento -de acuerdo a testigos- ambos autos se habrían topado, haciendo un trompo. Mientras el Hyundai de Melgarejo se detuvo sobre la pista, el auto de José Gatica se salió de la ruta en línea recta hasta chocar con el alambrado, donde comenzó a dar vueltas (por lo menos dio seis giros sobre su eje), trayectoria en la que salió eyectado del móvil Eduardo Gatica. El auto de competición Renault Clio finalmente se detuvo a 150 metros de la recién asfaltada Ruta Y-315 (antes era el tramo de ripio del circuito) con su carrocería destrozada y con su piloto en el interior.

El copiloto fue trasladado de inmediato en una ambulancia del Samu al Hospital Augusto Essmann, donde ingresó a las 15,35 horas. Durante el trayecto comenzó a ser reanimado por los paramédicos, maniobras que continuaron en el centro asistencial sin resultados. Pasadas las 16 horas sus familiares fueron informados del trágico desenlace, lo que dio lugar a profundas muestras de dolor, especialmente de su madre, quien había perdido con anterioridad a otros de sus hijos, José Gatica Barrientos, en esos momentos de sólo 16 años, cuando el 25 de marzo del año 2000 falleció ahogado junto a su tío, Gerardo Gatica González, de 36 años, en la laguna Diana (al sur de Puerto Natales) donde se encontraban practicando pesca deportiva.

También llegó hasta el hospital Jorge Gatica Barrientos, hermano mayor del joven fallecido, quien en esos momentos también se encontraba compitiendo.

A raíz del fatal accidente, la organización puso inmediato término a la prueba automovilística, la cual llevaba transcurrida una hora 35 minutos.

En el sitio del accidente trabajó personal de la Unidad de Rescate del Cuerpo de Bomberos, que logró extraer desde los fierros a José Gatica González, quien junto al conductor y copiloto del segundo vehículo fueron evacuados hasta el hospital natalino. En el centro asistencial, tras ser revisados por el médico de turno, fueron dados de alta, debiendo los pilotos entregar su declaración ante Carabineros, antes de ser enviados a sus respectivos domicilios.

Joven destacado

Eduardo Gatica se estaba haciendo de un nombre en el deporte. En 2014, junto a su padre -igual que en esta ocasión- compitieron en Las Tres Horas de Puerto Natales ganando la general del tradicional evento tuerca, siendo los primeros natalinos en conquistar dicho cetro.

En agosto de este año, el malogrado joven se había titulado campeón en su categoría en el evento internacional de Karate, Copa Daigo Oishi, disputado en Buenos Aires.

Su participación en el evento internacional fue posible al ganar su categoría en el nacional de karate Sokyo Kushin que se realizó en Santiago en los primeros días de julio.

El joven, de 22 años, cinturón azul, integrante de la academia Sokyo Kushin, ganó en Buenos Aires la categoría adulta de 70 a 80 kilos.

Ayer, en el hospital natalino, su sempai, Francisco Valderas lo recordó como “siempre alegre; su eterna sonrisa era su principal característica”.

Los restos del infortunado joven fueron enviados al Servicio Médico Legal para la autopsia de rigor, la que se practicará hoy para posteriormente su féretro ser entregado a su familia.