Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Piloto Iván Barría: “Me siento tan mal que me propuse no correr más”

Por La Prensa Austral Miércoles 17 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
6.963
Visitas

“Todavía estoy tratando de asimilar lo que pasó. Fue muy choqueante para los dos”, confesó ayer Iván “Pelayo” Barría, el corredor de la serie menor que tras un barquinazo, no logró controlar su auto Tico -cuando iba en carrera casi al finalizar la primera etapa del Gran Premio- en el sector argentino de Chorrillos, atropellando a una pareja de espectadores. Se refería a él como piloto y a su papá (del mismo nombre), que corre a su lado como navegante.

“Ibamos en carrera y el auto saltó, y al caer no lo pude controlar y la gente estaba a no más de 50 centímetros del camino, lo que no daba margen de corregir nada. Ocurrido el accidente, tratamos de auxiliar todo lo que se pudo a las dos personas afectadas. El hombre tenía pérdida de conciencia y la mujer estaba lúcida y sabía lo que pasaba, incluso dijo que estuviéramos tranquilos, que no era nuestra culpa”.

“Pero él se veía bastante mal, lo tapamos con mi buzo térmico hasta que llegó la ambulancia, lo llevaron y a la media hora vinieron por ella, también la socorrimos junto con gente del público. Ya entonces sabía que se había suspendido la carrera, pero nuestra preocupación eran las dos personas, así que acordamos ir al Hospital de Río Grande para estar con ellos”.

Sin embargo, dijo que los medios de prensa riograndenses informaron que ellos trataron de escapar a Chile, pero en realidad fueron sólo a dejar el auto cerca de su equipo de auxilio, en la frontera, para luego dirigirse al centro asistencial, donde acompañaron a los dos accidentados hasta que los dieron de alta y entre medio, acudieron a la Policía al procedimiento de control de identidad. “Pelayo” Barría (28 años) es bien apreciado entre sus pares por su sencillez y buena disposición, lleva 6 años corriendo el Gran Premio, siempre en compañía de su papá, de 52 años y nunca tuvieron un accidente.

“Pero con el susto que pasamos, no queremos saber nada más de carreras. Por lo menos vinimos de vuelta a Porvenir más tranquilos, cuando vimos que los dos afectados fueron dados de alta. Vamos a tratar de borrar las imágenes que tenemos (del accidente) y tratar de salir adelante, pero todavía no sé si volvemos a correr”, cerró muy afectado el corredor fueguino.