Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Transportistas denuncian que viaje tormentoso mató a 50 animales

Por Poly Raín Sábado 18 de Julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.196
Visitas

La demora en dos días del zarpe del transbordador desde Puerto Natales, sumado un día más de espera para cruzar el golfo de Penas, le pasó la cuenta al menos a 50 de los 2 mil 100 vacunos, los que perecieron en el último viaje a Puerto Montt, a bordo del ferry Puerto Edén de los registros de la empresa Navimag.

La información fue confirmada por un agente de corretaje de ganado y por los mismos transportistas que esta vez perdieron animales.

Las muertes fueron atribuidas a la falta de alimento, agua y ventilación suficiente al interior del buque.

Si bien los afectados calcularon en medio centenar los bovinos que no soportaron el estresante viaje marítimo, se estima que dicha cifra pudiera elevarse una vez que los animales lleguen a sus destinos. Generalmente, una parte de los vacunos va destinada a frigoríficos y la restante a campos de engorda de la zona sur.

La naviera Navimag atribuyó la mortandad a las razones exclusivamente de carácter climático, que retrasó en dos días el zarpe del transbordador desde Puerto Natales, ello considerando que los camiones cargados con animales llegaron al terminal marítimo de dicha ciudad el viernes 10 de julio.

Corretaje de ganado

En el caso de Patricio Urzúa, dedicado al corretaje de ganado, en este viaje perdió alrededor de 20 animales, de los 600 que trasladó a Puerto Montt.

Su molestia pasa porque el Servicio Agrícola y Ganadero (Sag) exige el cumplimiento de una normativa que los transportistas se esmeran por cumplir, pero se encuentran con que la naviera no cumple los itinerarios, lo que genera este tipo de desastre a bordo.

Remarcó que los clientes cumplen tácitamente los horarios de embarque de carga y en general todos los protocolos, no obstante criticó que Navimag está más preocupada de cargar harina de pescado para las salmoneras, en vez de darle preferencia a los equipos con ganado.

En este viaje los bovinos estuvieron siete días a bordo de los camiones, por lo que Urzúa se pregunta: ¿quién vela por el bienestar de los animales? ¿No debiera ser el Sag?

“Cargamos el viernes los animales en Natales, pero el barco recién zarpó en la madrugada del lunes, a lo que se suma el inconveniente vivido en pleno golfo de Penas, donde la nave estuvo un día detenida por mal tiempo, lo que me parece bien para que no corran un riesgo mayor”, afirmó el corredor de ganado, tras lo cual aclaró que Navimag no responde frente a la muerte de animales en viaje.

Transportista

Dos décadas lleva Miguel Salazar dedicado al transporte de ganado hacia la zona norte, quien dio cuenta que de las dos rampas con 60 animales que viajaron en el ferry Edén, murieron siete vacunos. Denunció un abuso por parte de Navimag hacia los transportistas de Magallanes, sin que ninguna autoridad sea capaz de poner atajo a una situación monopólica. “Aquí se demuestra que la conectividad con el centro del país es nula y que los políticos solo aparecen en época de campaña”, se quejó.

Salazar expresó su rabia e impotencia porque frente a este imprevisto el único quien debe absorber las pérdidas es el transportista. En su caso, por un flete que cobró 1,9 millones de pesos, hasta ayer había perdido 3 millones de pesos.

Navimag

En relación a las críticas de los usuarios del servicio marítimo, el gerente comercial de Navimag, Ramón Ampuero Asencio, explicó que particularmente en este zarpe se vieron enfrentados a condiciones climáticas muy adversas, que obligó a su llegada a Natales el viernes pasado a fondear en un lugar seguro. Lo mismo ocurrió en el golfo de Penas, donde olas de 7 metros de altura hicieron necesario que el capitán del buque tomara los resguardos, para la seguridad de los pasajeros y la carga, de modo de evitar los movimientos bruscos al interior de la nave.

Junto con retrasar dos días su zarpe desde Natales, lo mismo sucedió con su recalada en Puerto Montt, donde hubo una demora de 24 horas.

En este cruce marítimo trasladaron una masa ganadera de 2.100 cabezas, de los cuales hasta ayer tarde se habían contabilizado 35 animales mortecinos.

“Gracias a que el capitán del barco decidió fondear en una zona segura, se evitó que la mortandad fuera mayor”, destacó Ampuero.

El ejecutivo afirmó que este tipo de eventos no es aislado, al recordar que años anteriores se han registrado desgracias mayores, con caídas de equipos y jaulas con animales, donde los perjuicios han sido elevados.

En razón de lo anterior, han sido más prudente en la navegación.

Reconoció que al enfrentar este tipo de travesía marítima, es difícil asignar a uno u otro el daño. “Todos somos responsables de alguna forma de lo que ocurrió”, subrayó. Por lo mismo, planteó que no hay empresa alguna que asuma el riesgo de asegurar este tipo de carga.