Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Por falta de equipamiento Bomberos no acudirá a emergencias químicas

Por Nicolás Ulloa Lunes 8 de Junio del 2015

Compartir esta noticia
271
Visitas

“No podemos poner en riesgo la seguridad de ningún voluntario, por lo que hemos tomado la decisión de no acudir a emergencias químicas que se registren, ya que el equipamiento que tenemos, y que se necesita para intervenir en estas situaciones, está vencido o no es suficiente”, fue la tajante respuesta que entregó el comandante del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, Pedro Alvarado Gómez, al ser consultado ante una emergencia en la ciudad por un eventual desastre químico en la ciudad.
Si bien las falencias se conocían de antes y para lo cual se habían solicitado los recursos respectivos, quedaron al descubierto durante un simulacro realizado en el muelle Mardones.
El domingo 31 de mayo, voluntarios de la Quinta y Séptima compañías de Bomberos, participaron de un ejercicio en el mencionado terminal marítimo. En la actividad, se simulaba la caída de un contenedor con materiales peligrosos, iniciándose el protocolo de respuesta, que requirió de la presencia de la Unidad Hazmat del Cuerpo de Bomberos, la que opera con personal plenamente capacitado de la Bomba Prat.
Crecimiento industrial
“En ese procedimiento nos dimos cuenta que no contamos ni con la más mínima parte del equipamiento necesario para enfrentar una emergencia real con los volúmenes de materiales peligrosos que están circulando por la región con el crecimiento del plano industrial”, aseguró el capitán de la unidad especializada, Sergio Pérez Vásquez, quien además confirmó que no existen localmente brigadas de control para este tipo de emergencia, siendo sólo la Unidad Hazmat de Bomberos la que cuenta con el adiestramiento profesional.
A modo de ejemplo, planteó que la filtración de una pequeña cantidad de cianuro puede provocar una emergencia de grandes proporciones, y que en dicho simulacro pudieron observarse a lo menos 23 contenedores de dicho producto, encendiendo las alarmas sobre las dimensiones que podría tener una emergencia real.
Pérez detalló que los trajes encapsulados, cuyos valores bordean el millón y medio de pesos, se encuentran vencidos y que si bien visiblemente se ven en buenas condiciones, dicha implementación, como la mayoría necesaria para enfrentar una alerta química, tienen fecha de expiración.
Añadió que al acercarse la fecha de vencimiento de los equipos, se presentaron proyectos al municipio como ente técnico para que fueran presentados ante el gobierno regional, no obstante nunca se aprobaron, desconociéndose donde quedaron entrabados.
“La especialidad de materiales peligrosos es de muy rigurosa capacitación, y los bomberos de la compañía (Séptima) tienen innumerables cursos al respecto, de hecho hay profesionales que se desempeñan trabajando en la materia, pero lamentablemente la especialidad es muy cara, los equipos son de muy alto costo, pero es necesario contar con esta especialidad en la ciudad”, remarcó el oficial.
Orden de comandancia
Alertados sobre este inconveniente, el comandante Pedro Alvarado informó que a nivel institucional se tomó la decisión de no acudir a ninguna emergencia de tipo química, hasta que se disponga de la implementación normada, lamentando que se haya llegado a esta medida extrema.
“No podemos poner en peligro la integridad de los bomberos, pero esto no implica que no se responda a otros requerimientos para los que sí se cuenta con lo necesario, por ejemplo emergencias de combustible o monitoreos de ambientes por intoxicación con monóxido de carbono, pero en situaciones de mayor complejidad y peligro, no se va a acudir”, aseguró.
– ¿Entonces la ciudad queda desprotegida en esta materia?
– “Sí. Aunque existiría una empresa que podría realizar la contención en caso de derrame o filtración, pero los costos por estos servicios son elevadísimos, y tengo entendido que no operan en caso que exista presencia de fuego en la emergencia que enfrentan”.
Lo anterior, se ve acentuado por la difícil situación económica por la que está atravesando la centenaria institución, lo que hace imposible que la adquisición de dichos implementos sea autofinanciada, ni por la compañía a cargo de la especialidad, ni por el Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas.