Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba
Matías Labra Gómez sufre de una malformación congénita en la columna

Niño que no sabía leer ni escribir está en condiciones de rendir su primera prueba

Por La Prensa Austral Jueves 24 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
147
Visitas

Tiene 14 años y ha sido operado en más de 20 oportunidades.

Fueron meses de gestión y de buena voluntad los que permitieron dar una respuesta académica a Matías Labra Gómez, quien cumplió los 14 años sin saber leer y escribir. Un año después este adolescente está en condiciones de dar la prueba para aprobar primero y segundo básico, después de estudiar por meses en la Escuela Pedro Pablo Lemaitre.

Se espera que el próximo año pueda continuar con la educadora que hasta ahora lo ha apoyado para nivelar sus estudios para cursar tercero y cuarto básico, sin embargo, esta continuidad dependerá de la “buena voluntad” de la próxima administración, situación que ha generado preocupación en la familia del joven quien enfrenta un complejo diagnóstico.

Matías no tiene control de esfínter y está obligado a usar pañales de por vida, es por esta razón que, para asistir a una escuela, las dependencias debían tener un baño con ducha. Fueron las gestiones realizadas por la Corporación Municipal de Punta Arenas y la dirección de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre, que permitieron dotar a dicho colegio de la estructura necesaria que posibilitó estudiar estos meses.

Este menor presenta una malformación congénita en la columna. Se trata de un mielomeningocele hidrocefalia, además de la falta de control del esfínter y ha debido ser operado en más de 20 oportunidades.

Por lo mismo su condición es muy diferente a la de otros jóvenes. La coordinadora de convivencia escolar del Area Educación de la Corporación Municipal de Punta Arenas, Nadia Díaz, reconoció que fue una situación compleja por su avanzada edad, al no saber leer ni escribir. “Era difícil insertarlo en alguna escuela, no había cupo y no pudo acceder al programa de alfabetización de la seremi de Educación porque pedían un mínimo de 15 años. El Estado no subvenciona esta situación y nadie se hace cargo, por lo que se gestionó durante meses para incorporarlo a una escuela”, explicó.

Destacó que se utilizó parte de los fondos de administración Subvención Escolar Preferencial (Sep) para realizar las acomodaciones en la infraestructura y el pago del personal. “Se contrató a una docente que le enseñara las cuatro asignaturas básicas que le permitieran aprobar primero y segundo básico, para esto nos asesoramos con un funcionario del ministerio”, comentó, añadiendo que la educadora y la técnico en enfermería lo han recibido bien, por lo que el niño se ha adaptado, estando a gusto con ella.

“Para el próximo año quedaría tercero y cuarto básico, pero dependerá de quien esté en la administración, pero es un tema humano donde no debiera haber problemas”, concluyó.