Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Creador porteño enseñó las técnicas del muralismo a jóvenes de la región

Por La Prensa Austral Viernes 15 de Septiembre del 2017

Compartir esta noticia
205
Visitas

Los participantes fueron alumnos de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre y los integrantes de la Comunidad Terapéutica San Juan.

Un arte que embellece las ciudades, que ocupa los espacios públicos abandonados y que tiene la capacidad de transformar un espacio muerto en uno lleno de vida y color. Se trata del muralismo y en las diversas ciudades de Chile los artistas han plasmado su creatividad en las murallas, utilizando diversas técnicas y entregando mensajes diferentes, dependiendo de la zona.

En Magallanes tal expresión también se manifiesta. Sin embargo, más que pintura, los artistas han optado por el mosaico. Así lo expresa el muralista de Valparaíso, Alfonso Ruiz Pajarito, uno de los fundadores de la Brigada Ramona Parra. El pintor visitó Punta Arenas por invitación de la secretaría regional ministerial de Educación de Magallanes, para llevar a cabo talleres con alumnos de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre y con jóvenes de la Comunidad Terapéutica “San Juan”, enseñando las técnicas del muralismo, el trabajo con colores, diseños y otras herramientas pictóricas.

Antes de partir, el porteño elaboró un lienzo con motivo del seminario “Reforma Educacional, formación ciudadana y proceso constituyente”, realizado en el salón Gabriela Mistral de la Secreduc, junto a sus discípulas Cintia Toledo y Tita Luna, con la colaboración de funcionarios de la entidad educacional.

Según explicó Alfonso Ruiz Pajarito, la obra plasma tres aspectos que fueron plateados en el seminario, educación, ciudadanía, que vendría siendo la participación de las personas en los procesos relevantes de la sociedad; y los derechos humanos, lo cual se toma como respeto a la cultura e ideas de las otras personas. “Esas son tareas a nivel nacional que son necesarias trabajar y fomentar. Yo considero que el arte sensibiliza y un pueblo sensibilizado es capaz de ver lo que es injusto”, agregó.

Específicamente, la obra retrata una profesora guiando la mano de su alumno, mientras el viento magallánico ondea el cabello de la docente. Los pájaros simbolizan la libertad de aprendizaje y el soñar con otros países. Finalmente, todo está rodeado de raíces, ramas y hojas, que representan a la comunidad, por lo tanto esta especie de árbol está sostenido por la figura de un dios selknam, haciendo énfasis que es necesario recordar las raíces y saber qué es la realmente parte de la identidad regional.

Nada que envidiar

El artista porteño de igual manera a refirió al trabajo visto en la ciudad, indicando que  “hay muy buenos artistas, me llevo un registro fotográfico de lo que alcancé a ver en la calle. Considero que las obras están a la altura de cualquier ciudad, como Valparaíso o Santiago. De igual manera he visto que hay interés por desarrollar la técnica del mosaico, que es muy apropiada para este clima, ya que aguanta la humedad y el frío. Me gustó un mosaico hermoso de Gabriela Mistral en el Liceo Sara Braun, una verdadera belleza, yo ahora lo vengo a conocer. En caso de no haber venido, nunca habría sabido que existe ese trabajo. Es increíble la cantidad de cosas que desconocemos de nuestro país. A veces minimizamos un lugar porque está muy alejado o porque es una zona de trabajo campesino, o porque tiene un clima muy desértico, pero me he dado cuenta que en todos los rincones existe el ímpetu de mejorar e ir haciendo el lugar más habitable y agradable, usando los espacios públicos como oportunidades de creación”, explicó Alfonso Ruiz Pajarito.