Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Wladimir España y Carlos Brstilo, dos porvenireños apasionados por el Gran Premio

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
388
Visitas

Un binomio muy joven, que recién está dando sus primeros pasos en una competencia internacional de automovilismo tan importante como el Gran Premio de la Hermandad Chileno-Argentina, es el que conforman los entusiastas porvenireños Wladimir España (con tan sólo 18 años) y Carlos Brstilo (21), pero eso sí con bastante participación en rallies locales o regionales, incluso en uno de ellos con un vuelco para Wladimir con el mismo auto.

Sin embargo algo de experiencia han adquirido en el Gran Premio, que en el caso de Brstilo fue como navegante en el mismo auto el año pasado con otro piloto, quedando “tirado” en la frontera, pasado el sector de María Behety, porque el alternador no cargó más.

Para España es su primer Gran Premio como piloto, pero fue navegante de su papá Félix hace un par de años y de Bastián Almonacid al año siguiente.

“Siempre me gustó salir a manejar en este Gran Premio. En nuestra categoría (la “D”, a inyección hasta los 1.600 c.c.) son más de cien autos y hay que puro llegar. No hay que tirarse a loco ni nada. Mi papá nos tiene harta fe, sabe que somos jóvenes y nos pide que disfrutemos la carrera, nada más”, confiesa Wladimir.

Añade que en cuanto a ayudas extra espera que los llamados de su papá a “Titín” signifiquen algún otro aporte.

AUTO LISTO

Correrán con un Ford Ka enteramente negro en el que ya han puesto todas sus ganas, plata y mucha mecánica.

“Está ‘casi listo’, quedan sólo detalles, la gráfica y alinear los frenos. El motor está todo bien, habrá que revisar el nivel de aceite de la caja, pero ya lo tenemos andando”, señala el navegante, Carlos.

“Después del Rally de Porvenir, donde Wladimir lo dio vuelta, lo desabollamos, compramos parabrisas nuevo y ya, fue lo único que tuvimos que hacerle”, asegura Brstilo.

“¿El financiamiento?, bueno, aguante del ‘tío’ Félix España, no más- El hace todo esto posible. Hasta el momento no hemos salido a conseguir auspicios, pero si alguien quiere, bienvenido sea”, agrega risueño Carlos.

“Siempre le digo a Wladimir que tenemos que intentar llegar, no más. Si sacamos un lugar, mejor, pero lo principal es llegar, y bien”.

BUENA SUSPENSION

El Ford Ka tiene un motor 1.600 c.c., año 2003, con muy buena suspensión y en su preparación los ayudó Francisco “Vacuno” Alarcón.

Ambos pilotos coinciden en que el Gran Premio “es un gran desafío ir y volver, que no cualquiera lo hace. Corremos por ‘amor al arte’, en realidad por amor a las ruedas”.

Wladimir añade que su papá de joven que anda entre los fierros, “fue quien me enseñó todo lo que tengo que hacer y siempre me enseña algo nuevo. Esta carrera la siento en la sangre”, finaliza señalando el joven corredor.