Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Los perros gobiernan en un territorio de tres millones de ovejas

Por La Prensa Austral Sábado 4 de Febrero del 2017

Compartir esta noticia
276
Visitas

Caín, Chubasco, Corbata, Criollo, Tobi, Amigo, Listo, Cadillo son algunos de los nombres que se repiten entre los perros ovejeros que habitan en la Patagonia chilena. 

Varios tienen aspecto fiero, pero todos son dóciles, obedientes e imprescindibles en las tareas ganaderas. En medio de la lenga, el coigüe, el ñirre y la tundra austral, acostumbran a comer una vez al día y casi no beben agua cuando trabajan, para nunca separarse del rebaño.  

Los perros poseen gran resistencia física, pueden recorrer 50 kilómetros al día y tienen un instinto innato para el pastoreo.

Durante el año, principalmente en los meses de enero y febrero, las municipalidades rurales de Magallanes realizan competencias de perros. Siempre ganan los canes más diestros que logran pasar a un piño de seis ovejas por un puente con una manga, luego encerrarlas y, nuevamente, sacarlas para trasladarlas a otro corral.  El jurado mide el tiempo y limpieza de los movimientos. 

Silbidos cortos y agudos son las únicas instrucciones que reciben los canes para ordenar y trasladar los piños de ovinos. 

En la foto, un viento suave recorre la estepa, extendida como una alfombra infinita.  En medio de esa soledad, el ovejero Nicolás Levill, 23 años, silba y su perro Caín rodea veloz el piño de ovejas. Incluso las más rezagadas siguen hipnotizadas los ladridos.

La actividad es cotidiana, en un territorio con casi 3 millones de ovejas.