Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

“Nos hemos capacitado para atender al paciente que muchas veces atraviesa por un proceso que es doloroso”

Por La Prensa Austral Domingo 8 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
445
Visitas

Reconociendo los procesos dolorosos que enfrentan quienes llegan a la Casa de Acogida del Hospital Clínico de Magallanes, el voluntariado de la Iglesia Bautista ha recibido más de 4.500 personas durante los 14 años de la Casa Bethel (significa “Casa de Dios”) como también se la conoce. Ayer se pusieron en funcionamiento las nuevas dependencias de la Casa de Acogida, que está ubicada al lado del Centro de Rehabilitación del Club de Leones.

La coordinadora de la Casa de Acogida, Edith Gómez Aguilar manifestó que “estamos para servir y nos hemos capacitado para atender al paciente que muchas veces, atraviesa por un proceso que es doloroso. Hemos tenido personas que golpean desesperadamente la puerta, llorando, porque les han dado algún diagnóstico de cáncer”.

Por eso reconoce que ha sido un proceso de aprendizaje, cuya experiencia más compleja fue con una persona que tenía problemas psiquiátricos. “Se supone que la casa no es para recibir a personas con problemas, porque es un hospedaje y no hay enfermeras que puedan atender en una emergencia, ya que es una casa de tránsito. La persona era de Puerto Williams, recuerdo que un día gritaba en su cama y a pesar de las complejidades, se pudo calmar. Aun así alteró al resto de los pacientes. Pero, por otro lado es bonito tener la posibilidad de conversar con las personas que llegan a la casa, muchos sólo quieren que los escuchen”.

En la actualidad son ocho voluntarias y se espera que este año puedan sumarse cuatro por la mayor cantidad de infraestructura. Otro de los cambios que se vienen con la puesta en marcha de las nuevas dependencias, es que se podrá recibir a varones.

14 años de historia

En relación a la historia, Edith Gómez explicó que el centro se inauguró el 2 de agosto de 2002 y desde entonces se ha trabajado con voluntarios. Recordó que en el antiguo hospital regional los pacientes que llegaban derivados de otras comunas, debían dormir en las salas de urgencia, porque el médico los citaba al otro día a las ocho de la mañana.

“Se abrió la posibilidad de contar con una casa, que en ese tiempo estaba en Zenteno, para recibir a los pacientes. Se comenzó con ocho camas, luego de que el doctor Jorge Flies, actual intendente de Magallanes y parte de la Iglesia Evangélica, le pidiera a las mujeres que se hicieran cargo como voluntarias”, recordó.

La casa partió de cero y no tenía financiamiento, por eso fue la Confraternidad de Pastores los que realizaron una actividad que logró recaudar una ofrenda de un millón de pesos, que permitió comprar lo necesario para dar vida a este proyecto.

Historias de vida

“La primera persona que llegó a la casa de acogida era de Porvenir y se dializaba día por medio y no podía volver a su casa. Ella estuvo tres años en que se iba por algunos días. Ahora llega gente de Aysén, Coyhaique, Puerto Montt, Puerto Cisne (A tres horas de Coyhaique) Castro e incluso de Argentina. Este año comenzó a aumentar la cantidad de personas que llegan desde afuera eso porque el hospital amplió su complejidad”, reconoció.

Por su parte, Eliseo Merino Molina, pastor que ha acompañado a las voluntarias, comentó: “Es harta la responsabilidad y nunca pensamos que iban a llegar a esto, se pensaba que era durante un par de años. Por eso creo que esto es parte de la responsabilidad con que se ha desarrollado esta iniciativa. Se ha trabajado con un voluntariado por 14 años, se ha ido renovando, pero se han mantenido en el trabajo”.