Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

Vecinos exigen a autoridades una solución antes de que ocurra una desgracia en el abandonado ex hospital

Por La Prensa Austral Lunes 16 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
668
Visitas

Yo me pregunto ¿el intendente se va a hacer responsable cuándo estos muchachos en estado de ebriedad cometan un delito grave?, imagínese que el otro día atacaron al guardia, ¿quién se va a hacer cargo si ocurre una muerte o una violación acá adentro?”, fue el aislado reclamo de uno de los vecinos del pasaje Goleta Ancud, situado a escasos metros del costado oriente del ex Hospital Regional. Hace algunos días, fueron los propios vecinos quienes acudieron en ayuda de uno de los guardias, luego de que éste fuera atacado por desconocidos.

Un grupo en “Whatsapp” alertó a los vecinos que residen en los alrededores del ex centro asistencial sobre el último episodio de violencia que estaba ocurriendo al interior.

Son dos guardias quienes deben cubrir el enorme edificio. El jueves de la semana antepasada, tras ser alertados de un ruido, uno permaneció en su garita de vigilancia, mientras el segundo, provisto sólo de una linterna, comprobó cómo dos personas, relativamente jóvenes, habían quebrado un vidrio para ingresar a las instalaciones.

Lo que no sabía este guardia, de iniciales J.A.V.A., es que un tercer antisocial se ocultaba en las sombras, quien cobardemente lo agredió con un golpe de puño y armado de una piedra lo golpeó en el rostro, cayendo éste, donde terminó siendo agredido por el trío de desconocidos, ensuciándolo con pintura, para posteriormente huir hacia dependencias interiores del recinto.

“No sé cómo los vecinos se enteraron, es más, ya habían dado cuenta a la policía (…) incluso fueron los propios vecinos quienes entraron al hospital para buscar a los agresores, mientras carabineros buscaba afuera, pues éstos aseguraron que no podían ingresar al tratarse de un recinto privado”, relató el trabajador, quien optó por mantener en reserva su identidad por temor a represalias.

Sin embargo, la ronda vecinal y policial no arrojó resultados, ya que no se dio con los autores de la golpiza. La víctima fue trasladada al Hospital Clínico para la constatación de lesiones y formalizar la presentación de la denuncia.

Desprotección

Es cosa de darse una vuelta por el exterior del deteriorado recinto para apreciar numerosos ingresos habilitados por desconocidos. Pese a que el personal de la empresa de seguridad, prestadora de servicios del gobierno regional, ha instalado alambre de púas, tapias de maderas y mallas plásticas, nada impide que se pueda vulnerar el perímetro.

El ala del pasaje Goleta Ancud, al costado oriente del ex hospital, resulta ser el más afectado por los destrozos.

Muy bien lo saben los vecinos, quienes aparte del grupo formado para mantenerse informados entre sí, han instalado cámaras de vigilancia y mejorado las medidas de seguridad de sus hogares, invirtiendo importantes recursos para esto, pese a lo cual admiten que mientras no se tomen medidas concretas, seguirán viviendo atemorizados, no sólo por sus hogares, sino que por el temor a que al interior del edificio se desencadene una tragedia.

Reiteradas denuncias

“No ha sido una, ni dos, han sido numerosas las veces que he llamado a Carabineros, pero explican que ellos nada pueden hacer, ya que no pueden entrar al hospital porque es un recinto privado. Yo me pregunto: eso significa que cuando escuchemos gritos al interior, es mejor no llamarlos porque no van a poder entrar”, reclamó Elsa, antigua vecina del sector.

Similar preocupación mostró Claudio, otro vecino, quien aseguró que incluso ha visto a jóvenes subiendo al techo de lo más alto del edificio, situación que fue denunciada, pero que nada se pudo hacer. “Un día de estos, ni Dios lo quiera, va a ocurrir una desgracia, y las autoridades tendrán que hacerse responsable, ¿será el intendente quien tendrá que responder?, la verdad es que yo lo dudo mucho”, comentó.

En cuanto a posibles soluciones para esta infraestructura, todos los consultados por este medio coinciden que la idea sería darle pronto una utilidad al recinto o bien reforzar la vigilancia nocturna, cerrando efectivamente los accesos, tapiando puertas y ventanas del primer nivel, y facultar a Carabineros para que ingresen al menos una vez al día al ex centro de salud.

El 17 de diciembre de 2010 se inició el traslado de los pacientes y funcionarios hasta el edificio del actual Hospital Clínico, emplazado en Avenida Frei con Los Flamencos, tras lo cual las instalaciones comenzaron a ser desocupadas, hasta los días de hoy, donde el deterioro se hace evidente.