Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Licitación de Centro de Visitantes del Instituto de la Patagonia se declaró desierta y pasa a fase de reajuste presupuestario

Por La Prensa Austral Lunes 8 de Agosto del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
285
Visitas

Roberto Martínez Arriaza
rmartinez@laprensaaustral.cl

Un nuevo traspié experimentó recientemente la construcción del prometedor Centro de Visitantes del Instituto de la Patagonia, luego de que la segunda licitación para la fase constructiva tuvo que ser declarada desierta, principalmente por un problema de los recursos asignados por el gobierno regional, los cuales no coincidirían con los costos de metros cuadrados calculados para la Región de Magallanes.
El proyecto que abarca una extensión de aproximadamente mil metros cuadrados está destinado a la atención de público y a dar una mejor recepción a los turistas, pretendiendo aumentar de 8.000 a 40 mil visitas anuales, cuya primera etapa se inició en 2009 y fue propiciado por el intendente de aquellos años, Mario Maturana, luego de que el Consejo de Fomento de Magallanes viera al Instituto de la Patagonia como un potencial aliado para generar cambios en el área económica y en la actividad turística de la región.
“Actualmente, el monto que asignó el Consejo Regional es de aproximadamente 1.200 millones de pesos, cifra que no alcanzó en los cerca de mil metros cuadrados de construcción, que si bien es cierto no es excesivamente compleja pero sí requiere de cierta calidad en algunas partes, pero sale bastante superior a ese monto que el Core nos asignó en función de lo que nosotros pedimos, entonces lo que tenemos que hacer ahora es un reajuste del presupuesto, presentárselo al Core, para que vean la factibilidad o no de reasignar recursos y en eso la Dirección de Arquitectura está manejando el tema como parte integral del proyecto”, explicó el director del centro científico regional, Carlos Ríos Cardoza, quien aseguró confiar en que las autoridades de la región apoyen el reajuste que se necesita, agregando que “es un tema que nadie tuvo la proyección correcta de pensar que los precios de construcción por metro cuadrado iban a subir de una manera impredeciblemente alta y así pasó”.
Readecuando los
costos reales
“La Dirección de Arquitectura del Mop, que ha sido la parte fundamental del proyecto para ir mejorándolo y empujándolo ha tenido que retomar el trabajo que no es menor y estamos en estos momentos readecuando los costos reales y también considerando otras partes del proyecto que no estaban consideradas hace siete u ocho años, como por ejemplo tener acceso para discapacitados, que hace un tiempo no era bastante abordado y ahora es un tema obligatorio, y no solo los accesos sino que los baños, las puertas, y son cosas que encarecen los costos aunque no de manera significativa, es un costo adicional y fuera de eso también hay que adecuar los requerimientos tecnológicos a las cosas que están vigente hoy día”, añadió.
Aclaró que a pesar de la situación de la restructuración del megaproyecto, se ha avanzado en la construcción del espacio para la biblioteca virtual que -según sostiene- es un complemento del Centro de Visitantes, el cual se está edificando con recursos propios de la Universidad de Magallanes, lo cual estaba incluido en el complejo inicial. No obstante, Ríos determinó que si las etapas se van concretando como se está planeando, el nuevo complejo estaría concluido en dos años más.
“Si nosotros tenemos la oportunidad de presentar esto reajustado y todo funciona idealmente con los tiempos que existen actualmente con todas las partes administrativas que son usuales en este tipo de proyectos, debería estar listo en marzo de 2018”, enfatizó.
El Centro de Visitantes comprende en sus planes de infraestructura un paraninfo de conferencias, un hall de entrada, una cafetería, un puesto de ventas, una sala de exhibiciones permanente y un espacio de exposiciones temporales, en las cuales se pretenden mostrar las colecciones más importantes del centro investigativo, como también de diferentes museos y universidades, en temas referentes a biología, ciencias sociales, entre otras materias.
Avances en el laboratorio
Entre los planes que el director del Instituto de la Patagonia adelantó a inicios de 2016 destacaba la construcción de un laboratorio de hidrodinámica ambiental, el cual apuntaría a generar las condiciones para simular y modelar las características de los actuales sistemas acuáticos de Magallanes, proporcionando información y datos destinados a apoyar obras de infraestructuras que van desde puentes a centros portuarios.
En ese sentido, afirmó que el proyecto está en una etapa bastante avanzada, lo cual reafirmó con bastante entusiasmo que “nos tiene bastante contentos”.
“Afortunadamente esto ha superado todas las barreras administrativas y todos los cuestionamientos que hay para este tipo de proyectos. Está aprobado también por el Core y nosotros tenemos ahora la confianza de que los cálculos hechos para los metros cuadrados que se requieren fueron los correctos, o más o menos los correctos, de tal manera que ahora entra a fase de licitación y debería estar en las próximas semanas el llamado, de tal manera que eso debería comenzar a construirse en enero o febrero del próximo año”, señaló conforme.
Centro de biodiversidad
Sin embargo, uno de los anhelos que se pretendía consolidar a mediano plazo apuntaba a constituir el centro regional de biodiversidad terrestre y acuático, idea que estaba enfocada en lo que ha sido la línea tradicional de investigación del instituto, y que desafortunadamente “quedó un poco desfasado” del concepto original.
“Ese centro no ha tenido el desarrollo que nosotros pensábamos o que pretendíamos, porque las políticas con respecto de la biodiversidad han tenido cambios bastante significativos y por lo tanto hemos tenido que readecuar el concepto del proyecto. Habíamos quedado un poco desfasados en relación a lo que requiere la región para presentar un proyecto que colabore con los planes de desarrollo regionales más que sea una carga para Magallanes, pero tenemos que manejar el concepto desde otras perspectivas. La idea quedó en la fase conceptual y cuando íbamos a comenzar las conversaciones para ver si esto tenía algún aporte concreto para la región nos dimos cuenta que el tema sobre la biodiversidad se amplió notablemente y hay una institucionalidad ahora que se hace cargo de estos asuntos”, reconoce, estableciendo que se está trabajando en readecuar la idea del proyecto para idear una propuesta concreta al gobierno regional “y no tan ambigua como la que teníamos”.
Parque Bernardo O’Higgins en la mira
“Estamos evaluando la posibilidad, aunque aún está en un plano de conversaciones”, se atrevió a consignar Carlos Ríos, consultado por otros proyectos en los que apunta la del futuro del distintivo instituto que comanda, señalando que se está trabajando en conjunto con la Universidad de Concepción para realizar investigación en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins.
“Hay una potencialidad que tiene que ver con el parque Bernardo O’Higgins en términos de biodiversidad, y que estamos trabajando con la Universidad de Concepción ya que la Umag está muy interesada en poder desarrollar algo en conjunto en aquel parque. Es un tema mayor que involucra muchos aspectos, no solamente de la naturaleza sino que también de los pueblos originarios, por lo tanto es un tema muy sensible que hemos seguido manejando con mucho cuidado. Esa es una perspectiva que podría ser para nosotros interesante y lo que a nosotros nos correspondería sería hacernos cargo de todo lo que es la biodiversidad del área, particularmente en los ambientes marinos mediante trabajos de investigación, levantamiento de información, de catastros que es lo que ha hecho siempre el instituto al menos en su área de biología”, puntualizó.