Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Vecino cuenta el drama que significa vivir al lado del vertedero municipal

Por La Prensa Austral Martes 16 de Febrero del 2016

Compartir esta noticia
308
Visitas

– Justo Miranda denuncia que varios de sus vacunos han muerto por comer bolsas plásticas, reclama por plaga de zorros, además de nauseabundos olores que percibe todos los días.

Muchos de los natalinos saben que el vertedero municipal se ubica en el sector de la Colonia Isabel Riquelme, en los alrededores de la capital de Ultima Esperanza.

Incluso, no ha pasado desapercibido el cerro de basura que se ve desde  el camino y la playa al circular por el sector, ya sea en vehículo o a pie.

Lo que muchos desconocen es cómo sería despertarse todos los días  con el vertedero al lado de una casa. Es lo que le acontece a Justo Miranda Vera, hace varios años.

“Hace varios años que tenemos el problema del nylon que por un asunto de los vientos que corren de norte a sur viene a parar a nuestro predio. A tanto llegó el tema que unas 40 hectáreas no las podemos utilizar por que están con bolsas y sus restos. Lo que agravó la situación es que el municipio por varios años no limpió ni contuvo el tema de las bolsas”, reclamó.

Pérdida de animales

Relata Justo Miranda, pequeño ganadero, que desde que comenzó el vertedero ha perdido a la fecha muchos animales: “lo que pasa es que los vacunos se tragan las bolsas. Algunos dicen que es porque traen o están impregnadas en sal”.

El hijo de Justo Miranda corrobora el relato de su padre, señalando que el último animal muerto, una vaca preñada, la descubrió un día en un bajo y al pasar  al otro día  tanto los perros, gaviotas y zorros (existe una plaga en el sector pues encuentran alimento en el vertedero), se habían comido incluso hasta el nonato y las bolsas estaban a un costado de los restos del animal.

Querella en contra del municipio 

Miranda señala que como una forma de que el municipio respondiera por la contaminación y daño que estaba causando el vertedero, presentaron una querella por daños y perjuicios, ante la cual el tribunal local se declaró incompetente.

Hoy día, están  a la espera de cómo se va a definir el curso legal en tribunales.

Salud y Sag al tanto de la situación

Justo Miranda, por otra parte, señala, que tanto Salud como el Servicio Agrícola y Ganadero (Sag) están al tanto de las vacas muertas.

Hacia el año 2006 el Sag analizó y emitió un informe respecto de un animal fallecido con bolsas plásticas en sus interior. También hace dos años analizaron a otro animal muerto.

Desde un pequeño cerro, en el predio de Miranda, se puede ver a unos cuantos metros el vertedero municipal.

Impacta constatar la cantidad de bolsas plásticas que acopia actualmente este lugar.

A orillas de la cerca ,que hace de límite entre los predios, hay una gran cantidad de grandes bolsas blancas llenas de este material.

Pareciera ser que aunque gran que parte del comercio natalino está impulsando el no uso de bolsas plásticas,  éstas no disminuyen  en el vertedero.

Comenta Miranda que actualmente del lado de su propiedad han disminuido las bolsas, por que trabajadores municipales se encargan de recogerlas. E, incluso, hasta tienen instalado una especie de toldo donde estos descansan y se alimentan después de la faena.