Necrológicas

Madre colombiana denuncia nueva discriminación contra hijo estudiante

Por La Prensa Austral Jueves 11 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
2.188
Visitas

“El país de nosotros es el peor que hay y no les pasó nada, y vienen acá y en menos tiempo les ocurre todo esto”, advirtió.

Un nuevo hecho de discriminación denunció una familia colombiana, que en el último mes ha vivido dos situaciones desagradables en Punta Arenas, que los hacen reflexionar sobre su permanencia en la ciudad. Luz Angélica Vásquez, madre de Carlos Caicedo (quien se recupera de un ataque con arma blanca con 18 años recién cumplidos) y de Kevin, 16 años, quien el martes volvió a sufrir con la discriminación en las afueras del Centro de Educación Integral de Adultos (Ceia).

La mujer, que lleva seis años viviendo en Punta Arenas, envió una carta a La Prensa Austral, denunciando este último hecho, cuestionando con dureza la poca capacidad de reacción que tuvo Carabineros, lo que la hace sentir una fuerte sensación de inseguridad y vulnerabilidad. Según su testimonio, todo se inició cuando su hijo fue increpado en las afueras del Ceia por el mismo grupo de jóvenes que atacó el 19 de julio a Carlos Caicedo.

“Como yo también estaba en el establecimiento, mi hijo me alerta que lo estaban acosando, trataron de golpearlo y lo tenían encerrado entre un grupo de muchachos, salgo a la calle y estos muchachos escapan del lugar. Como madre sentía que mis hijos están vulnerables a este tipo de situaciones, sin pensarlo corrí tras de ellos, y los atrapé a las cinco cuadras. Preocupada, llamé a Carabineros para dejar la constancia de los hechos. Para mí fue la sorpresa que el mismo funcionario que tomó el procedimiento el día 19 cuando mi hijo fue apuñalado, hoy (el martes) atendía mis descargos”, inició su relato la mujer. Y aunque esta coincidencia podría haber significado un beneficio para ella, debido a que el funcionario conocía el caso, eso no sucedió según indicó Vásquez.

“Atendió mis palabras, pero me dijo que como estamos en presencia de menores de edad, 16 años, los dejó ir. Me pregunto, ¿en qué está la detención por sospecha, llamada hoy control preventivo de identidad, nueva ley aprobada en el Congreso y, que actualmente está en funcionamiento, donde las personas han de ser controladas y si son menores de edad, deben ir a un cuartel de Carabineros y retirados por sus padres o tutores?”, cuestionó Luz Angélica Vásquez en la misiva dirigida a nuestro medio.

Al ser contactada por La Prensa Austral para que abundara en detalles, la mujer manifestó molesta que “como nosotros somos extranjeros, sentimos que la ley no nos apoya. Porque si hubiera sido un colombiano que se lo ofrece a un chileno, ya habrían volteado todo Punta Arenas buscando al cristiano, pero como fue un chileno el que agredió a un colombiano, todo quedó ahí”.

Aumenta temor

La ciudadana del país cafetero emplaza a las autoridades a que tomen medidas con este asunto que los afecta, ya que sienten que la sensación de miedo en ellos aumenta, mientras que quienes discriminan, no son sancionados. Para ayer la agrupación de ciudadanos colombianos tenía programada una visita a la gobernación, organismo que ha mostrado su preocupación ante este problema, encuentro que no obstante, quedó postergado por la ausencia de una de sus integrantes. Pero la unión ha ido en aumento, como quedó demostrado en la manifestación que se realizó hace un par de semanas.

“A pesar que hicimos esa manifestación en la Plaza para que hubiera una paz, nada, porque los ‘pelaos’ (por sus hijos) lo que quieren es huir y yo no sé hasta dónde va a llegar esta situación, porque me siento muy incómoda como madre. Mi hijo dice que se quiere ir a toda costa, y ahí me tocaría irme con ellos a pesar de que los traje para acá diciéndoles que esto era muy bueno, que no había problemas. Ellos salieron dos veces a querer hacer amistades y mire la sorpresa que se fueron a encontrar. El país de nosotros es el peor que hay y no les pasó nada, y vienen acá y en menos tiempo les ocurre todo esto”, reflexionó finalmente la madre de esta familia colombiana, que seguramente sólo podría reír si escucha ese vals que reza “y verás como quieren en Chile al amigo cuando es forastero”.