Necrológicas
  • Edith Trujillo Gómez
  • Emilio Rigoberto Ojeda Contreras
  • José Orlando Vera Villarroel
  • Pedro Pivcevic Mimica
  • José Héctor Gómez Cárcamo

Director regional del Ine y Censo 2017: “No podemos hablar de si hubo fracaso o no en este proceso, hasta tener cifras en mano”

Por Nelson Encina Viernes 21 de Abril del 2017

Compartir esta noticia
188
Visitas

“Datos no podemos dar todavía, porque restan algunos por recabar. Si bien lo indicado ayer por el intendente son aproximaciones, en nuestro caso recién podremos entregar información precisa cuando tengamos cerrada la base y se dé a conocer la de forma oficial en 90 días más. Por lo mismo, no podemos hablar de si hubo fracaso o no en este proceso, hasta tener cifras definitivas en mano”.
Así expresó su parecer ayer el director regional del Instituto Nacional de Estadísticas (Ine), José Gabriel Parada Aguilar, al ser consultado respecto de si considera o percibe que el esperado Censo 2017, distó de satisfacer las expectativas de su servicio. Lo anterior, a la luz de dos factores fundamentales: el que unas 780 viviendas no alcanzaran a ser visitadas durante la jornada censal y que, por otro lado, sólo se presentaran a cumplir la labor cerca de 4.000 de las 5.200 personas capacitadas.
– Hay dos lecturas tras estos números. Una que viene desde la percepción ciudadana, del encuestado, de que no fue un buen Censo. Y hay otra, de su institución. ¿Cómo se valida la solidez del instrumento y su aplicación?
– “Lo primero es decir que este Censo tiene una planificación de 3 años, a lo que se sumó incluso un pre censo para definir la magnitud de lo que iba a hacer el levantamiento de información. Eso incluyó muchas variables, como el hecho de ver el cuestionario, los censistas, las capacitaciones y los locales operativos, cómo se asumía la tarea de llegar a los lugares más apartados, la manera de abordar las viviendas colectivas y otros levantamientos especiales como la gente de calle. “Si a eso sumamos las coordinaciones con las Fuerzas Armadas, la movilización de casi 300 vehículos para dar cobertura especial en los sectores rurales y la fase de difusión, podemos ver que hubo mucha seriedad en esto. Además, también nos preocupamos de proteger la información de los censados, que no es pública, y orientamos a la comunidad. Para eso, dimos respuesta a una serie de inquietudes tales como ‘qué sucedería si yo no estaba en casa’, si podía o no responder otra persona.
“Es decir, si uno se da cuenta, en todo este tiempo hemos tenido que visitar las 11 comunas incluida la Antártica, levantar datos en terreno, georreferenciar puntos, ver distancias y características en los lugares para construir toda la información necesaria para entregarla al censista qué iba a trabajar el día 19 de abril. Si uno empieza a evaluar todos los detalles y actividades que se hicieron, son demasiadas”.
– ¿Hubo una capacitación completa o ‘suficiente’, en este sentido?
– “Sí, se abordó un amplio conjunto de conceptos metodológicos que fueron bajados de forma correcta para su entrega a lo más de 5.000 voluntarios que fueron capacitados y se hizo una preparación extensiva de 4 horas para los censistas, 8 para los supervisores y de dos días para otros cargos. Después se debió ver el tema de cómo armar los locales operativos con esas personas, más la gente del Ine y la municipalidad.
– En definitiva y en términos operativos. ¿Cuántos censistas faltaron para dar la cobertura que esperaban?.
– “Para el levantamiento faltaron en la práctica, 40 censistas. Esto porque del total de 4.300 que trabajaron, se debe considerar que hay un portafolio que contiene en promedio 20 viviendas. El tema es que en algunos casos, habían 7 ú 8, por lo que a partir de ahí se hace una sumatoria para poder disminuir la cantidad de censistas en algunos puntos y poder repartir las cargas en forma homogénea para que la gente salga a trabajar”.
-¿Qué lectura hay que dar al hecho de que casi 1.400 personas no llegaron finalmente?
