Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Pese a sus graves lesiones conductora chocada por ebrio presenta leve mejoría

Por La Prensa Austral Jueves 23 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
1.239
Visitas

En proceso de recuperación, y estable, permanece internada en la Unidad de Cuidados Intensivos (Uci) del Hospital Clínico de Magallanes, Elizabeth Rogel Pérez, quien sufrió graves lesiones a consecuencia de un accidente de tránsito provocado por un conductor ebrio, durante la tarde del martes recién pasado.

La madre de 38 años de edad conducía su automóvil Fiat Palio por Avenida Bulnes y al llegar a la intersección vial de calle Maipú, su vehículo fue impactado violentamente por un auto BMW, guiado por Javier Ochoa Cataneo, quien no respetó la luz roja del semáforo. El causante del accidente manejaba bajo la influencia del alcohol.

Elizabeth Rogel viajaba junto a su hija, Ivette Constanza Cárcamo Rogel, de 18 años, y su sobrina Cynthia Andrea Miranda Rogel, de 21 años. Ambas jóvenes fueron dadas de alta ayer.

Respecto del estado de salud de la conductora afectada, su hermana Tamara Rogel Pérez explicó que se encuentra estable. “La operaron de la columna cervical, le pusieron tornillos y un disco, con lo que esperan poder afirmarle la columna. Además la intervinieron quirúrgicamente para reconstruirle el ojo derecho”, dijo la hermana, quien agregó que también fue sometida a una resonancia magnética.

Tras la visita a la Unidad de Cuidados Intensivos, Jorge Cárcamo Medina, esposo de Elizabeth, comentó que están a la espera de la evolución que tenga en las próximas horas. A pesar del nerviosismo propio por el grave accidente, el marido destacó el hecho de que su esposa se encuentra estable hasta ahora.

“Al principio nos dijeron que podía quedar parapléjica (lo que fue descartado desde el Hospital Clínico de Magallanes). Eso nos asustó, y también por las otras las lesiones que tenía”, expresó Jorge Cárcamo.

Continuó su relato señalando: “Como a las cuatro de la tarde (del martes), la examinó un cirujano quien se molestó un poco, porque a su juicio no se habían hecho bien los procedimientos, producto de la gravedad de las heridas. Hubo un momento en que le movieron los brazos y no reaccionaba en su lado izquierdo. Así que el médico le cortó la ropa y le pidió que se moviera, el derecho (brazo) lo pudo levantar, pero el izquierdo no, por eso nos asustamos”.

Fue en este punto en que se solicitó la realización de más exámenes para determinar la causa de esta condición negativa. No obstante ello, la paciente ha presentado una evolución positiva.

La familia, que se reunió en la Unidad de Paciente Crítico, resaltó el trabajo del neurocirujano y del equipo médico de la Uci del Hospital Clínico.

En tanto, el director subrogante del centro asistencial, doctor Mario Mayanz, sostuvo que la paciente está estable. Añadió que fue ingresada al hospital, con un traumatismo importante y con un impacto serio en la columna y en la zona ocular.

“A raíz de la lesión que presentaba en la columna fue derivada a pabellón donde se estabilizó de la columna y su evolución es estable pero de todas maneras permanece internada en la Unidad de Cuidados Intensivos”, dijo el director del Hospital Clínico de Magallanes.

Familia del conductor

Mientras se encontraban en el Hospital Clínico de Magallanes, los integrantes de la familia de la víctima fueron visitados por parientes del conductor causante del accidente. Sin embargo, los primeros señalaron que por ahora todas sus energías están puestas en la recuperación de Elizabeth.

“Ahora nos queda un procedimiento judicial que tenemos que enfrentar, porque nos vimos involucrados”, dijo el marido, quien está claro que una vez que su esposa se recupere se abordará esa situación.

Sobre el accidente, Tamara Rogel Pérez, recordó que “mi hija que iba en la parte de atrás del auto, donde además iba mi sobrina. La idea era ir al cine, porque estaban (las jóvenes) de vacaciones y queríamos compartir en familia. Yo iba en otro auto. Ellas no tuvieron tiempo de reaccionar. Mi hija dice que lo único que vio fue una cosa roja que se les vino encima y nada más”.