Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Ley de Fomento al Reciclaje: tareas para Magallanes

Por La Prensa Austral Sábado 23 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
234
Visitas

Germaynee Vela-Ruiz
Investigadora Centro
Regional Fundación Cequa

 

Durante esta semana recibimos con alegría la noticia de que el Congreso Nacional despachó en su trámite final la esperada Ley de Fomento al Reciclaje. Iniciativa legal esperada hace años, y que pretende formalizar la industria del reciclaje en nuestro país, responsabilizando a los  fabricantes y empresas de ciertos productos a organizar y financiar la recuperación y gestión de residuos, derivados de éstos. La ley considera que los productores o importadores de los seis productos que se consideraron como “prioritarios” deberán ser responsables de éstos una vez termina su vida útil. Estos productos son los aceites lubricantes, aparatos eléctricos y electrónicos, pilas, baterías, envases y embalajes y neumáticos.

Esta ley espera generar un profundo cambio en el manejo que actualmente se da a los residuos en nuestro país, y enfrenta importantes desafíos para ser implementada. Especialmente cuando el manejo de residuos es una tarea que aún se enfrenta de forma precaria en muchas regiones de nuestro país, y que requiere de un fuerte cambio cultural en términos de las responsabilidades que implican para cada uno de los involucrados en el proceso: es decir productores, consumidores y responsables de su disposición final. En este sentido, la gestión de residuos es un tema en el que todos participamos y somos responsables.

A partir de la promulgación de esta ley, debería generarse un trabajo profundo con los productores e importadores de los seis “productos priorizados”, pero también debería ir acompañado de una mejora en la gestión municipal, incluyendo formalmente el reciclaje dentro de los sistemas de recolección de residuos y reemplazando los tradicionales “vertederos” que tenemos en nuestra Región, por sistemas modernos de rellenos sanitarios, que permitan reducir los impactos ambientales que genera la disposición final.

Finalmente, los ciudadanos somos eslabones importantes ya que es necesario un cambio de actitud personal que priorice por ejemplo: la compra de productos ecoetiquetados, la reducción de residuos, la reutilización y el reciclaje como conductas que sean implementadas cotidianamente. En este sentido, los avances que se han tenido con el desincentivo al uso de bolsas de plástico en las comunas de Natales y Punta Arenas, creo que demuestran que apoyados por programas de educación ambiental, es posible con acciones simples mejorar el comportamiento ambiental de los ciudadanos.