Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

“Mi madre ha sido el pilar en mi vida bomberil”

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
611
Visitas

Evelyn Cabrera Campos, primera bombera honoraria de Punta Arenas

En octubre pasado, con 20 años al servicio voluntario en la emergencia, la antigua integrante de la Séptima Compañía Bomba Barrio Arturo Prat se convirtió en la mujer que más tiempo ha permanecido en servicio activo en Punta Arenas.

Nicolás Ulloa García

nulloa@laprensaaustral.cl

No es la primera mujer que forma en las filas bomberiles de Punta Arenas, pero sí Evelyn Cabrera Campos, a sus 42 bien llevados años, ha pasado a ser la primera mujer en obtener el grado de bombera honoraria de la Séptima Compañía, Bomba Barrio Arturo Prat. Siempre con el apoyo de sus padres, Antonio y Antonia, asegura haberse enamorado de la institución, y de paso durante el camino, encontró a quien hoy es su compañero sentimental, sellando dicha relación lo que ella llama una vida bomberil completa y plena.

Magallánica de nacimiento, Evelyn es la menor de dos hermanos, ingresó a Bomberos a los 23 años, en octubre de 1996, cuando la Séptima Compañía era una de las pioneras en incluir entre sus filas a féminas.

-¿Cómo llegaste a Bomberos?

“Por una amiga que me invitó a su bautizo (bomberil) y después a la cena de aniversario”

-¿Cuanto tiempo pasó para que ingresaras a formar parte de la primera línea de combate?

“A finales de marzo del año siguiente terminó mi período de aspirante, con mucho entrenamiento, ejercicios y academias, ahí ya pude tripular el carro”.

-¿Qué fue lo que te provocó el “chispazo” para entrar?

“Cuando uno recién ingresa puede ser por curiosidad, pero con el paso de los meses yo me enamoré de la institución. Me gustó darme cuenta que los bomberos no sólo salen a apagar incendios, sino que hacen academias, ejercicios, otras labores de compañía, cuidar nuestro cuartel; y todas esas cosas me fueron encantando”.

– ¿Qué dijo su familia cuando ingresaste a la institución?

“Mi mamá al principio no me tenía mucha fe, pero igual me dio la venia, lo único que me dijo fue ‘cuídate, que ya tengo suficientes canas’. De hecho, hace poco conversamos de esto y me contó que ella quedaba muy preocupada cuando salía a emergencias, y eso no me lo había dicho nunca, que no podía volver a dormir, tuvieron que pasar 20 años para que me lo dijera”.

-¿Cómo recibe esta revelación hecha por su madre, doña Antonia Campos?

“Con mucha emoción de verdad, recordamos todos estos años, y le dije que yo en cada llamado de emergencia siempre me acordé de su consejo y me cuidaba”.

evelyn_cabrera_desde

Desde el año 2007 que Evelyn Cabrera, además de ser voluntaria del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, se integró al equipo de operadoras que atiende el fono 132 de emergencias.

Doble función en Bomberos

Hace 9 años su vocación por el servicio bomberil le abrió las puertas a Evelyn para llevar un nivel más arriba dicha labor, y convertirse no sólo en un voluntario de las filas, sino que también una trabajadora de la emergencia, pasando en 2007 a formar parte del equipo de operadoras de la central de comunicaciones de la institución.

-¿Cómo ha sido esta dualidad de trabajo, voluntario y remunerado en Bomberos?

“Hermoso, puedo decir que me siento plena con la vida que llevo. Ser operadora es algo hermoso y es un trabajo que yo realmente amo, al igual que ser bombera, que me entrega la satisfacción de cumplir mi vocación de servir y poder ayudar a las personas”.

-¿Cómo se sobrelleva esto de vivir al filo del estrés, como bombera en su tiempo libre y operadora cuando trabaja? Imagino que tendrá que haber alguna manera de relajarse.

“Asisto al gimnasio, practico ‘Body Combat’, intento ir tres veces por semana, y creo que esa es mi línea de escape para desestresarme un poco de lo que es tener que escuchar una llamada de auxilio desesperada e intentar lograr calmar a esa persona. O tener que ver a personas sufriendo porque perdieron sus cosas, su casa, sus animales o de repente a sus seres queridos”.

-¿Qué la motiva a continuar en Bomberos?

“La satisfacción de ayudar. Por ejemplo, hace un tiempo a una señora se le quemó su casa, y me pidió si la podía acompañar adentro para ver si encontraba sus documentos. Días después, nos encontramos y me dio las gracias por eso, y a los bomberos de la Compañía, entonces esos gestos hacen que me sienta pagada”.

evelyn_cabrera

Evelyn Cabrera, con sus 20 años de servicio en la Septima Compañía, Bomba Barrio Arturo Prat, se convierte en la primera bombera de Punta Arenas en llegar al grado de honoraria. Foto Rodrigo Maturana L.

Forjando su historia

-¿Cuál fue la emergencia que marcó tu carrera?

“Recuerdo un incendio en calle Manuel Aguilar con Sargento Aldea, donde fallecieron una mamá, su hija y la nieta, y hasta ese punto, dos años en Bomberos, había preferido no tener que ver los cuerpos de víctimas, no sabía cómo lo iba a tomar, y en esa oportunidad me tocó tapar con una manta los cuerpos. Así que tuve que tener corazón frió y hacer lo que tenía que hacer”.

-¿Cómo se enfrenta o se supera una experiencia así?

