Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

Militar quedó recluido en el Pudeto por violación de una menor; Ejército lo dio de baja

Por La Prensa Austral Jueves 28 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
3.487
Visitas

Graves consecuencias en su vida personal y su quehacer profesional, que de seguro no imaginó, tendrá que enfrentar el cabo segundo de Ejército, Camilo Escobar Méndez, de 27 años, quien durante 2015 habría mantenido una relación sentimental con una adolescente de 13 años. Desde ayer, enfrenta cargos por violación reiterada, quedando sujeto a prisión, medida cautelar que deberá cumplir al interior del Regimiento Pudeto.

Con un encuentro casual, en el centro de la ciudad, comenzó a desarrollarse a mediados del año pasado esta historia, cuando el militar abordó a la menor para conversar, intercambiando números telefónicos, tras lo cual el contacto se mantuvo a través de “Whatsapp”. Las cosas se fueron dando para que, con el paso de los días, comenzaran a conocerse, y entablar una relación sentimental.

Así lo dio a conocer el fiscal jefe Fernando Dobson, quien encabezó este miércoles la audiencia de formalización de cargos en el Centro de Justicia, oportunidad en la que detalló los alcances legales del actuar del imputado, precisando, que al ser una menor de 14 años, el que haya o no dado su consentimiento para un encuentro sexual, no lo exime a él de su responsabilidad en un delito de violación, delito que contempla penas que comienzan en los 5 años y 1 día.

Hechos consumados

De acuerdo a la declaración de la víctima, a lo menos en siete oportunidades habrían mantenido relaciones con su “amigo con ventaja”, yendo juntos a moteles e incluso en una oportunidad en una unidad militar, a la que habían accedido saltando una muralla del regimiento, donde se habría consumado el acto en la habitación del cabo 2º, al interior del pabellón de solteros, aunque esto no fue refrendado por Escobar en su declaración, aunque sí éste confeso que estuvieron en su unidad militar, con el conocimiento de la guardia.

En un comienzo el imputado habría falseado su edad y su nombre para acercarse a la adolescente, pero que con el tiempo le habría dado a conocer su verdadera identidad, sabiendo él desde un principio la edad de la menor.

Enamoramiento

“Nunca lo vi como un tema pasajero”, aseguró Escobar en su declaración que prestó ante el fiscal Dobson, dando cuenta que se habría involucrado sentimentalmente con la menor, situación que varió luego que recibiera un llamado telefónico de la abuela de la escolar, quien le advirtió que de no cesar esa suerte de “pololeo”, esto tendría consecuencias en su trabajo.

Los dichos de la mujer se convirtieron finalmente en una denuncia estampada el 10 de noviembre del año pasado, siendo la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI la encargada de reunir los antecedentes, que finalmente concluyeron con la detención del uniformado, contra quien se emanó una orden de detención, la cual se materializó en la tarde del martes.

Frente a los sólidos elementos expuestos en la audiencia y la gravedad del delito, el fiscal Dobson solicitó la prisión para el imputado, respecto de la cual no se opuso el abogado defensor Guillermo Ibacache, aunque pidió que la medida sea cumplida en una unidad militar.

Las solicitudes fueron acogidas en ambos sentidos por el magistrado Juan Villa, quien impuso la prisión, ordenando que personal militar tomara en custodia al imputado, el que deberá permanecer recluido en dependencias del Regimiento Pudeto, advirtiendo que “dichas instalaciones deben contar con las medidas de seguridad necesarias para estos efectos y evitar cualquier tipo de fuga”, para acto seguido fijar un plazo de 60 días para la investigación de los hechos.

Comunicado del Ejército

Anoche, un comunicado del Ejército, dio cuenta que el funcionario investigado por estos hechos es de dotación de la Cuarta Brigada Acorazada Chorrillos, con asiento de Ojo Bueno. Junto con lamentar este tipo de hechos, “rechaza categóricamente cualquier acto de esta índole, por lo que adoptó de manera inmediata las medidas administrativas y disciplinarias con el involucrado, sancionándolo con el licenciamiento del servicio, lo que implica su desvinculación de la institución”.

Por último, la Brigada Chorrillos reiteró su permanente compromiso con la ciudadanía en general, orientando siempre su accionar al estricto cumplimiento de las leyes y reglamentos vigentes, y a los valores y principios morales que promueve y por los cuales se rigen los integrantes del Ejército de Chile”.