Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Mujer que lucha contra cinco enfermedades necesita urgente $300 mil para tener su casa

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.113
Visitas

Nayaret González, a sus 48 años de edad, enfrenta cinco enfermedades, entre ellas fibromialgia, incontinencia urinaria y rectal, cáncer cervicouterino, además de la pérdida de equilibrio al caminar y la pérdida de la audición del lado izquierdo. En medio de todos sus pesares de salud ha tenido que luchar denodadamente por salir adelante, haciendo frente a una compleja situación económica. Sin embargo, aunque admite sentirse cansada de vivir, dice que sigue adelante porque, a su inquebrantable voluntad, se suma el hecho de querer proteger y cuidar a su hijo Carlos, quien es discapacitado visual, al perder su ojo izquierdo.

En medio de esta compleja situación humana, de salud y económica -trabaja cuatro horas diarias y recibe por ello alrededor de 107 mil pesos-, la mujer acusa que hay una excesiva burocracia en la entrega de ayudas sociales, con exigencias legales que las personas no siempre pueden cumplir.

Puso como ejemplo el hecho de haber postulado y haber sido favorecida con la asignación de una vivienda del conjunto habitacional San Ignacio, construido en el sector alto de la ciudad, detrás de donde se ubican las casas del Loteo del Mar.

Nayaret González dice que se entrevistó con el seremi de Vivienda, Fernando Haro, a quien le planteó su intención de obtener facilidades para el pago ($300.000) de los documentos legales. Sin embargo, la mujer dice que el funcionario de gobierno no le entregó ninguna respuesta concreta, ni siquiera para decirle, derechamente, que era imposible aceptar su petición, en cambio sí le hizo ver la existencia de muchas exigencias legales.

“Esta plata tengo que tenerla ahora y no tengo una respuesta o una resolución de esto, además que para ponerle piso y techo a la casa tengo que poner un millón más”, agrega.

Exigencias legales
y burocracia

Nayaret señala que su situación económica es apremiante y que por ello apela a la flexibilidad en los requisitos. “Yo tengo que vivir mi realidad, me visto gracias a mis patronas, porque sino es imposible. A mí no me alcanza, tengo prioridades y vestirme no está entre ellas. Entonces encuentro increíble que cuando se habla con una autoridad, en este caso de gobierno, te pida un montón de documentos y un montón de trámites”, se queja.

Dinero ocupado
en salud

Nayaret señala que con esfuerzo logró reunir el dinero inicial para postular a su casa, pero que debió emplearlo en su salud. “Psicológicamente, estas enfermedades me tienen cansada, son cinco enfermedades, mi cáncer está bajo control, pero con la fibromialgia que lo pasas muy mal, es un montón de cosas y yo tengo que trabajar, porque pago arriendo, por eso me metí en una agrupación de postulantes a viviendas y antes de que me derivaran a Santiago, por las enfermedades, yo tenía la plata para mi casita, pero la tuve que ocupar por mis enfermedades”, indica.

“Recién el 22 de diciembre pasado logré sacar la pensión de discapacidad. De ahí comencé con los problemas urinarios. Voy a buscar canasta familiar (de fármacos paliativos como la morfina), pero los medicamentos que necesito comprar me salen como 200 mil pesos”, expresa.

Dice que acudió a La Prensa Austral porque es consciente de que existen muchos otros casos de personas carenciadas, pero no necesariamente en el contexto de ella -en relación a una postulación habitacional-, que requieren del apoyo de los organismos del Estado, pero que sin embargo a la hora de allanar el camino hacia una solución, surgen obstáculos burocráticos insalvables.