Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Seminario internacional llamó a dar valor a la educación técnica-profesional en el país

Por La Prensa Austral Jueves 1 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
170
Visitas

En el marco de la reforma se realizó este encuentro en el que se abordaron los marcos legales, casos internacionales, la relación de la formación con el mundo laboral, y el estado de la Escuela Tecnológica de la Umag.

Considerada desde siempre como el “pariente pobre” de la educación chilena, las carreras técnico-profesionales han sido siempre vistas como la última opción para los estudiantes, bajo un estigma que valora casi exclusivamente la formación universitaria. Sin embargo, en los países desarrollados, la educación técnica es muy valorada y eso es lo que el Ministerio de Educación busca establecer en la sociedad, incluyéndola en la reforma.

Para ello, se desarrolló este martes el seminario internacional “Reforma educacional en la formación técnica-profesional en Magallanes”. La primera exposición estuvo a cargo del asesor de la Secretaría Técnico-Profesional del Mineduc, Cristián Lincovil Belmar, quien explicó: “En agosto, lanzamos la política nacional de la formación técnico-profesional desde el Ministerio de Educación, que la idea es generar un plan de trabajo de mediano plazo, que permita fortalecer la educación técnica en torno al desarrollo de trayectorias educativas y laborales de los estudiantes. Estamos comunicando y celebrando tanto esta política como conversando en torno a la creación del Centro de Educación Técnica Estatal de la región, que es parte del segundo grupo de regiones que las acogerá, y entiendo que la región se encuentra definiendo tanto el emplazamiento como las carreras que priorizará en su instalación”.

Para Lincovil, esta visión de desprecio hacia estas carreras tiene mucho de cultural, pues “creo que en el país valoramos la educación universitaria en exceso, de hecho, en el mundo del trabajo hoy hay dos profesionales universitarios por cada técnico, lo que en el fondo habla de esta distorsión de las reales necesidades para el desarrollo de Chile; en países más industrializados la proporción es mucho más pareja, e incluso más técnica que profesional. Diría que la última gran mirada a la educación técnica fue en 1998, hace casi 20 años y efectivamente las políticas públicas no habían abordado con fuerza la educación técnico-profesional y es algo que el ministerio ha tratado de revertir”, manifestó.

Posteriormente expuso la realidad de Argentina el vicerrector del Centro Educativo de Nivel Terciario Nº35 de Tierra del Fuego, Argentina, Carlos Fernando Gómez, quien explicó la evolución y situación actual de la educación técnica superior en su región. También entregó su experiencia, pero desde el punto de vista de Coquimbo, Carlos Sainz López.

Tras un panel de conversación y una ronda de preguntas, el director de la Escuela Tecnológica de la Universidad de Magallanes, Daniel Ruiz Soto, presentó la realidad de este tipo de educación en esta institución.

“Tenemos 873 alumnos en las escuelas tecnológicas en Punta Arenas, y la cifra ha ido aumentando significativamente. Las carreras técnicas han estado de siempre en la universidad, pero se crea la escuela en el año 2007, en marzo cumplimos 10 años, con cerca de 400 alumnos. Contamos con 15 carreras con alumnos matriculados, con acceso a la gratuidad, trabajadores en su mayoría, en vespertino, y de distintas áreas de especialidad”. El director de la Escuela Tecnológica de la Umag también cree que debe dársele valor a esta formación, porque “hay una escasez de técnicos y son los que finalmente contribuyen directamente al desarrollo productivo de las economías locales”, concluyó Daniel Ruiz Soto, indicando que el sueño que tienen es contar con un centro propio dentro de la universidad.

En tanto, el presidente de Chile Valora y dirigente de la Cut, Etiel Moraga añadió la visión del mundo laboral en que se insertan estos profesionales. “A nuestro juicio nos parece relevante porque más que formación técnico-profesional, es formación para el trabajo. Queremos que se recupere lo que antaño se hacía cuando el estudiante podía tener posibilidad de pasar por una escuela técnica, un centro de formación o un instituto, directamente al trabajo y ahí puedan pasar a la capacitación o certificación de competencias laborales.

“En los países más desarrollados, no hay tantas carreras universitarias. Lo que necesita un país meramente productivo como el nuestro para fomentar la producción del cobre, el bosque, el mar; por qué no formar profesionales para que este país sea más productivo, lo que hay que entender que lo que más necesita el país son profesionales técnicos”, finalizó Moraga, cuya exposición fue la última antes de dar paso a otro panel de conversación, moderado por la seremi de Educación, Margarita Makuc.