“Mentiría si dijera que ese hecho me traumó, lo único que pensé fue valorar más la vida, disfrutarla y no desperdiciarla en cosas vanas, o a veces, despertar sólo de malas”.

-Ha logrado sobrellevar algo tan duro como esa tragedia, ¿hay algo que te haya marcado negativamente dentro de la institución?

“Podría ser el tema de las campañas económicas, ya que uno como bombero espera que la gente te apoye inmediatamente, que coopere o que no te tramite con el sobre, y esas cosas son chocantes (…) la primera vez que salí al barrio Prat, una señora no sólo no quería colaborar, sino que me gritaba cosas, insultos, desde el interior de su casa, a lo que le respondí que no se complicara, que pese a su respuesta, en caso de emergencia, nosotros íbamos a ir a ayudarle. Con el tiempo, tres o cuatro años, me tocó encontrarme con ella, porque un incendio lamentablemente destruyó su hogar”.

-Ha habido momentos tristes, pero ¿tiene alguna memoria que atesore con especial agrado en estos 20 años?

“En 2007, recuerdo que lanzamos un libro, de la historia de la Compañía, de sus 50 años. Fue muy bonito porque tuvimos que recopilar mucha información, me tocó trabajar mucho con los bomberos honorarios, y me pude acercar mucho a ellos, y como luchaban para ganarse su espacio dentro de los bomberos, eso fue maravilloso. Poder contactarme con algunos de los primeros voluntarios, con el primer comité femenino. Después el lanzamiento del libro, y todas estas personas, es por lejos lo mas bonito que me ha tocado vivir, revivir nuestra historia”.

El otro lado de la vereda

evelyn_cabrera_bautizo

En 1997, la novata Cabrera recibió el tradicional bautizo de agua junto a su camarada María Alejandra Nanjari.

La bombera honoraria divide su vida entre su trabajo para Bomberos y su voluntariado para la institución, sin embargo, en 2014, junto a sus padres, le tocó estar al otro lado del teléfono, cuando el fuego quiso hacer presa a su familia en su hogar en la población 5 de Abril. La explosión de una balón de gas dejó herido a su papá, y provocó un principio de incendio.

-¿Cómo fue esa experiencia?

“Uno como bombero muchas veces se plantea ‘qué haría en caso de…’ y yo siempre dije que el día que algo me sucediera, iba a hacer tal y cual cosa, de acuerdo a lo que he aprendido, y así lo hice. Marque el 132, le dí a la operadora las calles de la esquina más cercana, lo dije lo que había pasado y todo lo que se necesita para que despachen los carros de la manera más rápida y mejor posible (…) creo que fue fundamental que me mantuviera tranquila, y creo que eso es algo que más que como bombero, lo he aprendido como operadora, ahí tenemos que lograr transmitir tranquilidad a la persona que llama”.

-¿Le facilita su trabajo de operadora el hecho de ser bombera? ¿se imaginas la emergencia cuando te toca estar en la central?

“Sí, siempre, son siempre los mismos conceptos. O de repente cuando la gente se coloca tan nerviosa, uno puede ir sugiriendo calles, que uno se va a prendiendo como bombero, para facilitar la alerta”.

-¿Es mito o realidad el que ser parte de Bomberos le consume la vida a los voluntarios, y lo termina aislando del resto del mundo?

“En mi caso, a mí me ha absorbido, pero de buena manera, tengo amigos y amigas afuera de la institución, pero evidentemente mi círculo cercano está en Bomberos”.

-¿Cómo funciona el tema del amor en Bomberos, se puede conocer a alguien?

“Sí, claro que sí, mi novio de hecho es el capitán de esta compañía”.

-¿Es complicado llevar una relación con alguien que tiene un grado superior?

“Eso es sólo en la emergencias (suelta una carcajada). En serio, para nada complicado. Nosotros estamos juntos hace 11 años, y hemos ocupados diferentes cargos, entonces entendemos que uno no es que se someta a una determinada persona, sino que a un cargo, te guste o no, obedeces”.

-¿Es difícil ser mujer en Bomberos?

“Yo ingresé creyendo que sí lo sería, pero el machismo desapareció hace mucho tiempo, hoy en día casi en todas las Compañías hay mujeres, entonces a nadie le sorprende ver a una bombera en un incendio”.

-¿Cómo es el trato entre hombres y mujeres?

“Es muy cercano, muy parecido al trato de hermanos, uno tontea con ellos, echa bromas”.

-Es la primera mujer que alcanza el rango de bombera honoraria, tras 20 años de servicio en la institución, ¿quién ha tenido protagonismo durante este tiempo para que no haya decaído el ímpetu?

“La verdad es que cuando yo ingresé, nunca me proyecté en la institución, sino que hasta donde me diera el ánimo, las ganas y el cuerpo. Pero creo que cuando uno ingresa, y te enamora tanto como a mí me pasó, seguiré quizás hasta cuándo, ahora como bombera honoraria, pero participando activamente de mi Compañía, porque me gusta mucho lo que hacemos, quiero seguir compartiendo y sintiendo tantas alegrías con mis compañeros”.

“Y si a alguien tengo que agradecer, es a mi madre (dice emocionada), ella siempre me ha apoyado en todo esto, cada vez que organizamos algo para la Compañía, ella está a la par conmigo, a sus 76 años, es una bombera más sin el equipo de trabajo, ella ha sido mi pilar en mi vida bomberil”.

ademas

Además de forjar hermandad en la institución, la bombera honoraria ha formado un especial familia con su novio Jairo García, capitán de la compañía, y su fiel compañero Danko.