Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Más de $25 millones cuesta al municipio el arreglo de refugios peatonales urbanos

Por La Prensa Austral Sábado 18 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
209
Visitas

Fue en enero de 2014 que más de veinte refugios peatonales fueron instalados en diversas calles de Punta Arenas. La construcción de dichos  paraderos implicaron una inversión que superó los 296 millones de pesos, con fondos provenientes del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, a través de la llamada Ley Espejo del Transantiago. La ejecución de las obras en la comuna, correspondieron a la empresa Maestranza Ingeniería Carlos Bahamonde Gallardo y formaron parte de una licitación destinada además a demarcación de señalética y mejoramiento de aceras, entre otras.

El diseño tipo refugio fue ajustado a las necesidades imperantes en la comuna, donde la rigurosidad climática -presente prácticamente durante todo el año- dio lugar a que dichas infraestructuras fueran planteadas, enfocándose en las necesidades de aquellas personas que no cuentan con un transporte propio para desplazarse en la ciudad, debiendo esperar locomoción colectiva a diversas horas del día.

Es por ello que los rayados y rotura de los acrílicos que desconocidos han provocado en los refugios peatonales, han generado un rechazo general, tanto en la comunidad como en las autoridades comunales. El jefe de la dirección municipal de Tránsito, Sergio Oyarzo Alvarez, informó a La Prensa Austral que “la limpieza y reparación de daños de los refugios, ha implicado para el municipio un desembolso de recursos que oscila entre 25 a 30 millones de pesos, correspondiéndole a la dirección municipal de Operaciones asumir las tareas de reparación”, hecho que significa un despliegue de personal, a partir de hechos delictuales, cuya autoría es desconocida.

Cabe precisar que al interior del Concejo Municipal este tema ya ha sido planteado en varias oportunidades, a razón que en forma creciente se ha atestiguado el destrozo de diversos bienes de uso público, entre los que se cuentan refugios peatonales y señalética de tránsito.