Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Estremecedor relato de chofer asaltado: “Pensé que nos iban a dar un balazo y nos dejarían tirados en el camino”

Por La Prensa Austral Viernes 25 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
1.075
Visitas

“No te muevas, te vamos a robar el camión, necesitamos el camión de Conosur, así que colabora”, habrían sido las palabras desafiantes pronunciadas por tres delincuentes, mientras uno de ellos le colocaban un arma en el cuello al camionero Alfredo Foitzich Delgado, de 62 años. En la noche del domingo 20 de noviembre le robaron una rampla de carga con más de 200 millones de pesos en equipamiento y mercadería que trasladaba desde Santiago a Punta Arenas. La víctima, de regreso en su hogar, acompañado de su esposa, revivió el primer atraco que lo afecta en los más de 35 años como transportista.
“Después de pasar a cenar en la Hostería El Arriero (Lonquimay), abro la puerta del camión y de pronto, alguien me coloca algo en el cuello. Lo primero que pensé que era una travesura de algún colega, pero después aparecieron otros dos más que también me apuntaron. ‘Te venimos a robar, te vamos a robar el camión, necesitamos el camión de Conosur, ese es el que nos interesa’, me dijeron”.
– ¿En ese momento portaban armas?
– “Sí claro, con eso me apuntaron, y ante las armas que más iba a hacer yo”.
– ¿En qué momento toman a su colega que andaba en el otro camión?
– “En ese momento me llevan a un lugar de poca luz y me dicen que espere ahí porque iban a buscar a mi socio. Les dije que para qué se lo iban a llevar a él, si ustedes quieren este camión. Después entendí que era para que éste no diera aviso de lo que había pasado”.
– ¿De qué forma abordaron a su colega?
– “Sí, lo tomaron y encañonaron, y lo llevaron donde estaba yo. Ahí nos subieron a la cabina y se subieron tres tipos y después llegó un auto, entonces se bajó uno de los del camión y este los llevaba adelante como guía. Creo que era una camioneta, pero no estoy completamente seguro”.
– ¿Iniciaron la marcha con ustedes?
– “Así es, pasamos el túnel Las Raíces, y después como a las 3 de la mañana nos dieron una pastilla, según dijeron, un diazepam para que nos durmiéramos, y tiene que haber sido fuerte, porque al rato nos dormimos”.
– ¿Se acuerda qué pasó después de eso?
– “Bien poco, sólo cuando nos despertamos cerca de las siete de la mañana, cuando estaban desenganchando el equipo, no sé dónde, ya que perdí toda la noción de donde íbamos, pero para mi era un campo. Ahí desengancharon el camión y nos dijeron que estuviéramos callados y que cooperáramos, y que ellos nos iban a soltar más adelante, después anduvimos como una hora y media más en el camión, con los tipos siempre apuntándonos, y nos dijeron que nos íbamos a cambiar de vehículos, y que esperáramos tranquilos. Después sentimos que un auto partió. Miramos por la cortina y ya no estaban”.
– ¿Ahí pidieron ayuda?
– “Hicimos parar un vehículo, primero para saber dónde estábamos, yo pensaba que todavía era la Novena Región, pero nos dijeron que era Los Lagos (Purranque). Después nos fuimos en el mismo camión a Carabineros, ellos sólo se llevaron el equipo (rampla)”.
– ¿En algún momento sintió temor? ¿pensó que su vida estaba en peligro?
– “Sí claro, de todas maneras, ya que yo no sabía qué pensaban ellos, se comportaban y andaban bien, pero tu no sabes si te van a matar o si te dejarán libre”.
– ¿En qué pensaba cuando ocurría el episodio?
– “Primero, creía que nos iban a ‘largar’, pero cuando empezaron a pasar las horas uno empieza a imaginarse otras cosas, pensé que nos iban a pegar un balazo y que nos iban a tirar en el camino, para que no los reconozcamos. Realmente fueron 12 horas muy fuertes las que vivimos (…) pensé en mi señora, qué iba a pasar con ella”.
– ¿Cómo ve su futuro como transportista después de este traumático hecho?
– “Uno se replantea las cosas, no sé si volveré a viajar al norte, si seguiré conduciendo, pero no sé si haré el viaje para allá, tendría que pensarlo muy bien. Uno queda con miedo porque ahora será difícil bajarse a comer y volver al camión sin saber qué te espera, entonces no lo sé, todavía me es complicado pensar que va a pasar”, concluyó.