Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Ministro de Desarrollo Social participó junto a organización Puro Corazón en patrullaje nocturno: “La situación de calle siempre es dramática, pero en las condiciones de Magallanes se hace más difícil enfrentarla”

Por Nicolás Ulloa Jueves 23 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
132
Visitas

Una temperatura de un grado bajo cero marcaba el termómetro el viernes pasado, aunque se percibía una sensación térmica mucho menor, cuando el ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza Gómez, acompañado de autoridades locales se sumaron al patrullaje nocturno que a diario realiza la comunidad Puro Corazón en Punta Arenas a favor de las personas en situación de calle. En terreno, el secretario de Estado palpó la dura realidad que se vive al caer la noche en la ciudad, asegurando que las condiciones “extremas” en Magallanes hacen necesario un compromiso mayor de los actores intervinientes en este quehacer.

En septiembre próximo, los hermanos Marcelo y Omar Huenchumán cumplen dos años viviendo a un costado del camino que lleva al Club Andino, a unos 200 metros de donde concluye Avenida Salvador Allende. Ahí, hasta hace algunos meses, pernoctaban bajo unas cuantas tablas y planchas de zinc. En la actualidad, cuentan con una pequeña mediagua construida por ellos mismos, con la ayuda del voluntariado Puro Corazón.

Hasta este sector concurrió el ministro Barraza junto al intendente Jorge Flies, la secretaria regional ministerial de Desarrollo Social, Claudia Barrientos, y el administrador municipal Claudio Flores, compartieron algunos minutos con los hermanos Huenchumán, principalmente con Marcelo, hombre que a sus 37 años tiene limitantes en su desplazamiento por una enfermedad que afecta su cadera, dificultad que dada las condiciones de escarcha y nieve que circundan su precario hogar, lo mantienen día y noche prácticamente inmóvil, refugiado en la compañía de sus mascotas y la ingesta de alcohol.

“¿Qué puedo hacer?, míreme cómo estoy, véame, no me puedo mover, dígame usted ¿qué puedo hacer?”, reclamó en un momento de descontrol el hombre, quien rompió en llanto ante las autoridades, rogando entre sollozos volver a tener la vida que llevaba antes de caer en desgracia.

Flies, ante tal testimonio, se comprometió con él y su hermano Omar, para gestionar canales más expeditos en algún consultorio o en el Hospital Clínico a fin de que Marcelo pueda recibir atención médica.

Pero, qué impresión se lleva el ministro de esta “ruta de calle…”.

– ¿Cómo se enfrenta esta realidad, particularmente dura, en Magallanes?

– “La realidad de la situación de calle siempre es dramática, no sólo maltrata el cuerpo, sino que también el alma (…) es muy complejo que las políticas en materia de personas en situación de calle tengan efectividad, ya que supone abordar realidades muy extremas, y en este caso sobre todo, con condiciones tan extremas”.

– ¿Qué imagen se lleva de esta condición que enfrentan estos hermanos?

– “El diálogo con Marcelo y Omar refleja dolor, desesperanza y abandono, pero cuando es con este frío y estas condiciones tan hostiles, se hace más difícil sobreponerse. Su conversación resulta muy dramática en el sentido de observar la condición de menoscabo que está viviendo, sumado a la discapacidad de desplazamiento que presenta”.

– ¿Qué debe hacerse sobre estas materias entonces?

– “Los actores, el Ministerio de Desarrollo Social, el municipio, la intendencia, deben tener un rol más enérgico y lograr seducir, en términos de políticas públicas y mancomunadas, sumado además a la solidaridad de las personas, no mirar el caso de Omar y Marcelo como sujetos extraños, sino que como seres humanos que hay que dignificarlos socialmente”.