Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach
Voluntariado insistió en un trabajo integral

Tres adultos mayores permanecen abandonados en Hospital Clínico

Por La Prensa Austral Sábado 21 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
823
Visitas

A ello se suman los usuarios alcohólicos quienes una vez desintoxicados, retornan a la calle.

Insistiendo en la necesidad de contar con un trabajo integral, que aborde de manera intersectorial para resolver el problema de los pacientes abandonados en el Hospital Clínico de Magallanes, la presidenta del voluntariado de las Damas de Celeste, Inés Vidal Andrade, se refirió a la situación que viven los adultos mayores y de los pacientes que siendo alcohólicos en situación de calle ingresan a dicho centro asistencial, quienes una vez desintoxicados retornan a la calle.

En la actualidad, son tres adultos mayores que permanecen en este centro de salud en situación de abandono, debido a la falta de redes de apoyo. Estos se encuentran internados a la espera de que gestione un cupo en el Hogar de Cristo o bien en el Establecimiento de Larga Estadía de calle Hornillas.

“Si bien uno ve a las familias, pero luego las visitas se van distanciando. Yo no sé los motivos del abandono y no soy quien para pedir explicaciones, además hay gente del campo que no se casó, ni generó lazos, por lo tanto, están en la indefensión. Llegan acá en sus últimos años y ya muy mal, y no hay dónde irlos a dejar”, planteó.

En razón de lo anterior, Inés Vidal dijo haber planteado en su oportunidad la necesidad de contar con viviendas tuteladas. Pese a que se les prometió revisar la propuesta, pero nunca se hizo nada. Las viviendas tuteladas permitirían manejar los pacientes que están en el Hospital Clínico, porque no tienen adónde ir. Levantarlos, permitiría insertarlos en talleres. En ocasiones, incluso, se ha conseguido reintegrarlos a la familia, aunque después no hay un seguimiento.

Puso el ejemplo de una mujer adulto mayor internada en el centro asistencial, que padece un tipo de demencia y que no tiene familiares que la visiten, estando en estado de abandono.

A lo anterior, se suman las personas en situación de calle y que padecen de problemas de consumo de alcohol y que muchas veces arrastran tuberculosis. Son personas atendidas en el Servicio de Urgencias, y que luego de recibir curaciones, son derivadas a un proceso de desintoxicación, donde pasan tres o cuatro meses, pero luego vuelven a la calle, donde recaen por la falta de redes familiares.