Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Vecina acusa su sobrino concejal de querer arrebatarle parte de un terreno

Por La Prensa Austral Martes 26 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
2.405
Visitas

Una importante superficie del terreno de su domicilio particular, heredado de su difunto esposo, está a punto de serle arrebatado a la vecina de tercera edad de Porvenir, Adelfa Nancuante, tras recibir una demanda interpuesta en su contra en el Juzgado de Tierra del Fuego por su cuñada y su sobrino, el concejal de esta comuna, Javier Nancuante y una hermana de éste, según denunció. La mujer indicó que el jueves de la semana pasada recibió la sorpresiva notificación en su contra, en que figura el edil al que de niño, crió como su propio hijo.

De acuerdo a lo señalado por la mujer de 67 años y que vive de su invernadero, después de contraer matrimonio con su fallecido esposo, José Nancuante, en 1978, pasó a ser copropietaria del terreno ubicado en calle Esmeralda Nº157 esquina Oscar Viel, que originalmente tenía 25 metros de frente por 35 de fondo. Empero, algunos años después el matrimonio traspasó a una hermana del marido la mitad del área (25 metros de frente), quedando ellos con el otro frontis de igual medida.

“Un gran dolor”

Al parecer, como antaño las medidas no se tomaban con mucho cuidado y primaba lo que indicaban las escrituras, es probable que uno de los frontales tuviera una medida menor. Fue así que un arquitecto hizo una nueva medición por GPS, que más tarde derivó en la demanda que le exige la devolución de un metro y medio del ancho del sitio, lo que incluso le arrebataría parte del invernadero.

“Es un dolor muy grande, porque también son mi familia, si mi sobrino Javier era casi como un hijo”, lamentó. Aunque se trate de un caso particular, el hecho llama la atención por tratarse de una autoridad comunal y porque el edil aparece como signatario de una demanda representada a través de la Corporación de Asistencia Judicial, organismo que atiende casos sociales a personas de escasos recursos a través del departamento social del municipio.

“Este es un caso netamente familiar y corresponde a una demanda que está presentando mi mamá, Gloria Levicoy, a la tía Adelfa y viene de 2012, cuando ella recurrió a la Corporación. En ese tiempo yo no era concejal y según nos dijo el abogado, tenía que firmar la demanda junto a mi hermana, porque tenían que ser parte los dos hijos para hacerla ejecutiva”, explicó el edil aludido.

Javier Nancuante subrayó que por lo mismo debió dejar de lado la parte familiar y el aspecto sentimental del caso. En cuanto a recurrir a la Corporación Judicial, admitió que “quizás sea algo irregular, pero esto lo inició mi mamá y reitero, fue entre 2011 y 2012, cuando yo aún ni sabía si iba a ser concejal, ya que asumí en diciembre de ese año”.

Terminó afirmando que aún cuando una vez intentó negociar con su tía para llegar a un consenso, no lo consiguió, por lo que a su mamá no le quedó otra opción que usar la vía judicial. Por lo anterior, dijo que “acá hay un tema legal entre dos personas, no es que yo me esté aprovechando del sistema, porque, ¿cómo voy a borrar papeles que venían de mucho antes?”, preguntó.