Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

“Toma” de la Umag llega a su fin después de 43 días y sin cierre de semestre

Por Cristian Saralegui Viernes 29 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
129
Visitas

La presión ejercida de parte de la rectoría, que establecía el miércoles como plazo final para cerrar el primer semestre, apuró las gestiones para lograr un acuerdo y terminar con la “toma” en la Universidad de Magallanes. La Mesa Ejecutiva de la Federación de Estudiantes de la Umag logró frenar la firma de esta resolución y solicitó un encuentro para alcanzar acuerdos y negociar un levantamiento de la movilización.
El trámite fue corto. La reunión se realizó a las 11,30 horas de ayer en la sede de la carrera de Arquitectura, en el Instituto de la Patagonia, hasta donde asistieron el rector Juan Oyarzo Pérez, los vicerrectores y la representante de la Dirección de Asuntos Estudiantiles; mientras que por el lado de los alumnos, estuvo la directiva de la Mesa Ejecutiva, presidida por Pamela Contreras, además de los presidentes de las carreras. Tras poco más de una hora, el encuentro terminó con sonrisas. Había salido humo blanco y la “toma” llegaba a su fin, después de 43 días.
Sin disimular su alivio, el rector Juan Oyarzo entregó detalles de lo que será el proceso de regreso a las actividades en la casa de estudios: “La “toma” se baja, mañana (hoy) firmamos el acuerdo definitivo, con estos puntos que fueron concordados, así que el lunes comenzamos nuestras actividades. Desde ese día no se tomarán pruebas, solamente será una semana en que se hará un nuevo calendario, en que el vicerrector académico junto con los decanos van a estar a cargo. Ahora, cada facultad y cada carrera tiene una particularidad distinta, por lo tanto los tiempos de término es posible que no sean iguales”.
Dentro de los acuerdos logrados, el rector indicó que “los estudiantes nos plantearon diez puntos dentro de la baja de esta “toma” las que hemos aceptado. Solamente quedó pendiente el tema de la matrícula, que ellos van a hacer una proposición a la junta directiva, pero se concordó que le íbamos a dar facilidades en los pagos de la matrícula y también cómo nosotros vamos a ayudar a los que tengan más escasos recursos. Lo demás, la nota de eximición, la renuncia de una asignatura, eso fue concordado con ellos”.
El tema de la rebaja en las matrícula será entregado a la Junta Directiva, que se reunirá la semana del 15 de agosto para analizar la propuesta de los estudiantes, que consiste en que los aranceles de carrera continuarán congelados, sólo ajustando el IPC y que a partir de 2017 todos los estudiantes (excepto aquellos de primer año que tienen un mecanismo diferente de matrícula), podrán cancelar su matrícula en dos cuotas (la mitad del monto total), una de ellas el primer semestre y otra cuota el segundo semestre. Además, se implementará mecanismos de ayuda socio económica (“beca matrícula”) para quienes teniendo la certificación correspondiente, no pudiesen cancelar matrícula.
Otro punto acordado se refiere a las notas de eximición, que será de 4,5 para los estudiantes. En tanto, para estudiantes trabajadores y estudiantes Etec (Escuela Técnica) el promedio será de 4,0. Esta medida será válida tanto para el primer como el segundo semestre del año en curso.
Además, se abrirá un período de una semana para la renuncia de ramos, con el fin de evitar la pérdida de becas, créditos y otros beneficios. Asimismo, se respetarán las semanas de receso calendarizadas en septiembre y octubre (fiestas patrias y semana de la universidad), para que los alumnos que tengan viajes programados, no pierdan sus pasajes.
No cierra el semestre
El rector enfatizó que se echó pie atrás en la decisión de cerrar el semestre, y que “entramos el lunes a reprogramar el primer semestre, que eran dos semanas y media que faltaban para terminarlo y de ahí continuamos el segundo. Con toda seguridad el año se extenderá hasta enero, seguramente parte de ese mes estaremos en período de clase y exámenes, pero nuestro límite es el día 23, cuando todo el personal sale de vacaciones y se cierra el semestre”.
