Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Presunto incendio intencional afectó a cerrada empresa Turba Tierra del Fuego

Por La Prensa Austral Lunes 28 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
316
Visitas

En el lugar se observaron papeles arrancados de un archivador que aún se encontraba en el suelo, cerca de la turba, con los cuales los probables autores del siniestro encendieron una fogata inicial cerca del cúmulo de material apilado.

Un incendio al interior de la bodega de la cerrada empresa Turba Tierra del Fuego de Porvenir, ubicada en la parcela N°72 del Loteo Industrial Ruzze-Cañadón (a unos 2,5 kilómetros del centro de esta ciudad), fue denunciado la tarde del sábado pasado, al que concurrió personal y unidades rodantes del Cuerpo de Bomberos de Porvenir, apoyados por el camión aljibe de la municipalidad fueguina. En el lugar, los voluntarios constataron que ardía una apreciable cantidad de turba almacenada destinada al proceso de envasado, así como un grupo de fardos ya elaborados del mismo producto.

Mediante un extenuante trabajo de varias horas, los bomberos consiguieron, primero, sofocar el siniestro y luego, apelando a un pequeño cargador frontal que se guardaba en el inmueble, se dieron a la tarea de remover las distintas capas de materia prima. Ello, porque por su característica altamente inflamable, permanecían trazas encendidas entre medio de los terrones, que podían propender a que en cualquier momento se reavivara el fuego.

En el lugar de almacenaje -un antiguo hangar rematado hace un par de décadas a la Fach por los propietarios de la empresa minera, Ante Vukasovic y Alvaro Contreras, en la base de Punta Catalina- se previó en una primera instancia que el origen del incendio habría sido intencional. Todo ello, porque se observaron papeles arrancados de un archivador que aún se encontraba en el suelo, cerca de la turba, con los cuales los probables autores del siniestro encendieron una fogata inicial cerca del cúmulo de material apilado.

Asimismo, se constató que fue forzada una de las gruesas planchas de zinc que rodean la estructura del viejo hangar, por cuyo forado habrían ingresado los antisociales para provocar el incendio, ya que sus huellas se notaban en medio del polvo proveniente de la misma turba seca. Debido al poco espacio que dejó el doblez del zinc, se presume que habrían sido menores los responsables del hecho.

Lo peor es que al incendio, se unió los destrozos perpetrados a una moto scooter, a los vidrios de un auto antiguo y a los de todas las máquinas de trabajo guarecidas en la misma bodega, incluido el cargador frontal usado por los bomberos para finiquitar su trabajo de extinción. Al final, en cuanto a la estructura del enorme galpón, sólo se quemó una larga viga de madera, pero el resto salvó incólume.

Daños cuantiosos
por vandalismo

No obstante, no es el único daño vandálico que ha afectado a la otrora próspera industria isleña, ya que al edificio conexo -donde funcionaban las oficinas administrativas- en menos de 15 días le fueron destruidos todos los vidrios del inmueble, según evidenció José Raipane, quien tiene las llaves de las instalaciones. Dijo que el día anterior al del incendio observó a un grupo de cuatro niños pequeños que se escondieron en las cercanías, cuando él llegó al lugar a ver que todo estuviera en orden, tras permanecer un par de semanas en Punta Arenas.

Al acudir al siniestro, al día siguiente y luego ingresar a las oficinas, se sorprendió al ver que destrozaron todos sus vidrios, también el lavamanos del baño, una repisa vidriada y casi todos los enseres del interior, sin que robaran nada. Recordó que hace unos meses, cuando denunció un ingreso anterior, Carabineros dispersó un polvo químico que funcionó ahora, pues dejó al descubierto pequeñas huellas de calzado de niño, por lo que presume que los autores de los daños fueron los mismos menores que observó en las cercanías.