Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Simplemente cabe imitar lo bueno

Por La Prensa Austral Sábado 30 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
734
Visitas

Chile debe hacer e imitar lo mismo respecto de su reclamación Antártica y no esperar llorar para cuando el Tratado Antártico cese su vigencia viendo como sus vecinos (Argentina y Reino Unido) nos expulsan de nuestras propias costas antárticas por uso derechos económicos exclusivos fruto de Zona Económica Exclusiva impuestas por la Convemar

Esta semana se ha dado conocimiento a través de los medios de comunicación acerca de la aprobación del mapa denominado “Límite Exterior de la Plataforma Continental Argentina”, presentado por la Cancillería de ese país ante la 40° Comisión de Límites de la Plataforma que depende de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), demarcación en que el territorio trasandino se adjudica 1.700.000 km² más de lecho marino que lo postulado el año 2009.

A diferencia de Chile, la Patagonia Argentina, goza de una extensión continental submarina denominada “plataforma continental” que es una meseta submarina que abarca el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas hasta más allá del mar territorial de toda la prolongación natural del territorio argentino, plataforma que jurídicamente llegaba sólo hasta los 200 metros de profundidad y sólo hasta 200 millas de la llamada zona económica exclusiva marítima, esto era así hasta el 11 de marzo de 2016. Es decir la Argentina no tenía derechos exclusivos de explotación bajo los 200 metros de profundidad y más allá de 200 millas náuticas.

Pero ahora gracias a la aprobación del sistema de la Convemar, la Argentina  ya no tiene límites de profundidad -es decir sus derechos por de explotación exclusiva llegan hasta el núcleo de la Tierra- y además se extendió el límite de la base desde la costa hasta las 350 millas para uso exclusivo de la Plataforma Continental.

Con esta resolución, por ejemplo, ahora Argentina, puede alegar, desde el punto de vista técnico, científico y jurídico, que las petroleras no autorizadas que extraen recursos en la nueva  plataforma continental argentina deberán irse por que afectan los derechos exclusivos de explotación de la Argentina.

En cuanto a lo concerniente a la Plataforma Continental Extendida Antártica se ha alegado de parte de algunos que esto sería una contravención al Tratado Antártico, la verdad es que si bien la Comisión aprobó plataformas continentales para la Argentina bajo el paralelo 60 latitud sur, sólo servirá para ejercer derechos emanados de la Convemar una vez que se extinga la vigencia del Tratado Antártico, dado que Argentina es firmante del Tratado Antártico el cual señala  en Artículo IV, inciso 2: “Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras el presente Tratado se halle en vigencia constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial en la Antártida, ni para crear derechos de soberanía en esta región. No se harán nuevas reclamaciones de soberanía territorial en la Antártida, ni se ampliarán las reclamaciones anteriormente hechas valer, mientras el presente Tratado se halle en vigencia”.

Cabe señalar que Reino Unido el año 2007, hizo presentación formal ante la misma Comisión de la Convención del Mar, reivindicando una plataforma continental extendida de 200 millas de Zona Económica Exclusiva a partir del borde costero Antártico y Sur Atlántico que asume como propio. Por tratarse de un espacio que abarca más de un millón de kilómetros cuadrados de lecho submarino, tal reclamación británica quedó al igual que la Argentina, pendiente en su vigencia hasta que el Tratado Antártico deje de tener vigencia en lo que respecta a territorios ubicados bajo el paralelo 60 latitud sur.

Chile en cambio, para variar se ha quedado atrás, fiel al cumplimiento de los instrumentos a los que se somete, su conducta se mezcla entre el deber de cumplir y la desidia, dado que más que mal, si bien Chile no cuenta con una extensa plataforma continental ante la existencia de la  fosa oceánica que rodea a Chile producto de la zona de subducción entre al placa de Nazca y la Sudamericana, sí existe una considerable plataforma continental que excede las 200 millas en el lado Sur Occidental de la Península Antártica, y así como Argentina y Reino Unido han reclamado la extensión de su plataforma continental existentes en sus proyecciones Antárticas, Chile debe hacer e imitar lo mismo respecto de su reclamación Antártica y no esperar llorar para cuando el Tratado Antártico cese su vigencia viendo como sus vecinos (Argentina y Reino Unido) nos expulsan de nuestras plataformas continentales extendidas a partir de la milla 200 por no tener la extensión de 350 millas de la Plataforma Continental Extendida reconocida por la Convemar.

Chile ha implementado una eficaz Política Antártica, con una institución de excelencia como el Instituto Antártico Chileno  y las Fuerzas Armadas que han hecho ocupación efectiva tanto científica como logística en reserva de nuestros derechos inalienables para las futuras generaciones, complementando y apoyando activamente los esfuerzos mundiales ante el cambio climático y preservación de recursos naturales tanto vivos como no vivos en Antártica, sin embargo el escaso presupuesto en materia de investigación y una escasa planta funcionaria hacen que el trabajo este siempre al borde de la hazaña.

Chile tiene argumentos jurídicos e históricos sólidos para defender su ocupación y soberanía antártica, Chile es promotor y parte activa del Sistema del Tratado Antártico, y desde 1948 Chile y Argentina son aliadas en reconocerse mutuamente sus reclamaciones antárticas, por lo que más que ver una amenaza en el buen trabajo de la Cancillería argentina deberíamos imitar lo bueno y hacer lo mismo: velar por defender y delimitar nuestra Plataforma Continental extendida ante la Convemar en lo referente a islas del paso Drake y el Territorio Antártico Chileno y así estar en igualdad de condiciones y con nuestros vecinos antárticos Argentina y Reino Unido para cuando cese la vigencia del Tratado Antártico.