El rector indicó además que durante la tarde iba a sostener una reunión con el Consejo Académico para informarles de los alcances del acuerdo.
Uno de los puntos sensibles estaba relacionado con las prácticas e internados, ya que quienes estaban en este proceso corrían el riesgo de perder el año, dependiendo de la carrera. Al respecto, el rector tranquilizó diciendo que “les dijimos que efectivamente las prácticas en el área de la docencia como también los campos clínicos, en conjunto con los directores y la decana, harán sus reprogramaciones y desde el lunes podrían comenzar esta actividad”.
Balance positivo
Aunque hace un par de semanas parecía que las posiciones entre las autoridades universitarias y los estudiantes eran irreconciliables, al final hubo flexibilidad de ambas partes para llegar a acuerdos. La presidenta de la Mesa Ejecutiva de la Feum, Pamela Contreras informó que las dependencias de la universidad que permanecían ocupadas desde el 16 de junio serán entregadas mañana al mediodía.
“Salud ya firmó, Ingeniería tenía algunos detalles de redacción, y Humanidades es el único que falta, tenemos redactado el documento, mañana (hoy) debería firmarse ése más el acuerdo de hoy (ayer). Estamos conformes, no obstante hay mucha ejecución durante el segundo semestre, así que esperamos que lo acordado se cumpla durante el segundo semestre, que son los plazos que se estipularon para el cumplimiento de los petitorios”, indicó Contreras.
La posibilidad del cierre del semestre fue algo contra lo que lucharon para revertir, lo que resultó favorable para el alumnado, que también manifestó su rechazo a la medida, exigiendo una pronta solución. “Obviamente era una medida que no íbamos a permitir que sucediera, ante todo era una prioridad para nosotros no aceptar el cierre de semestre. Cuando conversamos con el rector le pedimos que no lo firmara como estaba estipulado, sino que nos diera plazo hasta hoy en la mañana para poder negociar, él aceptó esa propuesta cuando conversamos y el acuerdo fue no firmar la resolución del cierre de semestre, deponiendo la ‘toma’ en las condiciones que solicitamos”.
Y aunque pudiera pensarse que esa presión de cerrar el semestre logró que los dirigentes estudiantiles flexibilizaran su postura, el balance de Pamela Contreras es positivo, “más allá de las consecuencias de alargar el año académico, y reanudar las prácticas ahora; yo creo que lo que se logró con los petitorios y lo que se siga logrando el segundo semestre y el próximo año sea satisfactorio, si los petitorios se cumplen, obviamente va haber un cambio que se notará al corto, mediano y largo plazo, por lo que sacamos más conclusiones positivas que negativas”.
En cuanto a los acuerdos, la dirigente destacó que “los aranceles se van a mantener congelados, sólo con ajuste del IPC, y acordamos no cerrar las puertas a la rebaja de matrículas. Se va a enviar nuevamente una propuesta a la Junta Directiva, que fue lo que se aceptó por parte de la Vicerrectoría de Finanzas y la Rectoría también, así que esperamos seguir negociando eso pero no bajo la ‘toma’ como lo estábamos haciendo, no obstante sí logramos acuerdo en lo que es flexibilidad de pago, cobro, y buscar mecanismos para poder cancelar las matrículas”.
Otro de los temas incluidos en los petitorios establecía arreglos en algunos recintos, principalmente en el edificio de Humanidades, que presenta graves deficiencias. “Los petitorios tienen los plazos estipulados de infraestructura, los informes técnicos que deben levantarse. El segundo semestre hay algunas reparaciones que deben quedar listas, y otras que se deben hacer en períodos de receso, porque no se pueden hacer con tránsito de gente en la universidad, así que el próximo año también debieran haber varios temas concretados en lo que es infraestructura y equipamiento”, concluyó Pamela Contreras.