Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Faltas a la probidad, uso de información privilegiada y conflicto de interés detectó Contraloría en el Hospital Clínico

Por La Prensa Austral Domingo 31 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
3.598
Visitas

Un total de 17 irregularidades que derivarán en un sumario administrativo al interior del organismo, fue lo que determinó la Contraloría Regional de la República, luego de una auditoría realizada en el Hospital Clínico de Magallanes.

La investigación se efectuó a raíz de una denuncia realizada por el diputado magallánico de Izquierda Autónoma, Gabriel Boric, junto a dos particulares que solicitaron reserva de identidad, sobre eventuales irregularidades que habrían ocurrido en el recinto hospitalario entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de octubre de 2014, relativas a la contratación de servicios clínicos adjudicados al prestador AM Patagonia Servicios Médicos.

Luego de una exhaustiva revisión, que se extendió por casi un año, la Contraloría comprobó distintos hechos que no se condicen con lo establecido legalmente, como faltas a la probidad administrativa; discriminaciones para oferentes de otros lugares geográficos, beneficiando al único proveedor regional (AM Patagonia); uso de información privilegiada; realización por parte del Hospital Clínico, de exámenes licitados y pagados a AM Patagonia; entre otras.

Irregularidades

De acuerdo a los antecedentes recopilados por la Contraloría, en el período investigado se adjudicaron 41 licitaciones y 25 tratos directos a AM Patagonia Servicios Médicos Ltda., equivalentes a $632.095.000 y $59.226.598, respectivamente.

En la investigación se incorporó, además, una partida adicional no incluida en la muestra de licitaciones, ascendente a $8.840.000, correspondiente a la licitación de servicios de ejecución de 34 cirugías de cataratas, seleccionada en consideración a lo denunciado por los recurrentes.

Luego de la auditoría, el órgano contralor estableció que se incurrió en 17 irregularidades, donde destacan las siguientes:

– Intervenciones indebidas en procesos licitatorios, al comprobarse la existencia de correos electrónicos entre funcionarios del hospital y miembros de AM Patagonia, para sostener conversaciones de coordinación entre todos los potenciales involucrados interesados. Lo anterior se realizaba en las fechas en que ya se encontraba abierta la recepción de ofertas, lo cual atenta contra la normativa de licitaciones públicas, ya que las consultas y aclaraciones deben efectuarse a través del portal de Mercado Público y los funcionarios del servicio estatal tienen prohibido contactarse con eventuales proveedores, contraviniendo el principio de probidad administrativa.

– En las licitaciones de cataratas, adjudicadas a AM Patagonia, se utilizó como criterio de evaluación con puntaje máximo para las ofertas, el tener domicilio local en Punta Arenas. Lo anterior vulnera el principio de libre concurrencia de la Ley 19.886, donde se señala que circunscribir los procesos licitatorios a un determinado lugar geográfico constituye una discriminación arbitraria.

– Se instauraron criterios de evaluación que asignan puntaje a las ofertas en que participen profesionales médicos que conformen el equipo quirúrgico en calidad de funcionario activo en el Hospital Clínico, vulnerando el artículo 6 de la Ley 19.886, al establecer diferencias arbitrarias entre los proponentes, contraviniendo así el principio de igualdad de los oferentes y la libre concurrencia.

– Por otro lado, se determinó incumplimiento de las instrucciones emanadas de Contraloría, al comprobarse que trabajadores de AM Patagonia se encontraban desempeñando labores en el quinto piso del Hospital, en labores de gestión y cobranza de honorarios, contando incluso con una oficina. Según la normativa, los bienes de los órganos estatales deben emplearse para el cumplimiento de sus funciones y fines legales.

– La investigación arrojó incumplimiento de la jornada laboral institucional, luego de que médicos que son funcionarios del hospital efectúen prestaciones de carácter privado licitadas por AM Patagonia, durante su jornada de trabajo. Lo anterior vulnera el principio de probidad y el artículo 56 de la ley 18.575, ya que son incompatibles con la función pública, aquellas actividades particulares cuyo ejercicio deba realizarse en horarios que coincidan total o parcialmente con la jornada de trabajo asignada.

– También se determinó conflicto de interés en las adjudicaciones de contratos, luego de que Mario Mayanz, hoy ex director del Hospital, fuera también director del laboratorio Medi-Lab S.A. y dueño indirecto a través de la sociedad de inversiones Terra Australis, la que posee el 50% de las acciones de Medi-Lab. A su vez, Claudia Rodríguez, socia controladora de AM Patagonia y administradora de Medi-Lab, se convierte en el nexo entre las entidades, ya que también es parte del grupo empresarial del cual Mayanz es miembro. Todo lo anterior contraviene el principio de probidad administrativa, por intervenir en razón de sus funciones en asuntos en que tiene un interés personal, vulnerando el artículo 13 y 62 del Estatuto Administrativo.

– Por otro lado, se determinó que existieron conversaciones previas a la licitación de cirugías bariátricas, entre Francisco Berger y Javier Poblete, ambos parte del equipo de AM Patagonia, donde se apreciaba que contaban con información relacionada al proceso licitatorio con anterioridad, contraviniendo el principio de libre concurrencia y de igualdad de los participantes. Lo anterior fue comprobado por Contraloría, a través de correos electrónicos entre Pamela Franzi, en ese entonces jefa de la subdirección de gestión asistencial del Servicio de Salud, y Vladimir Moraga, subdirector médico de la época, entre otros.

– Otras irregularidades fueron consultas a los prestadores sin ajustarse a la normativa; exámenes licitados y pagados a AM Patagonia, realizados por el Hospital Clínico de Magallanes de manera institucional; que el equipo propuesto por el proveedor AM Patagonia no es el mismo que ejecuta la prestación; o que los pagos son superiores a los máximos establecidos en las bases de licitación, entre otros.

Procedimiento
disciplinario

La Contraloría estableció que se inicie un procedimiento disciplinario tendiente a determinar las eventuales responsabilidades administrativas que puedan derivarse de los hechos observados. Además, dentro de 60 días hábiles, el Hospital Clínico de Magallanes deberá remitir al órgano contralor, los antecedentes que permitan acreditar la realización de las acciones que se indican para subsanar algunas irregularidades.

Por otro lado, la entidad deberá adoptar, a lo menos, las medidas necesarias para dar estricto cumplimiento a las normas legales y reglamentarias que las rigen, evitando la reiteración de los hechos observados.