Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Vecinos exigen que inmueble municipal en estado de abandono sea demolido

Por La Prensa Austral Lunes 2 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
532
Visitas

Casi cinco años han pasado desde que las instalaciones de un recinto -que estuvo a cargo del Servicio Nacional de Menores (y previamente Carabineros) así como la Fundación Esperanza- quedó literalmente “a la deriva”, según consta de las palabras de los dirigentes de la junta vecinal Gobernador Viel, Guillermo Uribe y Pedro Torres.

Afirman que la infraestructura en desuso, ubicada en calle El Ovejero Nº0155, ha sido apropiada, por personas “en situación de calle”, quienes cada noche se reúnen a ingerir alcohol y solventes, generando ruidos molestos, generando además temor en el sector, el que es habitado principalmente por adultos mayores.

“Nuestra población es muy antigua y por lo tanto, muchos adultos mayores transitan todo el día por este sector. En las mañanas, cuando deben tomar locomoción se genera un temor natural, dado que las personas que se reúnen en esta casona abandonan dicho espacio en las mañanas, para retornar en las noches. Los vecinos están muy inquietos, porque además de todo el ruido molesto, sabemos que la ingesta de alcohol acarrea desgracias que podrían ser evitables. Pedimos por eso, demolición de esta infraestructura”, afirmaron los dirigentes Guillermo Uribe y Pedro Torres.

Promesa de demolición

El presidente de la junta de vecinos Nº4 de la población Gobernador Viel, Guillermo Uribe Savareses recordó que el referido inmueble fue ocupado por un Hogar de Carabineros y posteriormente por el Servicio Nacional de Menores, entidad que lo dejó a tuición de la Fundación Esperanza.

En la actualidad, la infraestructura pertenece al municipio de Punta Arenas, razón por la cual el dirigente señaló que ya sostuvieron una entrevista con el alcalde Boccazzi, quien les informó que existían planes de demolición de la instalación, pero sin dar fechas determinadas.

“Hemos conversado mucho con el alcalde Boccazzi sobre este tema y la autoridad nos dice que el inmueble se va a demoler, pero la interrogante es: ¿cuándo se va a demoler? Los vecinos ya no viven tranquilos, a consecuencia que este lugar ha sido transformado en un antro. Siempre digo que hasta que no encuentren a una persona fallecida, las autoridades no se van a inmutar”, expresó Uribe.

Para el integrante de la representación vecinal, Pedro Torres López, otro de los problemas que se suscita en el sector, -vinculada a la presencia de un inmueble abandonado- es que dicho espacio colinda con tres establecimientos educacionales, las escuelas Pedro Pablo Lemaitre y Juan Williams y el Liceo Contardi, transitando por el lugar numerosos escolares, situación que eventualmente podría ser riesgo de accidente.