Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

“No tenemos una norma chilena que califique las tronaduras y en lo particular acerca del impacto sobre la fauna”

Por La Prensa Austral Viernes 29 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
356
Visitas

A poco andar del visto bueno dado por la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes, al proyecto de Minera Invierno denominado “Incorporación de tronadura como método complementario en la extracción mecánica de material estéril en Mina Invierno”, en el sector isla Riesco, comuna de Río Verde, diversas son las voces que han manifestado su valoración o repudio absoluto a la resolución favorable por parte de nueve órganos de gobierno, contra sólo dos que mostraron su rechazo.
Pero más allá de las opiniones que puedan existir, lo concreto es que la aprobación de dicha iniciativa dejó en clara evidencia una realidad que es transversal a la visión de partidarios y detractores: Chile no cuenta con una institucionalidad sólida en materia medioambiental. Basta sólo consignar que el fraccionamiento de proyectos; la no consideración de eventuales multas por incumplimientos previos o el hecho que esté en curso algún recurso legal contra la minera, no significaron un revés para desarrollar la evaluación.
Sumado a ello, la escasez de recursos económicos y humanos para fiscalizar esta propuesta, junto con la falta de participación ciudadana, distaron de ser un factor invalidante dentro del proceso.
Fraccionamiento
Entre los puntos más discutidos, se encuentra lo relativo al fraccionamiento de proyectos, explicado en forma simple por el seremi del Medio Ambiente, Juan Marcos Henríquez Troncoso. “Ello implica que cada proyecto se evalúa por separado. Es decir, el proceso mismo de extracción del carbón, ya fue aprobado y lo que se sometió a votación fueron las tronaduras, por lo que independiente de las argumentaciones a favor o en contra, nosotros por obligación tenemos que analizar este proyecto por separado, al margen de que tiene mucha relación con el proyecto original”.
De este modo, la normativa posibilita que una empresa modifique su proyecto a poco andar. “Ese es el marco regulatorio y cualquier nueva indicación a evitar el fraccionamiento de los proyectos o incorporar medidas como la que planteó el diputado Morano, en que a una empresa cuando comete muchas infracciones se le impida enfrentar un proyecto nuevo, es un trámite legislativo y de ejercicio parlamentario. Nosotros jugamos con una cancha rayada, que tiene un marco regulatorio legal y normativo, por lo tanto, uno vota en base a las competencias que tiene”, consignó.
Ruidos
Consultado por cómo finalmente fue abordado el impacto que eventualmente podrían producir en la fauna los ruidos generados por las tronaduras, el seremi señaló que hubo que recurrir a herramientas externas, lo que devela por cierto una falencia más de la institucionalidad, teniendo en cuenta que las tronaduras no son nuevas en el país. “No tenemos una norma chilena que califique las tronaduras y en lo particular acerca del impacto sobre la fauna, tenemos la metodología que plantea el Sag. En una forma de intentar que el proyecto tuviera su mejor rendimiento ambiental, pedimos a las empresas elevar los estándares y de hecho buscar otra norma internacional que nos permita ser mucho más exigentes. En base a eso tratamos de homologar lo más cercano que teníamos, una norma norteamericana de ferrocarriles bastante eficiente que llega a calificar ruidos en umbrales de un segundo, lo que es mejor si se compara con el margen de la norma del Sag, que es más prolongada en el tiempo. De acuerdo al modelo que presentó la empresa, no hubo forma de demostrar que la cantidad de decibeles supera la norma permitida en este modelo norteamericano”.
Juan Marcos Henríquez recalcó que no se han tenido antecedentes previos sobre la aplicación de normas a la fauna en esta región. “La tronadura es un tema acostumbrado en otras zonas mineras y acá las únicas experiencias que hemos tenido es en las sendas de penetración, por lo tanto ninguna de ellas ha sido sometida a Impacto Ambiental. Es la primera vez que evaluamos algo como esto”.
Reforma al Seia
Cabe señalar que la aprobación del proyecto de Tronaduras se da en la misma semana en que el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, entregó a la Presidenta Michelle Bachelet el informe final de la Comisión Asesora Presidencial para la reforma del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (Seia), documento de 480 páginas que entrega 25 propuestas y recomendaciones para mejorar el Seia.
Entre ellas, se fijan diversos ejes tales como criterios de ingreso e instrumentos de evaluación, procedimientos y contenidos de la evaluación, participación de los servicios públicos con competencia ambiental y permisos ambientales, participación ciudadana y consulta indígena, e instrumentos asociados a la Resolución de Calificación Ambiental.
Mil proyectos
El propósito de la reforma es adecuar la normativa a los cambios socioculturales y económicos derivados del desarrollo del país, tras más de 18 años de operación de este mecanismo. En Magallanes, y tomando como referencia los ingresos a tramitación al sistema de evaluación desde 2006 a la fecha, se contabilizan 1.000 proyectos, de los cuales 747 (74,7%) han sido aprobados, sumando en conjunto una inversión cercana a los US$5.055 millones.
Del global, el titular Minera Invierno figura con la presentación en enero de 2010 del proyecto Mina Invierno, por US$180 millones, con fecha de calificación favorable en marzo de 2011. Luego, en noviembre de 2015 fue el turno del proyecto Tronaduras, cuya inversión asociada es de US$350 mil y que figura aprobado en sistema con fecha de hoy (29 de julio).