Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Sierra no tuvo piedad con Suazo

Por Agencias Martes 19 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
200
Visitas

El entrenador de Colo Colo, José Luis Sierra, entregó ayer su testimonio como testigo de Blanco & Negro en el juicio por la demanda que hizo el ex atacante albo Humberto Suazo contra la gerenciadora tras su despido.
El DT llegó pasado el mediodía al Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago para entregar su versión de los hechos que llevaron a apartar al ex jugador de Monterrey y la Selección Chilena del primer equipo albo, con su despido como consecuencia final.
Como testigos de B&N, además de Sierra, comparecieron el ayudante técnico Pedro Reyes y el preparador físico Macelo Canessa, mientras que del lado de Suazo asistieron Daniel Behar, quien trabaja junto con su representante Fernando Felicevich, el presidente del Sifup, Carlos Soto, y Rodrigo Gómez, ex futbolista.
INSULTOS
Sierra comenzó afirmando que “con Humberto (Suazo) lamentablemente tuvimos un incidente el día del partido con (San Marcos de) Arica. El fue sustituido y pasa por detrás mío. Nos insulta, no sólo a mí sino que al cuerpo técnico, diciendo que éramos unos cagones, y lo repitió varias veces…”.
“Luego se sienta en el banco de suplentes y tiene un altercado con Pedro Reyes (su ayudante). Luego de eso, dos días después, tras esperar por parte de él una reacción de aclarar la situación, lo convocamos a una reunión, a través del preparador físico Marcelo Canessa”, detalló el “Coto”.
“El (Canessa) se dirige a Suazo cuando iba llegando, antes de que se vistiera, y le dice que necesitábamos hablar con él, a lo cual primero pasa de largo. Luego, Canessa le insiste de que era una reunión, que no era una invitación, y él responde ‘no tengo nada que hablar con ‘weones’ y sigue de largo”, añadió el entrenador albo.
MAL PRECEDENTE
“Es un mal precedente. Queda un hecho de cara al resto del plantel que debilita la posición del entrenador, fundamentalmente. Cualquiera se puede sentir con la autoridad de hacer y decir lo que sea, si este antecedente no se aclaraba ante el resto”, explicó.
“En la segunda ocasión, cuando de la mejor manera intentamos de que viniera para conversar con él, se rehusó con lo que señalé anteriormente, habiendo gente que no tenía nada que ver con el tema, ni con el cuerpo técnico ni el plantel”, reveló Sierra.
Añadió que “sus palabras no las considero normales. Yo, en mi carrera de 20 años como jugador, jamás insulté a un entrenador. Podía estar en desacuerdo con un cambio de un DT, pero jamás lo insulté. Siempre entendí que ese respeto por el entrenador tenía que estar y viceversa”.
Finalmente, cuando el juez le preguntó si él fue quien tomó la decisión de despedir a Suazo, Sierra replicó apuntando que “señalé que Humberto Suazo no podía seguir siendo parte del plantel”.