Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Se lucieron en Cabo Negro

Por La Prensa Austral Lunes 25 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
430
Visitas

Rodrigo Andrade en la T. C. 2.000 c.c., Maximiliano Iglesias en la Turismo Pista 1.600 c.c., Néstor Javier Barría en la Monomarca Lada Samara, Walter Brauning en la Honda 1.500 c.c., Cristián Vera en la Monomarca Chevette, Roberto Hernández en la T. C. Junior y Alexis Ravena en la Turismo Carretera 5.000 c.c. se quedaron los primeros lugares en la segunda fecha del campeonato de automovilismo organizado por la Asociación de Pilotos de Magallanes (Apimag).

La prueba se cumplió ayer en el autódromo de Cabo Negro con la participación de cerca de 70 máquinas distribuidas en siete categorías, en una jornada que fue atractiva para el muy buen marco de público que llenó las tribunas naturales del recinto.

DE PUNTA A PUNTA

En lo competitivo destacó la muy buena actuación de Rodrigo Andrade en la T. C. 2.000 c.c., quien logró imponerse en la serie clasificatoria por sólo 81 centésimas al porvenireño Marcelo Barrientos y en la manga final al mismo Barrientos por un segundo y medio.

Nuevamente la categoría fue la estelar del espectáculo, con interesantes y entretenidos duelos no sólo por el primer lugar sino también por posiciones secundarias.

Juntos con quienes se ubicaron primero y segundo, también cumplieron una buena actuación Manuel “Pacín” González, Boris Oyarzo, John Gunckel y el actual campeón, Alvio Escalona, quien sufrió un despiste que lo relegó a puestos secundarios en la final.

Un grata sorpresa fue la victoria de Maximiliano Iglesias en la Turismo Pista 1.600 c.c., logrando ganar las dos mangas de carrera, la primera incluso partiendo desde la decimotercera posición en la grilla.

La serie por primera vez presentó un parque de catorce máquinas y tuvo en los experimentados Gerónimo Ravena y el “debutante” Pedro Aguilar a dos buenos animadores en la carrera.

Finalmente Aguilar alcanzó el segundo lugar y Ravena la tercera posición, seguido de Willy Marnell y Mauricio Cárcamo.

BARRIA V/S BARRIA

Néstor Javier Barría se quedó con el triunfo en la Lada Samara, en un estrecho duelo con su hijo Javier, quien por momentos también lideró la prueba, en una actuación que es inédita en Cabo Negro, donde padre e hijo alcanzaron en primer y segundo lugar en una misma categoría.

Katica Masle terminó en el tercer lugar cumpliendo una muy buena carrera, lo que incluso pudo ser mejor de no haber sufrido un despiste en la primera batería.

La categoría logró nuevamente juntar un interesante número de máquinas, sumando catorce en la grilla de largada.

La Honda 1.500 c.c. tuvo nuevamente a Walter Brauning como ganador, al igual que en la primera fecha, demostrando que está con una máquina muy confiable a lo que le agrega una buena conducción.

En todo caso el triunfo no le fue fácil ya que tuvo en Sebastián González a un buen rival que le dio trabajo ya que se impuso en la primera manga y sólo la suma de tiempos favoreció al ganador.

En la Monomarca Chevette (ex Clase 2) Cristián Vera cumplió una gran actuación para alcanzar el primer lugar en estrecho duelo con Miguel Saldivia, el actual campeón de la serie.

En la primera manga Vera superó a Saldivia por poco más de tres segundos mientras que en la segunda la diferencia fue de sólo 97 centésimas.

El tercer lugar lo ocupó Cesar Novoa, también de buena presentación, seguido Jorge Oyarzún y Robin Jara.

ROBERTO HERNANDEZ

Roberto Hernández ganó la T. C, Junior (ex Chevette tradicional), favorecido en parte por el despiste en la primera batería de Osvaldo Irañeta con quien disputaba el primer lugar, en una categoría que sólo tuvo cinco máquinas en pista.

Finalmente la Turismo Carretera 5.000 c.c. cumplió una nueva presentación promocional en Cabo Negro con cinco máquinas.

Alexis Ravena no tuvo rivales al imponerse en las dos baterías con relativa comodidad, superando a Oscar Núñez de Río Gallegos, quien terminó segundo, Néstor Scepanovic, tercero, y Víctor Mallada, cuarto.

Lamentablemente Ravena no pudo celebrar su triunfo ya que su suegro, Carlos Hernández, sufrió un ataque cardiaco en el mismo autódromo, siendo atendido en el lugar por paramédicos de la Mutual de Seguridad, quienes se encontraban apoyando con ambulancia la competencia.

Hernández fue trasladado hasta el Hospital Clínico donde fue tratado de inmediato por facultativos quienes no pudieron recuperarle los signos vitales, falleciendo en el recinto.