Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Lidia Paredes Cid, integrante de la Agrupación de Vivienda “Renacer”: “Desde hace veinte años hemos seguido todo el protocolo para que los terrenos del Regimiento Pudeto sean cedidos”

Por La Prensa Austral Sábado 16 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
414
Visitas

La vecina afirmó que si la franja de 8,5 hectáreas que el Ejército dispuso enajenar es adquirida por
el gobierno, se debería priorizar por adoptar soluciones habitacionales a quienes viven cerca del sector.

Llevan aproximadamente veinte años demandando una franja de terreno de 8,5 hectáreas aledaña al Regimiento Pudeto y que el Ejército enajenará en un proceso de licitación privada.

Si bien, han vivido históricamente en la población Calixto, en el intento de independizarse de sus familiares, no han logrado obtener vivienda propia, a pesar de haber cumplido con diversos trámites exigidos por el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu). Eso, les ha llevado a asociarse en la Agrupación “Renacer”, la cual -bajo el alero de la junta de vecinos Nº14- les ha permitido, establecer redes de asociatividad, para lo que denominan “la lucha por obtener una casa”.

Enterados que el pasado 9 de marzo, al menos cuatro personas pertenecientes a agrupaciones de Derechos Humanos (lideradas por el ex huelguista Manuel Aguilante Barrientos) pidieron formalmente al Ejército de Chile, la posibilidad que los terrenos que la entidad castrense resuelva enajenar sean cedidos a personas que sufrieron vejámenes tras el Golpe de Estado, los vecinos de la Agrupación “Renacer”, cuestionaron dicha petición.

“Desde hace veinte años hemos seguido el protocolo para que los terrenos del Pudeto sean cedidos. No nos hemos saltado ningún trámite y nadie puede decir que no hemos tocado todas las puertas de distintos servicios públicos. Y lamentamos que personas que dicen representar a agrupaciones de Derechos Humanos, pretendan saltarse muchos trámites que nosotros hemos hecho por casi veinte años, en relación a la obtención de una vivienda. No decimos que sus demandas no sean justas, pero perfectamente podrían haber hablado primero con nosotros el asunto, para hacer una fuerza común”, precisó Lidia Paredes Cid, quien arrienda en la población Calixto, integrando hace ocho años la Agrupación para la Vivienda “Renacer”.

Sus palabras son avaladas por Erika Marín Báez, quien vive junto a su hija y nieta, arrendando hace quince años, dos piezas en la misma población.

“Yo entiendo que las Agrupaciones de Derechos Humanos exijan una vivienda, pero por respeto a nosotros, ellos debieron haberse acercado a conversar, para así aunar criterios sobre una sola demanda común, que es la obtención de una casa. En buena unión se arreglan las cosas, pero ellos no nos consideraron en esa petición y actúan sólo pensando en ellos. Nosotros afirmamos que todos tenemos derecho a un hogar, porque además todos sufrimos mucho, desde que se instauró la Junta Militar”, expresó Erika Marín.

Cuestionamientos
al intendente

Las pobladoras Lidia Paredes y Erika Marín, dieron a conocer además sus reparos respecto a las declaraciones que el intendente Flies vertió públicamente a La Prensa Austral el pasado martes y en donde la autoridad regional afirmó que “en ningún caso los terrenos del Regimiento Pudeto estaban planificados para desarrollo habitacional”.

Para las pobladoras las palabras de la autoridad, descartan de plano, las posibilidades que sí ha expresado el propio Ejército, cuando en otras comunas del país, ha cedido terrenos, basándose en las disposiciones contenidas en el Acta de Chena.

“Lamentamos que las autoridades regionales y en especial el intendente Flies no nos haya dado respuestas claras. Hemos seguido en todos estos años una sola línea, que ha sido la lucha por la obtención de una vivienda. Se han convocado asambleas -coordinadas por el vecino Manuel Barrientos Ascencio- sin que el intendente haya asistido a las mismas. Sin embargo, sabemos que las agrupaciones de Derechos Humanos han tenido entrada directa con él (refiriéndose a Flies). Nos piden que agotemos el diálogo y las vías formales, nunca hemos levantado una huelga o dirigido una toma de terreno, porque pensábamos que la vía del diálogo era la correcta. Pero parece que así, las cosas no funcionan”, afirmaron las integrantes de la Agrupación “Renacer”.

“Saltarse los trámites”

Luis Gómez Levín, preside la Agrupación de Vivienda “Renacer”. Afirma que hay a lo menos unas cincuenta personas que en la población Calixto están a la espera de una vivienda, razón por la cual expresó que no renunciarán a la petición de que los terrenos de la franja ubicada en prolongación de las calles Zenteno y Fagnano sea destinada a personas que no cumplan con los trámites que a ellos, si se les ha exigido.

“Nosotros sabemos que las heridas del golpe militar quedaron abiertas y todos la sufrimos. Sin embargo, sorprende que habiendo tanta gente que necesita una vivienda, hayan personas que quieran ser beneficiadas por la puerta ancha para adquirir una casa. Nosotros somos trabajadores que vivimos con el sueldo mínimo, pagamos arriendo, llevamos veinte años demandando por una vivienda y jamás nos hemos saltado un solo trámite”, afirmó Gómez Levín.

Refrendado por Jessica Vargas Cayún -otra de las socias que integra la Agrupación “Renacer”- los pobladores añaden que no ha sido fácil el proceso de conversación con ninguna de las autoridades que han liderado en veinte años, las diversas administraciones gubernamentales, destacando a la jefa del Serviu, como una persona prácticamente inaccesible al diálogo.

“Lo grave sería que si el Serviu adquiera esos terrenos y se priorice por otorgar beneficios a personas que sólo demandan derechos políticos, pasando a llevar toda la tramitación que nosotros hemos llevado adelante en todo este tiempo, considerando además que somos hijos y nietos de personas que históricamente se asentaron en la población Calixto. De hecho, la jefa del Serviu (en alusión a Hina Carabantes), ha sido enfática en señalarnos que no porque arrendemos al lado de esa franja, vamos a tener acceso a vivienda en ese lugar, porque hay incluso personas -que antes que nosotros- están esperando por una casa”, afirmó Vargas Cayún.

En ese punto, la pobladora afirmó que espera que si se llegara a canalizar una distribución de viviendas, esperan que -a lo menos- se obre de la misma forma en la exigencia de trámites para todos.

“No somos egoístas y esperamos que si ese terreno se regulariza para vivienda, todos tengan el derecho a optar a ese sueño. Sin embargo, si a nosotros -que estamos al lado- se nos ha exigido tanto, por veinte años, injusto sería que las agrupaciones de derechos humanos se instalaran con un trabajo hecho por otros”, sentenció.