Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Vecino apela a la solidaridad tras perder su única fuente de ingresos en un incendio

Por La Prensa Austral Martes 26 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
107
Visitas

Con sus propias manos Manuel Calisto Catelicán levantó la vivienda que hoy se emplaza en Pedro Bórquez Nº0876, población Carlos Ibáñez. Dicho inmueble fue afectado por un incendio en la madrugada del pasado 3 de abril, mientras su propietario permanecía en Osorno junto a su familia, siendo tratado médicamente por una compleja enfermedad que le dificulta trabajar. “Si yo pudiera trabajar como antes, lo haría sin pedir ayuda, pero mi salud ya no es la misma, y me veo obligado a apelar a la solidaridad de los vecinos, y toda la gente para la cual en algún momento trabajé”, expresó.

Un reumatismo crónico que se ha acrecentado con el paso de los años ha mermado la calidad de vida de este maestro constructor, quien evoca cuando con martillo y serrucho levantó su vivienda que hoy quedó convertida en ruinas. “Por la edad aún no puedo pensionarme y estoy imposibilitado de trabajar, por lo mismo transformé la casa en dos, en el primer piso vivía junto a mi señora y mi ahijado (11 años) a quien crecimos desde pequeño, y el segundo piso lo hice un departamento para arrendar (…) con los 200 mil pesos de la renta hemos podido mantenernos en Osorno, donde me tuve que ir en diciembre pasado buscando un reumatólogo que me pueda ayudar”, relató Calisto, quien a la distancia se enteró del incendio que afectó a la familia que arrendaba dicho departamento.

Con la emergencia, la familia ha perdido la única fuente de ingresos que tenían, por lo que hoy, en Punta Arenas, está haciendo los esfuerzos para reconstruir el inmueble y retomar su tratamiento médico, hasta entonces pernocta en el primer piso, sorteando las bajas temperaturas que se han registrado en los últimos días, y a duras penas, trabajando en hacer reparaciones momentáneas a fin de impedir que el agua ingrese a la propiedad.

“He conseguido algo de madera y materiales de construcción, pero mis fuerzas no me dan”, comenta visiblemente afectado y con una dificultosa respiración. “Hemos gastado todo lo que teníamos ahorrado ahora, pero la verdad es que no hay más dinero, incluso una vecina es la que me está dando comida”, comentó sobrecogido Calisto.

La municipalidad dispuso de una batea para el retiro de los escombros, labor que está ejecutando con dificultad al tener su movilidad comprometida, por lo que manos colaboradoras serían de gran ayuda, reconoce.

“He trabajado para tanta gente acá, y recuerdo cada vez que me decían ‘maestro, bájese un poquito con el precio’, a esos patrones llamo ahora a tendernos una mano, saben que soy una persona de trabajo, honesta y que hoy necesita que le tiendan una mano”, concluyó.

El vecino, requiere principalmente planchas de techo y para forrado interior. Su fono es el 988457434.