– “El análisis que debe hacerse ahí, es que cuando uno recluta una determinada cantidad de gente, sólo se capacita un porcentaje de esa cantidad. Luego de este último, llega siempre una cantidad menor el día del Censo. Ese era un ingrediente que nosotros ya teníamos considerado y contábamos con un plan B. Si no llegaban todos los censistas, había que hacer sumatoria de manzanas para que nos dieran los números, y eso es lo que sucedió finalmente”.
Capacitación suficiente
y pagos
De todos modos, la capacitación a 5.200 personas es un gasto para el Estado. Si se indica que llegaron sólo 4.300, hay una diferencia importante en gastos. Tienen que asumir la pérdida.
– “Hay que partir de la base de que las personas que se comprometen para hacer este trabajo, tienen una característica de servicio hacia la comunidad y la sociedad. En ese sentido, estamos contentos de haber podido levantar de buena manera el Censo y eso queda como experiencia para las futuras planificaciones, en el sentido de que los guarismos que se dan hay que manejarlos. Es obvio que cuando uno invierte en un recurso humano, se espera de este, una respuesta. Pero si miramos cuál era el resultado final al que queríamos llegar, el análisis pasa por que cumplimos las metas”.
– ¿Cómo se determinaron las compensaciones y pagos?
– “Se les da horas compensadas a todos los funcionarios públicos de planta y contrata, municipales y de las Fuerzas Armadas. A todos los demás no institucionalizados, incluidos estudiantes de educación media y universitarios, profesores de colegios particulares y particulares subvencionados, como también personal a honorarios de la administración pública y los de la Corporación, se les paga. Los voluntarios reciben 15 mil pesos y los supervisores 25 mil pesos. Ahora, para ver cuánto se paga, debe analizarse cuántos de los 4.300 son no institucionalizados”.
Falta de censistas
– Algunos locales tenían exceso de censistas y otros, déficit de ellos. ¿Se maneja así la metodología censal?
– “Eso se explica por la cantidad de personas asignadas a trabajar en un sector. Siempre se hace con ‘delta’ o más personas, entonces cuando falta gente en un área, otra la apoya. Y eso hicimos, lo permite el sistema y la metodología. Incluso eso se les dijo a los censistas cuando fueron capacitados y estaba el convencimiento de que había que trabajar en apoyar el Censo desde el lugar que les pudiera tocar”.
– ¿El que se haya debido recurrir a las Fuerzas Armadas para suplir la falta de censistas en algunos puntos, estaba considerada como una posibilidad o fue una instancia de último recurso?
– “Las Fuerzas Armadas son parte activa y esencial del Censo, especialmente en las zonas extremas, por lo que si no estuvieran, no podríamos llegar a ciertos sectores. Hay que reconocer la disposición de ellos para trabajar, en el sentido de la organización, cómo se capacitaron y distribuyeron. Participaron incluso del precenso y manejan mucha información acerca de localidades aisladas.
– En esa lógica, ¿en algún momento se llegó a pensar en que las encuestas podrían ser aplicadas sólo por personal de las ramas armadas?
– “Nosotros tratamos de que participen todos, para tener la certeza de que nadie se sintiera excluido y que no se restringieran por una situación de caracterización.  Fue muy interesante tener en este proceso por ejemplo, a estudiantes, profesores y adultos mayores. En ese sentido, no colocamos restricciones”.
Probidad
– Entre los próximos pasos ¿revisarán eventuales casos de voluntarios que no hayan completado los datos como corresponde u omitido algún llenado de ‘espacios’ con tal de terminar rápidamente la encuesta? Esto último ha sido motivo de queja según la percepción de algunas personas censadas y ha sido planteado en diversos sitios.
– “Nosotros partimos de la base de que el censista estaba preparado para aplicar muy bien el cuestionario. En la capacitación se aclararon todas las dudas, además había un portal -www.censo2017.cl- donde había un banner con la capacitación en vivo. Es más, tuvieron el cuestionario con mucha anticipación, el que también se podía manipular y ver cómo era el instrumento que iban a aplicar”.
