Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Se comprobó denuncia realizada por apoderados de la Escuela Villa Las Nieves y se inició proceso sancionatorio

Por La Prensa Austral Martes 11 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
8.697
Visitas

En el marco de la investigación que está desarrollando la Superintendencia de Educación al interior de la Escuela Villa Las Nieves, el organismo de fiscalización comprobó las acusaciones realizadas por un grupo de apoderados del colegio, sobre cobros indebidos que habría hecho la dirección del plantel educacional. Estos cobros se traducen en la compra de útiles de aseo y otros artículos destinados al desarrollo de la actividad escolar.
A esta denuncia, se sumó una nueva acusación sobre eventuales amenazas proferidas hacia los apoderados por el equipo directivo del colegio. Esta última situación fue expuesta ante la Comisión de Educación del Concejo Municipal.
La directora regional de la Superintendencia de Educación, Nieves Raín, informó que la fiscalización arrojó que se estarían haciendo cobros indebidos, por lo que está en marcha un proceso administrativo sancionatorio. En este caso, se dispone de la documentación presentada por los apoderados, que acredita los cobros.
Al respecto, insistió en su llamado a los apoderados a pagar lo que legítimamente corresponde. “El Estado entrega recursos a los sostenedores y éstos deben traspasar estos fondos a las escuelas para financiar las diversas situaciones que están relacionadas con la educación de los niños. Acá se trata de que los padres paguen lo menos que se pueda”, enfatizó la jefa de la Superintendencia, al explicar que el Centro de Padres tiene una cuota de admisión de 3.500 pesos. “Esto es todo lo que se puede pedir”, remarcó.
El resto de los gastos está cubierto a través de la subvención regular o la subvención escolar preferencial, entre otras líneas de financiamiento. En tal sentido recordó a los apoderados que los establecimientos reciben fondos que están pensados en la mantención de los distintos recintos escolares y por lo mismo es enfática al señalar que no se puede exigir a los alumnos la compra de tinta o de otros materiales de oficina, ni de limpieza, argumentando que estas son situaciones que son financiadas mediante fondos que entrega el Estado, “por lo que no corresponde que los papás lo paguen”, enfatizó.
El Departamento Jurídico de la Superintendencia de Educación se encuentra evaluando la sanción, que puede ir desde una medida administrativa hasta una multa.
A raíz de esta denuncia, dicho organismo envió un oficio a los colegios recordando la normativa que rige respecto de los cobros y de las exigencias que deben sortear los apoderados. Asimismo, insistió en la prohibición de que en las listas escolares figuren utensilios de aseo o de oficina.