Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Maximiliano Rusconi, abogado y académico argentino: “Chile tiene que esforzarse mucho para que llegue a los niveles de corrupción que hay en Argentina”

Por Nicolás Ulloa Domingo 7 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
167
Visitas

– Profesional invitado por la Fiscalía Regional de Magallanes abordó con abogados de la plaza la persecución penal de delitos funcionarios y de corrupción.

Dedicado gran parte de su vida profesional al espectro académico, el abogado argentino Maximiliano Rusconi ha sido uno de los letrados de mayor renombre en la última década en Argentina, no sólo por su participación docente en las más prestigiosas universidades transandinas, sino que por su avanzado análisis de los problemas dogmáticos y de interpretación del ilícito, pero también trabajando en los procesos de reforma judicial en América Latina. Fue fiscal en su país, pero al ver una persecución desmedida decidió ejercer como defensor, lo que causó revuelo en el país vecino considerando que fue el más joven de los procuradores nombrados en su momento.

Rusconi estuvo en Magallanes invitado por la Fiscalía Regional de Magallanes, oportunidad en la que participó de un foro para dialogar de la realidad judicial y plantear los cuestionamientos inherentes al derecho actual, principalmente en materia penal, subrayando, la persecución de los delitos funcionarios y de corrupción.

– ¿Cómo observa en base a su experiencia la aplicación de la Reforma Procesal Penal en Chile?

– “Si bien no tengo acceso a datos estadísticos, sí puedo decir que Chile fue uno de los países que más tarde ingresó a los procesos de reforma. El arranque fue en Costa Rica. Sin embargo, fue muy interesante lo que pasó acá, ya que, a mi juicio, aprendió de las virtudes y defectos de los procesos ya iniciados y creo que esta frases de ‘los últimos serán los mejores’ sucedió acá en Chile, ya que hoy tienen un modelo para exportar, siendo los funcionarios chilenos voces autorizadas para referirse a estos procesos de reformas”.

– Una frase suya causó revuelo en su momento, en la que señalaba que la culpabilidad nace cuando el poder muere. ¿A qué se refería con dicha cita?

– “Esa frase le encantó al periodista que se la di, fue titular y todo, y se refiere a lo que está pasando en Argentina. La justicia, federal sobre todo, tiene una extrema lentitud para perseguir al poder contemporáneo, es decir, a los funcionarios que se encuentran en ejercicio, y demuestra una enorme velocidad para investigar enseguida a las autoridades salientes. Entonces, toda esa quietud poco transparente se transforma en una velocidad que respeta poco los derechos del funcionario que se va, pasando de ser un sujeto intocable a un sujeto que no puede encontrar ninguna defensa”.

– ¿A qué se puede deber este fenómeno?

– “Esto pasa por una justicia muy sometida primero al poder político y al poder de los medios de comunicación. Estamos viviendo una situación absolutamente crítica en ese sentido, con una persecución de lo que fue el ‘kirchnerismo’ enorme. Quizás que una investigación que avance es una buena noticia, que haya detenciones masivas en causas que estuvieron 5 años sin avanzar, y ahora hay que salir a detener al investigado, y es algo que aprecio aun siendo crítico del ‘kirchnerismo’, y me siento con toda la objetividad para decir que esa cacería muestra una justicia que no tiene una autonomía moral. Preferiría que se persiga con esa diligencia y respetando garantías al poder en ejercicio”.

– ¿Eso se puede lograr?

– “No es tan complicado, y se puede alcanzar nombrando funcionarios que lleguen por méritos propios y no por favores políticos, ya que cuando un funcionario judicial llega por un favor político y el gobierno de turno cree que se le debe el nombramiento, dándole una tranquilidad, comportándose esos funcionarios comprometidos hasta que concluye el poder. Ese mismo funcionario será el que quiera mostrar diligencia cuando concluya el período. Son vitales los mecanismos de selección de los funcionarios, jueces y fiscales”.

– Chile se jactaba hasta no hace muchos años de ser uno de los países menos corruptos de Latinoamérica, pero han estallado diferentes escándalos. Usando el mismo prisma crítico con el que se refiere a la justicia en Argentina, ¿cómo evalúa el destape de la corrupción en nuestro país?

– “No sé si Chile tiene índices de corrupción como en mi país, para llegar al nivel que existe en Argentina van a tener que esforzarse mucho. Pero el hecho que se destapen casos de corrupción, no es una mala noticia, por el contrario, es una muy buena noticia, sobre todo si se destapan en autoridades actuales, eso demuestra la autonomía e independencia del sistema y sus poderes. Si hay corrupción, se persigue, se enjuicia y se condena, el sistema sobrevivirá”.

– ¿Cuáles serían las recomendaciones que podría entregar usted a los persecutores para enfrentar este destape de corrupción que está asolando nuestro país, del cual la Región de Magallanes no está ajena?

– “Una de las cosas que más me preocupa, y lo discutimos en el foro que se hizo acá, es que una de las funciones del persecutor, es la reconstrucción de la verdad histórica, revivir qué es lo que pasó, y lo que hace el fiscal es reconstruir qué ocurrió, pero tenemos el problema que, normalmente, los que realizamos esta labor somos abogados, y no hemos recibido herramientas para investigar el pasado, más tiene un antropólogo, un historiador o incluso un filósofo tiene mejores herramientas que nosotros, sin embargo alguien nos convenció de que somos buenísimos en esto, y es así como nos va, la verdad es que somos bastante malos, generando esto el problema que normalmente se soluciona violando garantías, atropellando al ciudadano, y yo probaría invirtiendo horas en capacitación para aprender a investigar, incluso antes de su nombramiento, y no sólo recibir el cargo y transformarse en investigadores, y eso se aplica para cualquier tipo de delitos, entre ellos, los de corrupción”.