Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

“Me siento respaldado por gran parte de los consejeros que me eligió”

Por Carolina Ruiz Domingo 26 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
153
Visitas

El 14 de julio, Ramón Lobos Vásquez cumplió un año como el primer presidente del Consejo Regional electo por sus pares, dada la normativa que comenzó a regir en 2014.

Una presidencia que ha llevado adelante sin grandes polémicas, hasta la semana pasada, cuando el consejero Roberto Sahr efectuó una solicitud que asombró a gran parte de los integrantes del cuerpo colegiado: saber cuáles eran los procedimientos para el cambio de presidente y secretario ejecutivo del consejo.

Cumplido su primer periodo, Lobos realizó una evaluación de lo que ha sido el trabajo del cuerpo colegiado y señaló que, pese a la solicitud, se siente respaldado por gran parte de sus pares.

– ¿Cuáles han sido los desafíos de este primer año como presidente del Core?

– “Lo primero que tuvimos que hacer fue posicionar esta nueva figura, que la comunidad la reconozca, que las estructuras reconozcan que es distinta a la figura del intendente y que las cosas corren por carriles distintos y eso cuesta hacer que algunos lo entiendan, pero se ha hecho el trabajo. El hecho de que sea un consejero el presidente, a diferencia de antes, marca la intensidad con que se van haciendo las cosas, en el sentido de que antes, cuando el intendente era el presidente del Core, él proponía los temas, la urgencia con que se veía y, de alguna manera, tensionaba el trabajo de lo que se hace en el consejo. El intendente todavía sigue con la facultad de bajar los temas, pero escuchando el trabajo que se hace y planificando en qué momento se va a hacer la revisión de los proyectos, que ya no es tan rápida, en el sentido de que se da tiempo y espacio para hacerlo. Y esa es una de las grandes ventajas y fortalezas de este equipo, porque hay muchas salidas a terreno donde se pueden ver con mayor detalle los procesos de los proyectos y está la posibilidad de actuar con cada uno de los entes y organismos técnicos para poder ir recabando la información, preguntarle a terceros y a los beneficiarios”.

– ¿Cuál cree que es el sello de este consejo?

– “Este consejo tiene una mirada muy social respecto a todo lo que se está haciendo en la región. El hecho de ser elegidos por votación popular le da ese sentido, porque efectivamente a nosotros nos importa la comunidad, porque le estamos rindiendo cuenta permanentemente. La mayoría se desplaza por la comuna y las provincias y de alguna forma somos interpelados por la ciudadanía, por lo tanto podemos tomar las opiniones, las visiones y el sentir de la población. Cuando han venido los ministros, yo les he hecho sentir que es importante que se reúnan con el consejo, porque es la encuesta más barata para saber cómo se está sintiendo la comunidad y lo que está pasando. Uno puede transmitir lo que la gente siente o necesita, que no sé si antes se daba con tanta frecuencia pero el hecho de ser electos nos ayuda en ese sentido”.

– A un año de haber asumido, ¿cuáles cree que son los mayores logros, como presidente y en forma personal?

– “Mi presidencia ha sido puesta al servicio de mostrar lo que es el consejo y qué rol cumple ante la comunidad. Ser la vocería del trabajo que semana a semana se va llevando adelante. En forma personal, es una gran satisfacción. Uno tiene una visión de la región, pero, desde el momento en que uno ejerce este trabajo, puede conocer bastante más lo que es el territorio, pero también la parte humana. Estoy muy contento de lo que la gente es capaz de hacer en Magallanes”.

– Ha habido algunos reclamos de parte de ustedes como consejeros, respecto a que muchas veces no son tomados en cuenta a la hora de estar presentes y participar de las actividades importantes. ¿Hay una deuda pendiente todavía en este sentido de ser reconocidos como autoridades?

– “Más que ser reconocidos como autoridades, lo importante es que nos reconozcan el trabajo que estamos haciendo. Y, por esa misma condición de trabajo, es que es importante que nos consideren y nos hagan partícipe de todas las actividades que se van haciendo, porque significa más información y contacto con la comunidad. Recibir de primera fuente la información es súper necesario para nosotros, conversar, socializar. No es estar presente para ocupar una silla, sino que a la hora de trabajar y difundir somos parte del gobierno, por lo tanto, tenemos que estar y ver qué se está haciendo. De repente, alegamos porque nos quedamos fuera de la mesa y nos enteramos tarde de la situación o muchas veces es como que nos escondieran. Pero lo dijimos en el discurso el año pasado: ‘Señor intendente, llegamos para trabajar, no nos tenga miedo, si en eso no nos perdemos’. Nosotros fuimos todos y cada uno electos para trabajar, no para andar sacando la vuelta”.

– Dentro de los desafíos pendientes, ¿cuál es el principal? A nivel nacional se habla de que faltan facultades, ¿cree que ese podría ser uno?

– “Una de las cosas en la que estamos al debe es toda la evaluación posterior de lo que hacemos. Porque hay evaluaciones desde el punto de vista económico, y una auditoría de procesos que la lleva la Contraloría, pero nos falta la evaluación al año o dos años después de ejecutada la obra, para saber si efectivamente cumplió con lo que se esperaba, es lo que la gente deseaba, hay que hacerle una transformación o si incidió en la calidad de vida de las personas. Creo que esa es la gran deuda y el trabajo pendiente que tenemos que hacer, pero no tenemos las herramientas para eso, no tenemos la capacidad de poder dimensionar el impacto real y eso debe ser más bien una política de corte nacional en el sentido de que los consejos tengan la facultad de fiscalizar, no sólo mientras se está desarrollando una obra, sino cómo impacta”.

– En la semana hicimos un sondeo entre los consejeros respecto a su gestión. Pero más allá de lo señalado, ¿se siente respaldado por sus pares?

– “Me siento respaldado por gran parte de los consejeros que me eligió, además de que muchas de las palabras dichas uno sabe que no son de buena crianza, sino que se han ido dando en el contexto de este año y medio de trabajo juntos. Yo entiendo las críticas al trabajo de cómo se está haciendo, pero de fondo no hay críticas a la persona y yo tampoco tengo ningún reproche personal hacia ninguno de ellos. Porque como decíamos, acá nadie vino a calentar el asiento, cada uno viene a trabajar y eso es lo que se percibe”.

– ¿Cómo le gustaría que se recordara a este consejo?

– “No solamente como el primer consejo electo, sino el que marcó la pauta de cómo es el trabajo, de cómo es el pensar y soñar esta región, porque acá se dio una vuelta de timón respecto al trabajo. No solamente el reclamo, la queja, sino dejar algo tangible para la comunidad”.