Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Acuarela musical latinoamericana dio colorido a los 30 años del conjunto Dedales de Oro

Por Alejandro Perkic Lunes 1 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
149
Visitas

Agrupaciones de México, Perú y Antofagasta se dieron cita en una velada que se desarrolló en el gimnasio del
Liceo María Behety. Un gran marco de público acompañó el despliegue artístico de cada uno de los números.

Una acuarela musical latinoamericana es la que una serie de artistas ofreció al público local durante noche del sábado, en el gimnasio del Liceo María Behety de Menéndez. La muestra cultural se enmarcó dentro de las celebraciones de los 30 años de existencia de la destacada agrupación magallánica Dedales de Oro.   

Para esta significativa conmemoración llegaron hasta nuestra ciudad delegaciones artísticas de Perú, México y Antofagasta, cuyos integrantes brindaron una puesta en escena, rica en vestuarios, cadencias y  tradiciones, que deleitó a una audiencia que repletó el recinto deportivo del Liceo María Behety.

En tanto, los anfitriones brillaron, como de costumbre, con todo su despliegue escénico, enfocado en la música chilena, y chilota en particular.

El conjunto Dedales de Oro nació a la vida artística bajo el alero de la unidad vecinal Nº36 de la población El Pingüino, y durante 30 años ha mantenido una trayectoria musical sostenida que en mérito a su calidad y profesionalismo se ha ganado el reconociendo del público y la crítica.

Dedales de Oro está conformado por 40 integrantes que han representado a Magallanes en diversos festivales y certámenes nacionales e internacionales.

Cabe señalar que sobre el escenario del gimnasio del Liceo María Behety estuvieron presentes los conjuntos Ballet Folklórico del Sur del Perú, Bafosur; Ballet folklórico del Gobierno del Estado de Michoacán (México); el maestro Ramón Garay Chamorro y la bailarina María Angélica Soto Moya, de Antofagasta, al igual que los dueños de casa Dedales de Oro.

La actividad artística contó con el financiamiento del Municipio de Punta Arenas, y formó parte de la programación de la Invernada 2016.