Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Elena Burnás y su abrupta salida de la dirección del Consejo de la Cultura “No merezco que se me despida por teléfono, ni yo ni nadie”

Por Cristian Saralegui Miércoles 19 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
1.121
Visitas

Contrariada, molesta, triste, emocionada y agradecida. Distintas emociones vivió en la jornada de ayer la ahora ex directora del Consejo de la Cultura y las Artes, Elena Burnás Vásquez, quien tras un año y cinco meses, dejó su cargo, por decisión del ministro de Cultura, Ernesto Ottone, cuya jefa de Gabinete llamó por la mañana a Burnás para darle la mala noticia, antes del taller “Estrategia Regional de Educación ambiental”, en el Hotel Diego de Almagro.

Burnás se quedó en esa ceremonia, pero tras reunirse con los funcionarios del Consejo de la Cultura, decidió no estar presente en la inauguración de la exposición “Nunca más” (¡qué paradoja!) fijada para el mediodía en el Museo Regional. A esa hora, los rumores comenzaron a circular, y finalmente en la tarde trascendió la información.

Con su amabilidad característica, Burnás recibió a La Prensa Austral, y aunque en general se mostró sonriente y tranquila, estaba claro que por dentro los sentimientos eran otros, lo que pudo traducirse de sus palabras.

“Estos son cargos de confianza y netamente políticos, y en ese sentido no milito en ningún partido, y tampoco es mi intención militar, así es que me pidieron que dejara mi cargo a disposición, junto con ocho directores más del Consejo de la Cultura. Perfecto, agradezco la oportunidad, pero sí me molesta la forma en que fue. Porque pienso que cualquier ser humano se merece el respeto de los demás, y creo haber hecho una buena gestión en el tiempo que estuve, por lo tanto, no merezco que se me despida por teléfono, ni yo ni nadie. A ninguno de mis colegas le haría eso. Se comunicó conmigo la jefa de gabinete del ministro, entonces creo que no es lo adecuado ni lo correcto”, partió declarando Burnás, añadiendo después que “entiendo que no fue por un tema de capacidad, porque ahí sí que me molestaría. No me dieron razones. Sólo me informaron la decisión que ha tomado el ministro para darle aires nuevos”.

Quien fuera por años directora de la Casa Azul del Arte no quiso desmentir ni asegurar de que le hayan ofrecido otro cargo, a modo de enroque, pero “en estos momentos no estoy en condiciones, no me interesa. No estoy cambiando esto por otra cosa. A mí me invitaron a participar de este proyecto, esto llegó a su fin y sería”, recalcó Burnás.

Consultada sobre si esperaba un respaldo más decidido de parte de la intendencia, Elena Burnás comentó que “es tan difícil decirlo, porque la intendencia debe tener una fuerte presión de parte de los partidos políticos, y él (el intendente Jorge Flies) hace lo que puede; ha sido una persona muy gentil conmigo, una persona muy solidaria, educada, por lo tanto no tengo nada que decir, así como de mis colegas del gabinete, han sido muy buenos compañeros”.

Elena Burnás reconoce que prácticamente no conoció al ministro Ernesto Ottone, quien asumió el 11 de mayo, en reemplazo de Claudia Barattini, con quien sí tuvo una fluida comunicación. De hecho, tras ese cambio, se rumoreó que Burnás podría dejar su cargo. “Nunca hemos tenido relación con el ministro, porque lo vi media hora, cuando se presentó en una reunión. Pero no ha venido a Punta Arenas, no sabe la gestión que hay acá. Con Barattini sí hubo relación, estuvo dos veces en la región”, subrayó Burnás.

Hitos de su gestión

Poco tiempo tuvo Elena Burnás de hacer un balance, dado lo abrupta que fue su salida, que se concretará hoy. Pero la ex directora del Consejo de la Cultura, destacó “la jornada con los pueblos originarios, a quienes les agradezco toda su participación, empeño, y el énfasis que le pusieron para sacar esta consulta adelante. Tuvimos la celebración del Día del Patrimonio, le hemos ‘hincado el diente’ a lo que es educación artística, hemos tenido mesas de trabajo con músicos, la danza, de todas las áreas”.

Burnás indicó que no tiene ningún proyecto en mente, pero que tampoco está en sus planes, porque “voy a tomarme un tiempo, porque lo necesito, y ahí voy a definir lo que hago. No tengo ninguna presión, ninguna premura. He postergado muchas cosas por este trabajo. Lo que me ha sostenido es mi esposo, mis hijos, nietos, que los extraño mucho, así que tengo mucho de qué preocuparme”. Finalmente, Elena Burnás, agradeció “a mi equipo más cercano, a cada uno de los funcionarios, a los medios de comunicación, a la comunidad entera, a los gestores culturales, artistas, creadores, monitores; nosotros tuvimos la semana pasada la primera convención de cultura, y fue absolutamente exitosa. Le deseo una muy buena gestión a la persona que me reemplace, no tengo idea quién será, pero debe estar listo”, concluyó.