Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

Camarín albo le da la espalda a Sierra

Por Agencias Viernes 22 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
102
Visitas

Las declaraciones de Julio Barroso, responsabilizando en buena parte al cuerpo técnico y la dirigencia de Blanco & Negro por los malos resultados, abrieron una nueva arista en la crisis que vive Colo Colo, eliminado de la Copa Libertadores y con cinco partidos sin saber de triunfos en el torneo Clausura.
La derrota del pasado miércoles ante Palestino (1-3), gatilló las nuevas críticas del central argentino, esta vez con un mensaje directo al técnico José Luis Sierra por algo que considera derechamente una falta de planificación futbolística.
“Nos enfrentamos a un equipo (Palestino) que está arriba en la tabla porque tiene una idea de juego, una idea de trabajo, una línea y sabe jugarle a los rivales… Ellos propusieron algo que nosotros no estamos preparados para contrarrestar…”, disparó Barroso.
“FALTO TRABAJO”

“En el fútbol hay que tener realismo y esta es nuestra realidad. Lamentablemente, hay que ser sinceros. En esto, el 10 por ciento es suerte, milagro o Dios, como cada uno lo quiera llamar, y el 90 por ciento restante es trabajo. Nosotros en este tiempo ya exprimimos ese 10 por ciento y cuando necesitamos lo otro, no lo tuvimos… Esa es la realidad de lo que nos ha pasado en la Copa y en el torneo local”, argumentó Barroso.
El zaguero afirmó que “cuando los resultados te sostienen uno puede tapar muchas cosas, pero cuando no están, es como una película o un libro, es una crónica de una muerte anunciada. Y si no haces nada para cambiarlo, está claro que te llega”.
“Ahora tenemos que remar con una situación adversa grande, difícil, a la que lamentablemente llegamos por responsabilidad de lo que no se hizo y de lo que no se planificó…”, finalizó Barroso, apuntando también a la carencia de refuerzos y la falta de un plantel más “largo”.
DISCONFORMIDAD

Otra fuente no identificada al interior del camarín albo aseguró que por parte del cuerpo técnico de Colo Colo “hay muy poco análisis de los rivales y prácticamente sólo se entrena fútbol reducido, nada más, todo muy rutinario y aburrido”.
La disconformidad con el método de Sierra también se extiende a sus colaboradores, especialmente, Marcelo Canessa, el preparador físico. Es que el estilo del PF no convence a los jugadores, quienes se sienten incómodos con los trabajos, considerados generalmente “suaves”, especuló ayer la prensa capitalina.
CRITICAS A B&N

El directorio de B&N también ha sido “repasado” de manera directa. Y no sólo por Barroso.
“Lamentablemente, por motivos económicos, o quizás por otros, no se hace un plan serio para ser campeón de la Libertadores”, criticó en enero pasado el volante Jaime Valdés.
Esteban Pavez coincidió. “Otros equipos se reforzaron gastando plata porque entienden que la parte económica va de la mano con los objetivos”, sostuvo el mediocampista, mientras que el 12 de abril pasado, el meta Justo Villar criticó: “¿Quiénes son los dirigentes de Blanco & Negro?… No conozco a ninguno. Si quieres ser campeón de América y gastar dos ‘lucas’, te puede salir, pero es una lotería… Hay cosas que no se hacen bien, por eso pasa lo que pasa”.
APOYO A SIERRA

Mientras tanto, desde la concesionaria aseguran que respaldarán la continuidad de Sierra. “Lo conversamos con el presidente (Aníbal Mosa). José Luis es nuestro director técnico y tiene contrato vigente”, expresó ayer el gerente de B&N, Alejandro Paul, desmintiendo los rumores sobre un supuesto interés por el uruguayo Martín Lasarte.
Por su parte, Mosa reiteró anoche su apoyo al “Coto” y declinó comentar las declaraciones de Barroso porque “espero conversarlo internamente, ya que no quiero que esto se convierta en un incendio”.
¿Y que dice Sierra?: “El máximo responsable de todo esto soy yo. No voy a buscar excusas en otras personas… Cuando los resultados no se dan, sobre todo en un equipo como Colo Colo, muchas cosas se ponen en duda y el primero que se tiene que cuestionar es uno. Además, todos los ‘apoyos’ (desde la cúpula directiva) tienen que ir respaldados por los resultados…”.