Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Distinción de Hijo Ilustre de Punta Arenas fue el regalo que recibió Marino Muñoz Lagos por sus 90 años

Por La Prensa Austral Martes 21 de Julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
403
Visitas

Un homenaje merecido, pero tardío al decir del alcalde de Punta Arenas, Emilio Boccazzi, aunque no pudo haber mejor oportunidad que la de ayer. Un día después de haber festejado sus 90 años, el escritor, poeta y profesor, Marino Muñoz Lagos, obtuvo el reconocimiento como Hijo Ilustre de Punta Arenas. El acto se realizó en el hall del Teatro Municipal “José Bohr”, al que el autor asistió acompañado de su esposa, Eulalia Agüero Pleticosic, su hijo Marino Muñoz Agüero y por su nieta, Magdalena Muñoz.

La ceremonia estuvo encabezada por el alcalde Boccazzi y asistieron además, los concejales Vicente Karelovic, Mario Pascual, Julián Mancilla y Juan José Arcos; así como el presidente de la Sociedad de Escritores de Magallanes, Oscar Barrientos.

En la presentación se destacó que Muñoz, pese a haber nacido en la localidad de Mulchén, en la Región del Bío Bío, lleva 69 años radicado en Magallanes. Amigo de Pablo Neruda, Pablo de Rokha y Nicomedes Guzmán, fue formador de poetas y escritores, además de miembro de la Academia Chilena de la Lengua desde 2002.

Se detalló su aporte a la literatura, reflejado en las publicaciones de los libros de poesía “Un hombre asoma por el rocío”, de 1949; “El solar inefable” (1953), “Dos cantos” (1955), “Los rostros de la lluvia” (1970), que obtuvo el Premio Municipal de Santiago, de 1971.

Y aunque su apariencia frágil podía llevar a engaño, apenas tuvo oportunidad de hablar, sacó a relucir toda su veta poética. Recordó su llegada a Punta Arenas, del letrero del almacén de menestras, de la mujer con sus tres o cuatro hijos detrás del mostrador; los libros que escribió, el recuerdo de su ciudad natal, y los rostros que lo han acompañado durante todos estos años y que nutrieron sus textos.

En la ceremonia, la orquesta Brass Mannheim, dirigida por el profesor Oscar Verdugo, interpretó tres piezas musicales dedicadas al escritor, destacando el “Cumpleaños feliz”. Poco antes de concluir el acto, un grupo de profesores de la Escuela Normal Rural Experimental, de Victoria, le entregó a Marino Muñoz un galvano. Mientras sus ex compañeros del establecimiento, Juan Teneb y Trinidad Alvarez se acercaban a saludarlo, Emilio Vera Romero, de la misma escuela, recordó que “este regalo Marino lo recibió ayer, en una once que le hicimos sus amigos y familiares. La escuela está aquí desde que llegó Marino, en 1948, y somos 23 ex alumnos con él”.

La nieta de Marino Muñoz Lagos, Magdalena Muñoz, expresó el sentir de la familia ante este reconocimiento de parte de la municipalidad. “El aporte que ha hecho mi ‘tata’ es muy importante y no ha sido suficientemente valorado, pero por su obra, se hace merecedor a este reconocimiento. No sólo por su trabajo como escritor, sino además, por la labor educativa que realizó y que ha sido trascendente. Es un hombre sencillo y un ejemplo”, comentó su nieta.