“Por lo tanto, en ese aspecto estamos en la etapa de ingresar la información, luego se hará la revisión y sabremos si hay inconsistencias, a partir de lo cual solicitaremos a los jefes de distrito aclarar aquello que no cuadre. De todos modos, hay que decir que después de que el censista terminó su trabajo, los supervisores revisaban los cuestionarios, antes de su ingreso al sistema. Después nosotros hacemos una segunda revisión, porque no nos olvidemos que esta información se envía a Santiago y ahí habrá un proceso de lectura óptica a nivel nacional, entonces hay que procurar que la información sea lo más clara posible”.
– ¿Por los elementos planteados, descarta definitivamente cualquier visión externa respecto a que este proceso pueda llegar a considerarse un fracaso a nivel local?
“En 90 días vamos a entregar cifras de población país, región, provincia y comuna. Con datos en la mano es cuando uno va a poder decir si el Censo tuvo un buen o mal efecto, pero hasta ahora no hay un análisis acabado. Independiente de ello, estamos contentos por cómo desarrollamos el Censo, porque demandó mucho esfuerzo y voluntades para lograr que se hiciera. Los análisis vendrán cuando entreguemos las cifras. La ‘foto completa’ del cuestionario, la vamos a tener a final de año”.
Los no censados
– ¿Qué va a pasar con quienes no fueron censados, no notificados o aquellas casas que pudieron ser ‘saltadas’ e incluso no visitadas durante el censo?
– “Esa es una interpretación del trabajo. No sé si el censista se la saltó -la casa- o no le abrieron la puerta. Hoy (ayer) llegó aquí una persona preocupada porque en el barrio, su casa era la única que no tenía sticker. Se pudiera pensar ‘oye, se saltaron al vecino’, pero resulta que él tenía su casa desocupada porque durmió en la de su hijo. Por eso, para un mayor análisis, el trabajo de este mes será recabar todas las viviendas que tienen citación y las que no, para ingresarlas a la base”.
“A propósito de eso, hemos tenido bastante flujo de personas que vinieron a la oficina central y a la del Censo en calle Croacia Nº499 a ver su situación. Eso demuestra que la gente está interesada en ser parte del Censo, lo que rompe el mito de que no querrían responder el cuestionario o que ‘no están ni ahí’ con ser censados. De hecho, según lo que he conversado con algunos jefes provinciales y comunales, prácticamente no hubo grandes problemas para poder desarrollar el trabajo de ingresar a las casas. Hay que destacar en ello el sentido cívico y comprometido de las personas”.
Opción online
– Se ha informado que mañana (hoy) las personas que no fueron censadas podrán responder el formulario vía online, proporcionado por el mismo Ine. Más de alguien podría preguntarse por qué no se utilizó como herramienta también en el Censo de este miércoles, agilizándose con ello el proceso.
– “Es que esa es una de las opciones que se les ha dado a las personas que recibieron citación y son moradores ausentes. Todavía no tenemos información de si eso aplicará en todas las regiones y comunas, por lo que es un tema que recién se está colocando en ejercicio. Seguramente si tiene resultados positivos y funciona, quizás se aplique después en otras encuestas e inclusive en un Censo posterior. De momento estamos esperando las instrucciones y conocer cuál va a ser el objetivo. En el caso de los moradores ausentes, hay plazo hasta el 30 de abril para revisar los casos”.
– A propósito de esta opción online, ¿qué le diría a quienes se quejaron porque el censista apareció muy tarde a encuestar o simplemente no llegó? Perfectamente podría molestarles el haber perdido tanto tiempo y que ahora se anuncie esta alternativa.
– “Es que el objetivo de ésta es que lo usen las personas que no alcanzaron a ser entrevistadas, ya sea porque no estaban en sus casas y por eso se les dejó la citación, o por otros motivos. Está también la oportunidad de venir a nuestras oficinas o que los visitemos. Por lo pronto, queda ver cómo funcionará ese mecanismo y ahí opinar con cierto fundamento, cuando esté en la página del censo 2017”.
– ¿Qué sigue de este proceso?
– “Hay plazo hasta el 30 de abril para recuperar las personas que no se censaron y los moradores ausentes, para tratar de que toda la gente tenga cobertura en la base del censo regional”.