Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre
Dejó gravemente heridos a los integrantes de una familia argentina

Por cuatro delitos fue enviado a prisión sujeto que robo y chocó camioneta municipal en la ruta

Por La Prensa Austral Jueves 28 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
1.111
Visitas

A Sergio Apablaza Silva, 22 años, oriundo de Puerto Montt, le fueron imputados cargos por hurto simple y manejo en estado de ebriedad provocando daños, lesiones graves gravísimas y graves, con la agravante de no contar con licencia de conducir.

Con un plazo de 60 días cuenta desde ayer el Ministerio Público para investigar los hechos acaecidos el sábado pasado (23 de julio), cuando una camioneta municipal fue sustraída desde el frontis del edificio institucional de Punta Arenas, terminando estrellada contra un vehículo argentino, a 129 kilómetros al norte de la ciudad. Ayer se realizó la formalización de cargos contra el sujeto que guiaba el vehículo, siendo enviado a prisión preventiva, dado que tendría responsabilidad en los hechos que dejaron a una familia del vecino país gravemente herida.

Cargos por hurto simple y manejo en estado de ebriedad provocando daños, lesiones graves gravísimas y graves, esto con la agravante de no contar con licencia de conducir, imputó el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, al puertomontino Sergio Apablaza Silva, de 22 años, quien guiaba la camioneta ZNE que impactó contra el station wagon en que viajaba la familia argentina, de la cual, sus cuatro integrantes resultaron con fracturas, siendo la más complicada María Ninfa Millacahuín, quien permanece en delicado estado de salud, y de acuerdo a los antecedentes expuestos por el fiscal, todo apuntaría a que requeriría cirugía reconstructiva en sus cuatro extremidades.

Dobson añadió que, además de ser detenido en el lugar, Apablaza fue identificado por personal del municipio, el día de la sustracción del vehículo, ya que andaba en evidente estado de ebriedad preguntando por un supuesto amigo suyo, asumiendo desde un principio que se trataba de la misma persona la que se había llevado el vehículo. Pese a eso, la denuncia ingresó a la Central de Carabineros hasta 1 hora y media después.

Ley Emilia

De acuerdo a los antecedentes revelados ayer durante la audiencia que se desarrolló en el Juzgado de Garantía, todo lo ocurrido se enmarca entre los parámetros que establece la Ley Emilia, por lo que, de ser llevado a juicio, el imputado arriesgaría penas que podrían llegar a los 10 años de cárcel, dada la gravedad de las lesiones que sufrieron los afectados, eso sin contar una eventual pena por la sustracción del vehículo, aunque aquella no sería tan alta, ya que no ejerció fuerza en el móvil, permaneciendo éste con las puertas sin seguros y las llaves puestas.

De acuerdo a las palabras que el imputado vertió durante el procedimiento judicial, había llegado a la región hace 2 meses, específicamente a Puerto Natales, con fines laborales, y había viajado a Punta Arenas para ver el Carnaval de Invierno.

Lo anterior sirvió como sustento final para la solicitud de prisión preventiva que hizo
Dobson, considerando que la libertad del imputado es un peligro para la seguridad de la sociedad, y que nada aseguraría su permanencia en Magallanes para enfrentar un proceso judicial, por lo que pidió el encierro mientras dure la investigación. Dicha solicitud encontró la férrea oposición del defensor Leonardo Vallejos, no obstante, el juez Juan Santiago Villa resolvió acoger la petición de la Fiscalía, ordenando el ingreso de Apablaza al pabellón de imputados.

Lo resuelto fue bien acogido por familiares de los ciudadanos argentinos que acudieron al Centro de Justicia para imponerse del procedimiento judicial. “No hay nada que investigar, no hay que buscarle pelos al huevo, no tiene cómo justificar lo que hizo (…) me da impotencia no poder hacer nada más, pero creo en la justicia, espero no defraudarme”, señaló Francisco Barría, padre de una de las dos personas que permanecen internadas en el Hospital Clínico.