Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Rector de la Umag Juan Oyarzo: “Si uno mira los petitorios, no había ninguna necesidad de hacer ‘toma’”

Por Cristian Saralegui Domingo 7 de Agosto del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
278
Visitas

– “El 80% de nuestro presupuesto viene de matrícula y de proyectos y el 20% lo da el gobierno”, informó
la autoridad académica para justificar por qué no les fue posible acceder a la solicitud de los estudiantes
de rebajar el valor de la matrícula y los aranceles.

Más aliviado después de vivir su primer gran conflicto como rector de la Universidad de Magallanes, Juan Oyarzo Pérez, retomó sus funciones la semana recién pasada, al igual que los académicos, funcionarios y estudiantes. Fue casi un mes y medio de “toma” el que mantuvo a la primera autoridad de la casa de estudios pensando en un cierre de semestre, lo que finalmente sirvió para destrabar el conflicto con la Mesa Ejecutiva de la Feum y los representantes estudiantiles de las carreras. Se firmaron los acuerdos y la movilización llegó a su fin.

“Primera vez que me veo enfrentado a una situación muy especial. Los estudiantes que estaban dirigiendo este evento no eran los mismos que antes. Yo he pasado por varios movimientos, cuando estaba de decano, en el edificio antiguo y siempre tuvimos una buena relación con los estudiantes, pero ahora ellos mantenían una distancia. Fue una situación muy complicada, los diálogos no eran muy fluidos. (…) De repente (los estudiantes) dejaron de lado a los decanos porque no les producían confianza y dijeron que debían estar el rector y los vicerrectores en las reuniones, así que me puse a trabajar con ellos, pero fue duro, porque en la semana de receso estuve todos los días con ellos y con el vicerrector académico. Fue muy desgastante”, partió reconociendo el rector.

– ¿Cómo ha sido este proceso de reordenamiento en la Umag después de la “toma” y cómo se desarrollarán los acuerdos alcanzados?

– “Hay situaciones en que no se van a poder resolver pronto. Hay cosas de largo, mediano y corto plazo. Lo de largo plazo es la construcción de un edificio para la facultad de Administración y la parte Jurídica, esas carreras estarían cobijadas en un edificio y podrían formar parte de Educación. Ahora están todas en un mismo edificio, que es el más antiguo que tiene la universidad y entrar a invertir ahí, a la larga sale mejor construir un edificio que pueda dar mayor comodidad a los alumnos y profesores.

“Cuando hablo de largo plazo puede ser un año o dos, hay que armar el diseño, después el proyecto mismo y después tratar que el gobierno regional pueda ayudar en la construcción de este edificio”.

– ¿Cómo será el trabajo que desarrollará cada decano con los petitorios de facultad?

– “Cada decano se hace cargo de su facultad, de todo el petitorio de la facultad y de cada una de sus carreras. También la preocupación directa es por cada director. El decano vela porque cada carrera esté funcionando bien, pero el responsable de una carrera es el director de departamento y con la ayuda de un jefe de carrera”.

– ¿Tendrán reuniones periódicas?

– “Lo que les vamos a sugerir es que en estas reuniones de departamentos también incluyan a los estudiantes, para que ellos monitoreen el avance. Los queremos involucrar tanto en los consejos de departamento como en los consejos de facultad”.

– ¿Eso es para evitar que se llegue a instancias como las “tomas”?

– “No quiero que nos digan: ‘Esto no lo hicieron’. De lo que está escrito ahí, queremos cumplirlo y eso es algo de lo que personalmente me encargaré, de hacer un monitoreo más integral”.

– ¿Hacía falta más comunicación con los estudiantes, tomando en cuenta que hace un par de años no había Mesa Ejecutiva de la Federación y se perdió ese nexo y ahora se puede establecer mejor?

– “Cuando asumió la Mesa Ejecutiva, yo estaba contento porque, por lo menos, teníamos interlocutores, teníamos a quienes eran los voceros. Pero a poco andar nos dimos cuenta que la vocería que tenían ellos, sus estatutos adolecen de mucha debilidad, y se comprometieron a modificarlo en agosto, que debe darle más poder a la Federación como era en años anteriores, entonces eso tiene que hacerse pesar por parte de ellos. Lo otro que les mencionaba a ellos es que ese día, cuando recién asumieron, me reuní con la Mesa Ejecutiva para decirles que quería hacer una reunión con todos los presidentes y ver las necesidades de cada carrera. Y ellos en la noche convocan a un plebiscito, que era mandatado por la Confech, donde votaron 1.500 estudiantes de los cuales 900 no quisieron paro. Entonces, ellos después no respetan esa votación democrática. Lo que les decía a ellos es que esa “toma” no tenía ningún sentido, porque después ellos empezaron con petitorios internos.

“Me hicieron llegar un petitorio de un departamento y les dije: ‘¡Cómo va a ser a goteo, háganlo por facultad!’. Y cuando ellos lo presentan, nos dan tres días para solucionar el problema y, como no les damos cumplimiento, hacen la ‘toma’. Si uno mira los petitorios, no había ninguna necesidad de hacer ‘toma’, de estar un mes, 44 días, cuando perfectamente podíamos conversar lo que estaba ahí.

“Educación instala el tema de los aranceles de forma transversal, que no estaba incorporado. Era para permanecer más tiempo en ‘toma’. Se sabía que lo más complicado era decir: ‘Vamos a rebajar los aranceles’, ‘Vamos a disminuir los aranceles’ cuando nosotros vivimos prácticamente en función de eso. Lamentablemente el sistema está así, no es algo nuestro. Si es por pedir más recursos, tiene que ser al gobierno central, que le den más recursos a las universidades estatales”.