Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia

Niño con epilepsia refractaria logró ascenso al Parque Nacional Torres del Paine

Por La Prensa Austral Martes 17 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
66
Visitas

Tras un ascenso de seis horas, Pablo Páez y Vanesa Salazar lograron llevar a su hijo Nicolás de 11 años, que padece de una epilepsia refractaria, hasta el Mirador Base Torres en el Parque Nacional Torres del Paine durante este fin de semana. El ascenso fue posible gracias a un ejemplar trabajo en equipo y el uso de una silla especial, para personas con discapacidad.
El niño, que estuvo acompañado por un grupo de 15 personas, entre familiares y guías de apoyo, salió a las 6 de la mañana del sábado enfrentando un viento considerable. El sueño de lograr que Nicolás viviera la experiencia como cualquier persona, motivó el entusiasmo de todo el equipo que logró llegar a la meta antes del mediodía.
Nicolás tiene un daño severo que le impide caminar y comunicarse. Inicialmente, iban a concretar el sueño en una mochila ergonómica que confeccionaron especialmente para Nicolás. Sin embargo, conocieron la historia de Alvaro Silberstein, ingeniero de 31 años que encabeza la ONG Wheel The World a través de la cual se pudo adquirir una silla especial para hacer trekking de montaña para personas con problemas de movilidad.
Todos se turnaban para cargar la silla y la excelente disposición del grupo fue fundamental para lograr el cometido. “Caminaron rápido y gracias a la capacitación del día anterior, supieron ocupar la silla de inmediato y se organizaron bien para llegar al campamento de la base”, mencionó uno de los guías de apoyo. En el último tramo, la familia optó por llevar a Nicolás en la mochila ergonómica fabricada especialmente para él.
La emoción y alegría del grupo, al lograr el objetivo, fue difícil de describir. “Todo el trayecto iba pensando en el momento de llegar arriba con el Nico y cuando llegamos la alegría fue inmensa”, señaló Pablo, el papá de Nicolás. Vanesa, la mamá, hizo un llamado a que otras familias se atrevan. “La idea es que esto ayude a generar un turismo más inclusivo”, puntualizó.
La silla es administrada por la Asociación de Hoteles y Servicios Turísticos de Torres del Paine, HYST, quienes financiaron la campaña que logró adquirirla y que, junto a Silberstein, ya están evaluando nuevos desafíos para cumplir el sueño de quienes nunca pensaron llegar tan alto.