Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Taller “Explora con lupa” tiene listo sendero en la Reserva Nacional Magallanes

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
113
Visitas

Inauguración será el miércoles 7 de diciembre a las 11 horas

Formado por 17 alumnos del Liceo Juan Bautista Contardi, dirigidos por la profesora Cecilia Montenegro, registraron las características de los musgos y líquenes del sector, lo que quedó plasmados en 21 carteles, que instalaron en una circuito de 300 metros

Fotos Jaime Haro S.

Desde 2013, la profesora Cecilia Montenegro guía a alumnos del Liceo Juan Bautista Contardi en la investigación científica. Primero fue un taller y después, un club, que con el apoyo del programa Par Explora Magallanes de la Universidad de Magallanes, quedó bautizado como “Explora con lupa”. Y ese trabajo no solamente quedó en las aulas y laboratorios, sino que quedará a disposición de la comunidad y los turistas, que visitan la Reserva Nacional Magallanes (conocido popularmente como el “Parque japonés”). A 900 metros de la entrada, en medio de un cerrado y silencioso bosque, cercano a la ex mina Chama, se encuentra el sendero de musgos y líquenes que prepararon los alumnos de este taller, y que será inaugurado el miércoles 7 de diciembre a las 11 horas, con presencia de diversas autoridades.

Si bien el taller está conformado por 17 alumnos del Liceo Juan Bautista Contardi (salvo un ex compañero que ahora va en el Liceo San José), las obligaciones escolares hicieron que solamente cuatro pusieran los últimos carteles en el sendero. Francisco Villablanca, Camilo Fuentes e Ignacio Barrientos (de primero medio) y Francisco Tonko, de sexto básico.

“Nuestro proyecto fue elaborar un listado de todos los géneros y especies de musgos y líquenes, dos organismos que en un ecosistema son muy importantes, ya que el musgo retiene mucha humedad, al ser una planta que absorbe sus nutrientes del ambiente”, partió explicando Francisco Villablanca, mientras que Camilo Fuentes complementó: “Quisimos realizar este sendero con la finalidad de que haya un conocimiento de que hay que conservar y preservar los musgos y líquenes. Primero, estuvimos en un sector que se encontraba más abajo, volvimos este año, pero por los cambios climáticos que hubo, la diversidad de género y especies que encontramos fue mucho menor. Elegimos seguir subiendo un poco más para ver si podíamos encontrar más géneros y especies”.

A simple vista, distinguir un musgo de un líquen no es tarea sencilla. Así lo reconoció Francisco Tonko, quien al principio pensaba que los líquenes eran como manchas de pintura. Ignacio Barrientos asumió la explicación que diferencia a estos organismos: “Uno es planta y el otro una simbiosis, que es un proceso natural en que dos organismos distintos se fusionan para crear un organismo nuevo, en este caso un alga y un hongo, en la que el alga le aporta la fotosíntesis y el hongo la estructura, formando así el líquen. Los musgos entran en la categoría de plantas, pero son diferentes. No tienen raíces, sino rizoides que es una planta relativamente primitiva, por eso toman los nutrientes y la humedad del ambiente, porque los rizoides no les sirven para este fin, sólo para aferrarse al sustrato”. El estudiante añadió que la importancia que tienen es que “son las principales fuentes de agua dulce, conservan y regulan el ciclo del agua, ayudan a que en sequías grandes, mantengan el bosque”.

Pero además del entusiasmo de los estudiantes, está el apoyo de los apoderados. De hecho, dos, María Angélica Bahamonde Oyarzo y Paula Jiménez, acompañaron a los niños en la instalación de los carteles, pero han estado con ellos desde que muchos iban en segundo básico, cuando iniciaron el taller. A través de contactos, elaboración de material y gestión de recursos, han ayudado a los estudiantes en sus ferias científicas y viajes.

Ante ello, la profesora Cecilia Montenegro explicó que “cuando formé el club en 2013, tuve la visión de llamar a los apoderados y formar un centro de padres, que me ha seguido hasta la fecha. Cuando teníamos el listado clasificado de los organismos que íbamos a usar para hacer nuestro circuito, los apoderados vinieron a limpiar, por ejemplo. Han aportado económicamente, porque con los chicos hemos recorrido casi todas las ferias científicas, las muestras, y frente a la necesidad de recursos, los papás han estado presentes”, felicitó.

La docente ejemplificó en Ignacio Barrientos el compromiso y calidad humana del grupo: “El es ex alumno del Contardi, pero sigue participando en el club, jueves a jueves sigue llegando y haciendo su aporte. Ahora estudia en el San José y partió en segundo básico con nosotros. Hay un compromiso, responsabilidad con el grupo que te rodea, un proyecto, y quiero resaltar la fidelidad de estos chicos, así como la inclusión, ya que tenemos a un representante kawésqar, Francisco Tonko, y queremos llegar con él a Puerto Edén para hacer un estudio comparativo de la zona”, proyectó finalmente la docente, antes de concluir con la puesta de los carteles en la zona y esperar el “corte de cinta” del miércoles próximo.