Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Ya es definitivo: empresa constructora Trancura desapareció de Tierra del Fuego

Por La Prensa Austral Martes 13 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
2.669
Visitas

A una veintena de trabajadores de la firma capitalina se les adeuda sueldos e imposiciones

 

Muchos operarios debieron regresar a sus ciudades de origen, porque también se les debe a los dueños de hostales de Porvenir. Las deudas también se extienden a proveedores y sub contratistas

 

Para los más de 20 trabajadores de la empresa constructora santiaguina Trancura a quienes se les adeuda sueldos e imposiciones y para el municipio de Porvenir, para el que ésta ejecutaba obras de financiamiento estatal, su falta de liquidez ya es un hecho concreto y revelaría la quiebra definitiva de la firma contratista capitalina. Así lo señaló su ex funcionaria en la capital fueguina, Yessica Guerrero, quien de pronto dejó de obtener respuesta de los jefes, tanto del que ejercía en la isla como del que disponía la gestión desde el Area Metropolitana.

Cuando el gerente de la constructora en Santiago, ni el jefe administrativo local aparecieron más en Porvenir y dejaron de responder a sus llamados telefónicos, Yessica -quien cumplía funciones administrativas- decidió hacerse cargo de la representación de todos los trabajadores afectados. Se incluyó a sí misma, teniendo en cuenta que también le debían sueldos e imposiciones atrasadas, al igual que a los 21 operarios directos de la contratista santiaguina (pues hay sub contratistas que poseen, a su vez, un número similar de mano de obra, quienes como “coletazo” de la presunta quiebra viven la misma situación).

Asimismo, cuando los trabajadores entraron en un estado de angustia y desesperación, al no percibir los sueldos mensuales con que sostenían a sus familias (la mayoría provenientes de la zona central del país), ni les eran canceladas sus estadías en las pensiones contratadas, optó por pelear por ellos ante los organismos competentes (Inspección del Trabajo y municipalidad), considerando que poseía la información y documentación al día y “a la mano”.

En lo inmediato, la municipalidad le recepcionó los antecedentes de cada uno de los contratados por la constructora, para que a su vez se la haga llegar al gobierno regional, que es quien provee los fondos para las obras inconclusas en Porvenir (Centro Ecuestre, canchas de bakers y skaters y el salón multiuso de Bahía Chilota).

Todo eso, con el fin que la autoridad regional les dé respuesta y una fecha de pago, debido a que existe una retención de recursos estatales por la falta de informes de avance que la empresa nunca remitió a las instancias gubernamentales. Dineros que tienen por destino el municipio isleño, como ejecutor de tales trabajos.

Proceso largo y lento

“Sabemos que será un proceso lento y aunque nos entregaron seguridad que se nos va a cancelar, el ‘cuándo’ es lo que nos inquieta. De hecho, hay estados de pago todavía por cobrar por parte de Trancura, de la obra de la sala de máquinas de Bomberos que no se les envió por falta de los informes de avance de la empresa. Pero, no tuvimos más contacto con don José Alvarado ni con ninguno de los otros representantes de la empresa”, detalla Yessica Guerrero.

“Quedamos a la deriva, así que todo lo hemos hecho por nuestra propia iniciativa: nos reunimos, hicimos gestiones ante las autoridades del Trabajo, en la municipalidad y llamados telefónicos. Quiero destacar el apoyo incondicional de la inspección del Trabajo de Tierra del Fuego y esperamos que también la municipalidad de Porvenir agilice este proceso”.

“Mucha gente debió regresar a sus ciudades de origen porque también se deben los hostales y ellos obviamente no podían seguir ahí, si nadie paga sus estadías. Hay un dueño de pensión al que le adeudan desde agosto y a los demás, desde septiembre en adelante”.

¿Y para los proveedores, qué?

No es lo único, recuerda la representante laboral, ya que las deudas se extienden a proveedores y sub contratistas, respecto de los cuales “la municipalidad no se responsabiliza, al igual que las pensiones, lo que yo, en forma muy personal, creo que no corresponde. Los dueños de pensiones se reunieron con la alcaldesa y como no hay contrato escrito, simplemente les dijeron que no se les puede cancelar”.

Empero, Yessica estima que si hay facturas emitidas, son un documento válido para demostrar que se les adeudan sus haberes. Además, porque al entrevistarse con el inspector del Trabajo, éste recalcó que si bien corresponde que se les pague a los trabajadores, tampoco se les podía dejar sin alojamiento.

Por conclusión, corresponde que también el municipio -como ejecutor de las obras detenidas- gestione ante el gobierno regional que se cancele a las pensiones por la misma vía que a los operarios. Lo refrendaría el hecho de que cuando fueron contratados los trabajadores del centro del país, se les aseguró hospedaje y comida.

Extinción de Trancura

De los 21 trabajadores del norte, sólo quedan unos tres en Porvenir, que hoy ejercen otros oficios pero que están esperando el arreglo salarial para poder volver a sus tierras. Una cosa es segura, cree la ex funcionaria administrativa: “con esto Trancura desaparece, pese a que tenían obras también en Natales, que ya enfrentaban problemas. En lo personal, creo que la Municipalidad de Porvenir debe llamar a otra empresa para que termine la remodelación del Centro Ecuestre y el 70% de adelanto que tenía la sala multiuso de Bahía Chilota”, finalizó recomendando Yessica Guerrero.