Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Integrantes de Sociedad Literaria Tolkien Magallanes “Entendemos que escapa de las manos de la Dibam extender el permiso de uso de espacios en la ex cárcel pública”

Por Andrea Coñuecar Domingo 8 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
288
Visitas

Conformados hace ocho años como una agrupación que adhiere a la obra literaria del escritor y poeta británico John Reuel Tolkien, los jóvenes congregados en la Sociedad Literaria Tolkien Magallanes, también quisieron manifestar su opinión respecto a la demanda por espacios culturales, que diversos colectivos artístico-culturales han solicitado en Punta Arenas. Esto se visibilizó con más fuerza una vez concretado el cierre de la ex cárcel pública para actividades artístico-culturales.

La agrupación literaria, que había logrado ocupar un espacio concedido por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) al interior del inmueble del antiguo centro penitenciario de Punta Arenas, planteó como “lamentable” que exista una escasa cantidad de lugares destinados al quehacer artístico, en la comuna.

Sin embargo, también calificaron como positiva la disponibilidad de la Coordinación de la Dibam, en permitir que en un tiempo definido, diversas agrupaciones hayan podido hacer uso de un inmueble que había sido otorgado, bajo el mutuo acuerdo, de ser desocupado antes de la partida de las obras de restauración del edificio patrimonial.

“Entendemos que escapa de las manos de la Dibam extender el permiso de uso de espacios en la ex cárcel pública. Por lo mismo, agradecemos el tiempo que dicha entidad nos facilitó en ocupar dicho espacio, dado que siempre hubo un acuerdo mutuo de todas las organizaciones que hacían uso de ese lugar, de que estar allí era una situación transitoria y que tenía fecha límite”, afirmaron Otto Gesell Yasic, Sara Andrade Ruiz, Tomás Muñoz Marzán y María Iribarra Aros, integrantes activos de la Sociedad Literaria Tolkien.

Estos jóvenes no forman parte del Colectivo Cultural “El Arbol”, entidad que agrupa a alrededor de ocho organizaciones artístico-culturales, precisando que el inmueble -que debe ser desocupado antes de que partan las obras de restauración- fue puesto a disposición de diversas organizaciones, no todas insertas en “El Arbol”.

En este sentido, se declaran como una agrupación literaria autónoma, que defiende la demanda de espacios destinados a la cultura, pero que también cree en el respeto de cumplir con los acuerdos dispuestos con otras entidades, como  la Dibam, con quien han mantenido una comunicación constante desde que se crearon como colectivo literario.

“Concordamos plenamente en el petitorio sobre más inmuebles destinados a la cultura, pero siempre fuimos informados (como todas las agrupaciones) que el desocupar la ex cárcel pública, obedecía a una planificación del proyecto de la futura biblioteca regional, inmueble que esperamos también contenga la infraestructura para fomentar las diversas expresiones artísticas”, subrayaron.