Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Tenso final marcó foro panel en la Umag sobre proyecto de despenalización del aborto

Por La Prensa Austral Viernes 2 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
633
Visitas

“Si el obispo fuera mujer, el aborto sería ley” y “saquen sus rosarios de nuestros ovarios”, fueron algunos de los gritos que profirió un grupo de mujeres, que premunidas de un lienzo, se manifestaron al término del foro panel “Despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales”, que se desarrolló en el auditorio Ernesto Livacic de la Universidad de Magallanes y que fue transmitido por ITV Patagonia y la señal de TV Senado. El encuentro fue organizado por el senador Carlos Bianchi y contó con las exposiciones del docente de la Universidad de Chile, Ramiro Molina Cartes y del licenciado en Medicina, Mauricio Besio Rollero.

Tras las ponencias, se desarrolló el debate, en el que la moderadora fue la jefa de Crónica de La Prensa Austral, Elia Simeone Ruiz. Tras una disertación de la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Umag, Mariela Alarcón, intervinieron el presidente del Colegio Médico, Gonzalo Sáez, la presidenta del Colegio de Matronas, María Isabel Velich, el obispo Bernardo Bastres y el pastor Jaime Bravo. Precisamente, las discusiones en torno a temas valóricos, religiosos y las contraargumentaciones del punto de vista científico y de salud. El público, conformado en su mayoría por estudiantes que repletaron el salón, comenzó a manifestar posiciones a través de aplausos y comentarios en voz alta.

Cada uno de los participantes tuvo 20 minutos para exponer sus argumentos sobre el tema de la despenalización de la interrupción del aborto en tres causales, proyecto que se encuentra en segundo trámite constitucional en el Congreso. Las intervenciones de Sáez y del obispo Bastres fueron las que provocaron las mayores manifestaciones, sobre todo a la hora de las preguntas. La tensión fue en aumento hasta la irrupción de las manifestantes, justo cuando se ponía término al foro.

Mientras salía del auditorio, el profesor Ramiro Molina Cartes felicitó esta iniciativa, “que revela que las universidades estatales son las que están aportando realmente a los problemas del país. En segundo lugar, es absolutamente indispensable, en temáticas de este orden, especialmente en un mundo tan tradicional como el chileno, se puedan abrir espacios para que participe la gente y la comunidad. Y tercero, muchas de estas cosas podrían prevenirse si hubiera educación sexual, dado que no tenemos educación sexual y ninguna posibilidad, somos unos ignorantes consuetudinarios en el tema y por lo tanto, las consecuencias de ella, entre muchas cosas, está la interrupción del embarazo”.

Con respecto al debate final y las manifestaciones, el académico sostuvo que “la gente está discutiendo temáticas que tienen que ver con lo propio que es Chile, un país católico, con mucha ignorancia en los temas, y es un país con ignorancia incluso en lo que es su propia religión, y los catecismos realmente, no enseñan materias complejas como ésta, no da los principios básicos, por lo tanto, las consecuencias son obvias”.

A su vez, el presidente del Colegio Médico de Magallanes, Gonzalo Sáez, comentó que es positivo que estos temas se traten en las aulas universitarias y abiertas a la comunidad, porque “muchas universidades han renunciado a discutir los grandes temas y terminan discutiéndose en Twitter, que no tiene ningún peso intelectual. Me pareció que fue un debate bastante adecuado, donde se pusieron algunos puntos de vista interesantes para la toma de decisiones a nivel legislativo y fue una oportunidad para la comunidad universitaria de poder escuchar distintas ponencias, respecto de lo que considero que es lo mínimo exigible, que son las tres causales que se planten en el proyecto de ley”.

Con respecto a la acalorada discusión final y las manifestaciones de los estudiantes que están a favor del proyecto, Sáez estimó que “las expresiones de ese nivel son entendibles y esperables en gente joven, me parece bien que tengan puntos de vista y pasión. Ahora, creo que la discusión académica va por otros carriles y me parece que falta profundizar sobre estos temas. Lograr un consenso es lo que el país le está demandando al poder legislativo, que llegue a una conclusión y tome decisiones. A mí me parece que lo que se plantea en el proyecto es lo mínimo exigible para una sociedad civilizada como la nuestra “, concluyó.